Chardonnay de Gualtallary, el origen marca el sabor

La búsqueda de regiones para cada varietal es un nuevo camino para el vino argentino y Gualtallary uno de sus mejores representantes.

Compartir la nota

Argentina es reconocida internacionalmente por sus tintos aunque hoy los blancos comienzan a demostrar que pueden dar el batacazo de un momento a otro. En el caso de estos vinos lo que permitió un cambio radical de estilo, expresión y calidad fue haber descubierto que en ciertas regiones las cepas blancas logran una mejor expresión que en otras. Hasta aquí algo bastante obvio pero que de algún modo las cepas blancas permiten comprobar con facilidad. Así como el Torrontés es sinónimo de Valles Calchaquíes otras variedades comienzan a emparentarse con microrregiones específicas. Por ejemplo, el semillón se luce en Paraje Altamira, Vistaflores y rincones tradicionales de Luján de Cuyo mientras que el Sauvignon Blanc pide altura como la de Tupungato y Tunuyán. Ahora, el Chardonnay se convirtió de laguna manera en la mejor ecuación, incluso reconocida por expertos como Jancis Robinson y Tim Atkins quienes suman elogios a los blancos de altura y en particular a los de Gualtallary, un paraje ubicado dentro del departamento de Tupungato en Valle de Uco.

 

Sol, frio y piedras. Gualtallary es un paraje desértico de altura con viñedos que comienzan a 1200 metros de altura y pueden llegar a los mil seiscientos. Esta ubicación y la orientación Oeste-Este le aseguran una excelente insolación que se traduce en buena maduración de los frutos aun cuando su clima es uno de los más fríos de Mendoza. Con días soleados y cálidos a partir de primavera, sus noches son muy frescas y establecen una amplitud térmica muy importante. Este combo de factores naturales se traducen inmediatamente en vinos que logran expresión frutal profunda y una frescura natural eléctrica y vibrante. Es justamente por esto que las cepas blancas cultivadas en la región, principalmente Chardonnay, se lucen y ya definieron una expresión de origen.

 

captura-de-pantalla-2017-11-22-11-32-51

Otro de los diferenciales de la región son los suelos de perfil arenoso y rocoso donde las piedras muestran diferentes tamaños de acuerdo a la ubicación de la viña, cuanto mayor es la altura, el material es de mayor porte mientras que en las zonas bajas el material fino, arena, se ubica en superficie con notable presencia de piedras en el subsuelo. Pero no se puede hablar de Gualtallary si no se menciona el carbonato de calcio, es decir, manchones calcáreos que definen una expresión muy singular a sus vinos que muchos definen como minerales pero que básicamente se trata de frescura elevada y una textura seca y vibrante.

 

Chardonnay de clase mundial. Catena Zapata fue la primer bodega en destacar las virtudes de esta región con vinos que no tardaron en llamar la atención de los expertos. En su viñedo Adrianna fue donde comenzaron a elaborar sus Chardonnay del mismo modo que en Borgoña, es decir, identificando las diferentes zonas de su finca en polígonos para demostrar la heterogeneidad de los suelos y así las múltiples expresiones. En el caso de esta bodega encontraron dos que se lucen sobre el resto, una muy rocosa y otra más profunda pero de buena presencia calcárea. Pero esta bodega no es la única, Finca Ferrer y Huentala Wines son vecinos muy próximos que también han puesto el foco en esta cepa, tanto para vinos tranquilos como para espumantes.

captura-de-pantalla-2017-11-08-23-25-19

 

Experimentar la expresión. Los socios que reciban la Selección Exclusiva Blanca de enero podrán comprobar el estilo de blancos que ofrece Gualtallary con Huentala Black Series Chardonnay, un vino elaborado con la uvas que la bodega de la familia Camsen posee en esta región donde también cuentan con un exclusivo hotel boutique. De clara expresión varietal, este blanco destaca los aromas de frutos blancos, como manzana verde junto a cítricos y miel. La crianza define buena estructura que sirve de contraste para una acidez lineal, casi filosa.

Pero no es el único vino que permitirá descubrir los encantos del Chardonnay de altura, la Selección Fiestas de Alta Gama cuenta con P Ferrer Bosch Grand Cuveé, uno de los espumosos de lujo elaborados por Finca Ferrer, otro de los jugadores de esta región. Con un assemblage de Pinot Noir y Chardonnay, este vino es un claro ejemplo de la frescura exacerbada que ofrecen estos viñedos y que el paladar agradece. Un espumoso tenso y refinado de agradable expresión aromática que da cuenta de una maduración acertadísima de los frutos.

 

 

aduentus-final-1

Y los tintos… A lo largo del año fueron muchos los tintos que seleccionamos oriundos de esta región que hoy da lugar a algunos de los mejores Malbec del país y donde también se luce el Cabernet Franc. Por ejemplo, la selección Alta Gama Fiestas se completa con Riglos Gran Cabernet Franc, vino representativo de uno de los primeros protagonistas de esta zona, mientras que la Selección Alta Gama de Enero propone descorchar Aduentus Corte Mediterráneo, un blend de Malbec, Syrah y Tempranillo proveniente de las partes bajas de Gualtallary. Así mismo, la Selección Exclusiva de Enero contará con Hotel Malbec, elaborado por Huentala Wines.

 

 

 

 

 

 

Si no sos socio BONVIVIR  pero te gustaría recibir más información sobre el vino y nuestras novedades, suscribite a nuestro newsletter a continuación:

Quiero recibir más información sobre el mundo del vino