Vinos y maridajes de otoño

Guisos, polenta y sopas son algunos de los clásicos de estación, platos de sabores simples pero que se pueden convertir en un verdadero desafío para el vino.

Compartir la nota

El otoño es uno de los momentos del año más esperado por los sibaritas. Su clima es perfecto para comer rico ya que los días calurosos comienzan a alejarse y el frío comienza a demandar platos intensos y sabrosos. Un gastronomía ideal para acompañar siempre con vino. Enterate cuáles son los descorches ideales.

 

Guisos. Muchos desean que termómetro marque los primeros días fríos para rienda suelta a los platos de cuchara. Estas preparaciones que demandan horas de fuego y que siempre combinan numerosos ingredientes son una postal típica del otoño y sus aromas suelen instalarse en el hogar hasta la primavera. Son platos generalmente calóricos donde las carnes suelen ser el la excusa principal acompañadas de vegetales, hortalizas y legumbres. Uno de los más clásicos es el de lentejas pero también podemos mencionar al puchero y por que no al mondongo, quizás uno de los más polémicos. Si bien se trata de platos suculentos que llegan a la mesa humeantes no hay que pensar en un vino de similares características para acompañarlos. La clave para una maridaje exitoso es buscar vinos equilibrados y preferentemente ligeros como los malbec sin paso por barrica o con crianza corta, bonarda y hasta pinot noir. Incluso algún blanco de viognier o chardonnay puede ser el más indicado.

 

Legumbres. Garbanzos, porotos, lentejas y habas son alimentos muy nutritivos que se instalan durante otoño e invierno en muchas cocinas. Hay infinitas formas de prepararlos, hay quienes prefieren guisarlos otros los hierven para usar como acompañamientos a veces calientes pero también fríos salteados con verduras. El punto ideal de cocción es cuando quedan crocantes y lógicamente a su sabor natural se debe sumar el de la preparación. Para estos productos los mejores vinos suelen ser blancos ya que con su acidez colaboran con las texturas muchas veces harinosas que generan en el paladar. Chardonnay, pinot grigio, torrontes y sauvignon blanc son los ideales, entre los tintos el pinot noir.

 

Polenta. Plato favorito de niños y adultos, la polenta se convirtió en un plato sofisticado más allá de la sencillez que propone su elaboración. Si se recurre a las recetas clásicas, es decir, cremosa, con un rico fileto y quedo fundiente nada será mejor que un tinto fresco de bonarda, malbec o sangiovese. Son esos platos que precisan de compañía sutil que no desvirtúe sus sabores básicos y delicados. Pero si se opta por una polenta frita habrá que subir un poco la intensidad del vino y si buscar algún tinto con crianza para acompañarla, bien puede ser de las misma variedades o un cabernet franc fresco y jugoso.

 

Sopas. Las hay de todos los sabores y colores. Pueden ser a base de cebolla, calabazas, papas además de existir cientos de versiones. El factor común de todas es que se las consume a partir de otoño. Incluso algunos lo consideran un entrante para muchos es un principal delicioso, un plato en si mismo. Maridarlas no siempre es fácil ya que la temperatura es un factor que no se puede desatender al igual que las texturas y sazón. Lo bueno es que tintos y blancos funcionan y la intensidad del vino dependerá de la preparación y condimentos. Las mas cremosas bien soportan tintos de estructura media que mejoran si se refrescan. Los blancos también hacen justicia a las sopas pero pueden quedar en segundo plano.

 

Carnes horneadas. Los cortes vacunos, de cordero y cerdo a esta altura del año encuentran en el horno un aliado infalible. Ya sea para simplemente cocinarlas en una placa junto a vegetales de estación o brasearla en caldo o vino, el horno es sinónimo de vino tinto ya que las horas o minutos que demanda la cocción sirven para desarrollar sabores que se concentran y definen la identidad del plato. Para las carnes rojas los mejores maridajes serán con Cabernet, puede ser franc o sauvignon, Malbec, Merlot y syrah mientras que el cordero siempre sabe mejor con Cabernet así como el cerdo con syrah.

 

Y si hasta acá no abordamos ninguna de las recetas que tenes pensado preparar en esto días te dejamos un ABC del maridaje para que no falles con tus próximos descorches.

Quiero recibir más información sobre el mundo del vino