Burbujas con acento español

En Diciembre la Selección Alta Gama ofrece un exclusivo espumoso elaborado por una de las familias líderes de las burbujas en el mundo.

Compartir la nota

Finca Ferrer es la bodega que el Grupo Freixenet posee en Mendoza, un establecimiento que produce algunos de los mejores espumosos del país con uvas de su finca de Gualtallary, Tupungato.

 

Al igual que en otras latitudes donde este grupo catalán cuenta con bodegas, en Finca Ferrer la premisa es elaborar solo vinos de excelencia, mandato que coronaron en 2016 con la presentación de su línea Pedro Ferrer Bosch, homenaje al creador de la casa de Sant Sadurni d´Anoia (Catalunya, España) que el tiempo convirtió en el principal productor de burbujas mediante método tradicional en el mundo.

 

Elaborado por José Antonio Montilla, también catalán, el Grande Cuveé de esta línea de lujo es el espumoso que los socios de la Selección Alta Gama recibiran con su caja de Diciembre, un espumoso excepcional que conocimos junto a su creador quién además nos contó del origen de la bodega y de las características especiales del terroir que le da origen.

 

¿Cómo nace Finca Ferrer y por qué eligieron Tupungato para instalarse?

 

En 2002 Don José Ferrer, presidente del Grupo Freixenet, decide la compra de la finca donde actualmente se encuentra la bodega. En aquellos momentos la región de Gualtallary, en Tupungato, era prácticamente desconocida. Sin embargo su espíritu visionario lo convenció a adquirir esta propiedad a 1.300 metros sobre el nivel del mar con suelos arenosos y calizos. Allí proyectó cultivar y elaborar vinos tranquilos de Malbec pero también ir al polo opuesto de la opulencia y la estructura, y elaborar vinos base de Chardonnay y Pinot Noir. La plantación del viñedo comenzó un año más tarde y el proyecto inmediatamente tomó el nombre de la familia Don José.

captura-de-pantalla-2017-11-08-23-17-17

Entre 2003 y 2006 fueron plantadas diez hectáreas de Pinot Noir y otras diez de Chardonnay, divididos en dos cuarteles de cinco hectáreas para cada una, formando en cada caso un mosaico de distintos clones, en principio específicos para la elaboración de vinos bases, aunque luego el tiempo ha demostrado que las características únicas de la zona y el terreno han permitido también la elaboración de vinos tranquilos.

 

¿Cuáles son las cepas que cultivan en Finca Ferrer y cómo definen el estilo de los vinos?

 

Las cepas que hemos cultivado además de Pinot Noir y Chardonnay son Malbec, Syrah, Tempranillo y Torrontés. Como decía, no creo que haya un estilo particular. Entiendo la elaboración como un intento de expresar lo que nos da cada varietal, cada cuartel de cada varietal, la fruta, las especias, la mineralidad marcada por la caliza. En algunas parcelas la presencia de carbonato de calcio es entorno al 4% y en otras de hasta un 10%. Todo eso debe aparecer en el vino y ese es el objetivo. En aquellos casos donde utilizamos roble buscamos que simplemente sea un acompañamiento que pueda aportar unas trazas de complejidad. Por otra parte, que los vinos sean fáciles de tomar, a pesar de la estructura y concentración que nos da la finca de manera natural, para el caso de los tintos o la frescura y filosidad que nos da para el caso de los blancos. No obstante, si nos queremos referir al Nuevo Mundo y Viejo Mundo, podríamos hablar de la fruta y concentración del Nuevo Mundo y del Viejo Mundo y sus regiones más tradicionales la suavidad para ser degustados sin necesidad de una gran concentración.

 

Con tantos años de tradición elaborando vinos y espumosos en España, ¿qué busca transmitir el Grupo Freixenet con los vinos del nuevo mundo?

 

Con cada vino buscamos expresar su origen, su terruño, sus características particulares. No entendemos un estilo nuevo mundo o viejo mundo. Creemos que debemos respetar la expresión más natural y directa posible que las uvas nos dan en el terreno en que están plantadas y ser lo menos intervencionistas posible en la bodega para no modificar o estropear lo que nos da el viñedo.

 

Siendo que son famosos en el mundo por sus CAVA, ¿cómo diferenciarían a estos vinos de los producidos en Mendoza?

 

En primer lugar las variedades, en Penedés para el CAVA utilizamos Macabeo, Xarel.lo y Parellada mientras que en Mendoza recurrimos a Pinot Noir y Chardonnay. Luego el emplazamiento de los viñedos, en Catalunya estos se encuentran al nivel del mar y hasta los 800 metros de altura en una zona con influencia mediterránea. En el caso de Finca Ferrer el viñedo se ubica a 1.300 metros de altura en un clima continental de montaña. Sin embargo el savoir-faire heredado de nuestra casa matriz y raíces europeas en cuanto a la expresión podemos encontrar puntos en común en la expresión de la fruta, la frescura y el alcohol final. Y en ese sentido podríamos estar más cerca de los vinos de parcela que se elaboran por parte de Freixenet en Sant Sadurni d´Anoia, pero con las características particulares que nos dan 1.310 metros en Gualtallary, el clima cálido de un desierto y el clima frío de la altura, un suelo pobre, pero rico en carbonato de calcio.

 botellas-pupitres-sala-estiba-freixenet_claima20151117_0289_28

 

En 2016 finalmente presentaron la línea de vinos espumosos de método tradicional que rinde tributo al creador de Freixenet, ¿qué características diferenciales reúne este vino?

 

Durante estos doce años la continua experimentación, cosecha tras cosecha, con momentos y tiempos de maduración y vendimia, levaduras, temperaturas y tiempos de fermentación, estilos de elaboración o cortes de ambas variedades nos impulsaron a ir un paso más allá y emprender la “aventura” de que la segunda fermentación fuera mediante el método tradicional.

Fue entonces que decidimos que era hora de rendir un tributo al fundador del grupo centenario del que somos parte y creador del legado que hoy comanda su hijo José Ferrer, hablo de Don Pedro Ferrer Bosch.

captura-de-pantalla-2017-11-08-23-25-19

Se decidió elaborar dos vinos de edición limitada, uno Nature y otro Brut Nature sin ningún licor de expedición particular, sólo el propio vino para presentar el vino tal cual es desde su origen. Intentamos que mantenga una buena acidez, que nos da la finca, y para eso evitamos la fermentación maloláctica. Los vinos no superan 12% de graduación alcohólica una vez terminados. Gracias a los 16 meses en botella durante la toma de espuma y crianza sobre lías, sus características no buscan el volumen o una gran sensación de levaduras sino que éstas sólo sean un ligero aporte de complejidad predominando la frescura, la fruta, la mineralidad, tanto en el Grande Cuveé como en el Cuveé Rosé.

 

En el caso del Grande Cuveé se trata de un assemblage 40% Chardonnay y 60% Pinot Noir cuya segunda fermentación se realiza en botella Sofía y luego permanece durante 15 meses sur lie. Luego del degüelle utilizamos únicamente vinos de las mismas variedades, fermentados y criados durante un año en barricas de roble francés de 225 litros, así como en tanques de acero inoxidable, y redondeándolo con entre 5 y 6 g/l de azúcar.

 

Finca Ferrer es parte del grupo catalán Freixenet, principal productor mundial de espumosos bajo el método tradicional.