Pedernal, la nueva cara San Juan

En sintonía con la búsqueda de nuevos orígenes en la tierra de los vinos del sol un nuevo terroir asoma.

Compartir la nota





Por Alejandro Iglesias, sommeleir

 

La búsqueda de nuevos terruños para la industria vitivinícola local no se detiene. Es más, se convirtió en una de sus principales preocupaciones. Esta exploración, motorizada por enólogos y agrónomos inquietos, tiene como principal objetivo ampliar la oferta de estilos para los vinos argentinos.
Fue gracias a esta misma curiosidad que en Mendoza el Valle de Uco se convirtió en el nueva meca de los enólogos mientras en la Patagonia los viñedos se cultivan cada día más al sur y en otras provincias algunos se animan a plantar cerca del Océano. Como puede comprobarse en cada rincón del país alguien esta atento a la parición de un nuevo origen.
Esta búsqueda incansable hoy nos lleva a la provincia de San Juan y a su más reciente zona vitivinícola, Pedernal.

 

San Juan. Se trata del segundo productor de vinos del país. En sus valles históricamente se cultivaron uvas que dieron origen a vinos frutosos e intensos bendecidos por un sol dominante durante todo el año. Estos vinos fueron hasta hoy la única faceta de la industria vínica sanjuanina. Algo que su nuevo valle productivo promete cambiar.

 

Pedernal. Ubicado al suroeste de la provincia y a unos 90 Km de la Ciudad de San Juan, constituye, desde el punto de vista cualitativo, el terruño vitivinícola más importante de esta provincia. Fue por esto mismo que Bodega Callia lo eligió para elaborar sus vinos de alta gama, Pyros, recientemente presentados al mercado. Para conocer más sobre ellos conversamos con José Morales y Gustavo Matocq, enólogo y agrónomo de la bodega, respectivamente.

 

¿Cómo describirían al Valle de Pedernal?

En primer lugar destacamos que todo el valle está protegido por una barrera natural, el cerro Pedernal Hill, que se eleva sobre el suelo del cañón. Rodeado de las paredes que exceden los 2700 metros, la zona se encuentra prácticamente intacta por el hombre, con inmensos afloramientos de roca. En el centro de éste se encuentra un valle escondido, protegido de plagas naturales y lejos de la civilización, que crea un terruño único, ideal para el crecimiento natural y orgánico de la uva, y la producción de vinos intensos, complejos y elegantes de personalidad única. Allí nuestros viñedos están plantados sobre esta misteriosa prominencia, formada por rocas sedimentarias paleozoicas del Cámbrico.

 

¿Desde cuándo hay actividad vitícola en el valle?

Es en los inicios de la década del ´90 comenzaron a cosecharse los primeros viñedos y a obtenerse así los primeros resultados de las uvas producidas y los vinos elaborados. Los resultados obtenidos llevaron a que se incremente la superficie cultivada, aunque actualmente sigue siendo muy baja comparada con otros valles de la provincia. Además es un área limitada que no podría extenderse mucho más.

 

Gustavo, ¿Qué características tiene el terroir de Pedernal?
En primer lugar destacamos que posee un clima continental y frío; seco y soleado los 365 días del año. Las precipitaciones son bajas, solo 150 milímetros anuales, principalmente en verano; y suele nevar dos a tres veces por año, en invierno.
Durante el período de madurez de las uvas de enero a abril, las temperaturas medias máximas van de 28 ° a 24°C, las mínimas medias de 10° a 4°C, con una amplitud térmica diaria de 20° a 14°C. Esta condición de temperaturas, diurnas moderadas y nocturnas bajas, generan una gran amplitud térmica y condiciones especiales para la madurez de las uvas.
Los suelos son aluviales, constituidos por gravas de distintos tamaños, morfología (generalmente de forma angulosa, plana) y composiciones (hay piedras calcáreas, de sílex “Pedernal”, entre otras), complementados con arenas, limos y arcillas depositados en capas. Las texturas van desde el franco arenoso a franco limoso. Por lo tanto, los suelos resultan pobres, pero con óptima retención y distribución del agua, buen drenaje y evidencian poca compactación.
Un dato a destacar es el agua de riego, proveniente de acuíferos subterráneos que se nutren con el deshielo de las altas cumbres de la Cordillera de los Andes.

 

¿Y qué características tiene la finca donde obtiene las uvas para los vinos Pyros?

Nuestra finca, Piedra de Fuego, se encuentra ubicada en una parte preferencial en la parte sur del Valle de Pedernal. Con laderas que van desde más de 1.300 m s.n.m. hasta los 1.500 m, debido a la cercanía de las montañas – entre el cerro de Pedernal y la pre-cordillera- , el valle funciona como un túnel o pasaje por el cual el viento circula de sur a norte, generando una brisa prácticamente permanente que colabora con la sanidad de los viñedos. Todas estas características únicas conforman un terruño especialmente apto para la producción de uvas de alta calidad enológica, en un ambiente salvaje y virgen donde coexisten los viñedos con la vegetación autóctona.
Su superficie total es de 350 hectáreas de las cuales solo 80 están cultivadas con Malbec, cuya primer vendimia fue en 2012.

 

¿Tienen planes de ampliar el viñedo?

Debido a las características del terroir, fresco en comparación con otras regiones del país, esperamos ampliar el viñedo con Chardonnay, Cabernet Franc, Syrah y Cabernet Sauvignon. Los resultados que hemos obtenido hasta el momento son muy alentadores y sabemos que debemos continuar.

 

José, ¿cómo definirías a los vinos que logras en este terroir?

La mejor palabra para definirlos sería exóticos. Tanto el Malbec como el Syrah logran en este entorno una expresión propia donde destaco la acidez marcada que permite elaborar vinos robustos sin que estos empalaguen. El color intenso que logramos también es para destacar, así como sus aromáticas profundas de buen caudal especiado y balsámico junto a una fruta negra marcada.

 

¿Cómo se compone la línea de Pyros?

Por el momento son dos Malbec y un Syrah. El ícono es nuestro Pyros Single Vineyard (2012, $300) elaborado con uvas de uno de los cuarteles más bajos de la finca. Es un vino profundo y complejo que recibe una crianza de 12 meses en barricas de roble. En resultado es un vinos novedoso para San Juan pro su intensidad y frescura. Luego están los Pyros Barrel Selected (2013, $130) que surgen una degustación de barricas de las cuales elegimos aquellas que expresan mejor las características del valle. Son un Malbec de estilo curioso y frutal con paladar sabroso y fresco; y un Syrah de perfil extremo, muy fiel a su origen en el que se destaca la acidez y una aromática original.