“Me siento más cómodo que nunca en la bodega, aprendí como divertirme”

El enólogo principal de Familia Durigutti nos presenta su Durigutti Clásico Cabernet Sauvignon 2015 y comparte planes y proyectos.

Compartir la nota

Luego de años dentro de la bodega, Pablo Durigutti decidió hacer unos cambios en su carrera. Si bien continúa a cargo de todos los vinos que se embotellan con su apellido y los de Bodega Lamadrid, desde 2012 emprendió el camino de la exploración de diversas técnicas de elaboración así como también trabajos experimentales en sus viñedos. Proyectos que ya están en botella y prontos para salir al mercado.

 

Durante los últimos meses también se encargó de presentar las nuevas cosechas de sus vinos, aquellos que el consumidor conoce desde hace años y varias novedades. Las etiquetas históricas de su bodega dan cuenta de su búsqueda hacia vinos elegantes y expresivos mientras que los lanzamientos sorprender con un perfil novedoso que según asegura es el comienzo de una nueva etapa cuando dice: “me siento más cómodo que nunca en la bodega, aprendí como divertirme”.

 

Aprovechando su paso por Buenos Aires conversamos con él y nos contó sobre su vino que integra nuestra Selección Exclusiva de Febrero pero también de sus proyectos.

 

¿Cuál es el origen de Durigutti Clásico Cabernet Sauvignon 2015 y que características destacas de los viñedos donde obtenes los frutos? Como para todos nuestros vinos clásicos las uvas provienen de diferentes regiones de Mendoza. Es así que buscamos expresar el balance que se puede obtener en la provincia a partir de diversos terroirs. Para el Cabernet Sauvignon usamos frutos de un viñedo de 1968 que se encuentra en La Consulta, Valle de Uco y de otro viñedo de Agrelo de 1949, al tratarse de viñas viejas obtenemos buen equilibrio y tipicidad. Además son viñedos cultivados en alta densidad (7200 plantas por hectárea) donde el riego es a manto y los trabajos de cosecha se realizan de modo manual para cuidar los frutos.

 

¿Qué tipo de Cabernet buscas con este corte? Quiero que sea un Cabernet Sauvignon maduro, con leves notas piracínicas y buena acidez. Un vino con corazón, identidad mendocina, tipicidad varietal y que a la vez lleve satisfacción al consumidor. Que sienta que esta bebiendo un vino que le brinda mucho más de lo que esperaba.

 

¿Cuál es tu búsqueda actual en tus vinos? Busco vinos que expresen las principales características de cada terroir y que reflejen lo que entrega cada parcela de tierra por su microclima, el agua, su composición del suelo, etc. Busco un equilibrio entre la acidez natural, la maduración del tanino, su concentración y firmeza, color y lo más importante, la fruta.

 

¿Qué región sentis que te permite alcanzar mejores resultados? Yo me siento identificado con Las Compuertas (Luján de Cuyo) y su tradición. Por eso también decidí vivir en esta zona. Es un rincón de Mendoza con mucha historia que en los últimos años se ha achicado mucho. Es una región donde aún existen viñedos de 1914, además tiene un microclima especial con días calurosos y noches frías que definen un a buena amplitud térmica. Es la zona más elevada de Luján de Cuyo con alturas entre los 950 980 metros. Los suelos son aluviales y profundos con predominancia de piedras, incluso calcáreas. Son suelos muy pobres de buena permeabilidad y homogéneos. Son Viñedos ubicados a la margen del rio Mendoza y protegidos por la cerrilladas de Las compuertas, lo que hacen que se mantenga la temperatura bajas de las noches, mejorando la acidez natural en nuestros vinos. La tradición y la cultura de la zona incluso puede apreciarse en cómo la gente trabaja sus viñedos manteniendo el riego tradicional con agua proviene del deshielo de la montaña.

 

¿Con qué varietales te gusta trabajar en esta zona? Desde siempre trabajo con Malbec y Cabernet Sauvignon pero hace un año sumé Petit Verdot y Cabernet Franc además de otras cepas, menos tradicionales, con las que estamos experimentando, como Frapatto, Marselan, Ciliegiolo y Zinfandel.

 

captura-de-pantalla-2016-12-29-14-20-14Acabas de lanzar una nueva línea de vinos, ¿de qué se trata? Hay dos marcas nuevas, ambas single vineyard de Las Compuertas. La primera es Carmela y lleva el nombre de mi hija quién es mi mayor motivación. Desde que nació, en 2011, empecé a ver las cosas de otra manera y a asumir mi trabajo de otro modo. Estoy seguro que se me contagió parte de su alegría y curiosidad por lo que comencé a innovar en algunas vinificaciones y me encontré con vinos que me entusiasmaron. Cuando me di cuenta estaba haciendo cualquier cantidad de microvinificaciones de acuerdo a los perfiles de suelos de las fincas, los años de plantación y otros parámetros. De algún modo estaba jugando en la bodega y quise llevar eso a la botella. Hoy la línea se compone de tres Malbec single vineyard pero de expresiones muy diferentes.

 

El concepto de elaboración en la bodega lo llamamos “back to the future”, es volver a las técnicas ancestrales, interfiriendo lo menos posible y dejando que la naturaleza se exprese por si misma. Las microvinificaciones tienen lugar en vasijas de cemento, tinajas, huevos de cemento, cochiopesto, barricas y rolls de fermentación de 500 a 1500 litros.

 

Además en las vinificaciones manejamos distintos porcentajes entre racimos enteros y granos  de uva, lo que permite alcanzar un perfecto equilibrio entre fruta y la acidez.

 

El segundo proyecto que presentamos en 2016 es Victoria, un homenaje a la mujer que me dio la vida. La persona que me crió y me enseño que con esfuerzo, dedicación, perseverancia y pasión se puede alcanzar cualquier sueño. El vino es un blend Malbec, Cabernet Franc y Petit Verdot) single vineyard de Las Compuertas. Co-fermentamos en fudres franceses donde luego lo añejamos 24 meses. Son solo 600 botellas.

 

¿Qué planes tenes en mente para los próximos años? Profundizar el trabajo que estoy haciendo en Las Compuertas, sobre perfiles de suelo, parcelas y nuevas variedades. Soy defensor de los conceptos antiguos de fermentación y conservación de los vinos, la menor intervención de la tecnología y de la mano del hombre.

 

Quiero recibir más información sobre el mundo del vino

Busco un equilibrio entre la acidez natural, la maduración del tanino, su concentración y firmeza, color y lo más importante, la fruta.