riglos

Riglos

Tipo de uva

Malbec, Cabernet Sauvignon, Sauvignon Blanc, Cabernet Franc, Syrah.

Fecha de fundación

2002

Región

Gualtallary, Tupungato, Alto Valle de Uco, Mendoza.
Compartir la nota

EL ORIGEN

 

Cuando en 1900 llegaron a la Argentina los primeros Werthein, venían en búsqueda de un sueño: el de alcanzar un futuro más próspero para ellos y para las generaciones por venir. Traían consigo su espíritu emprendedor y una gran capacidad de lucha y trabajo.

 

Más de 100 años después, en homenaje al esfuerzo incansable de estos pioneros, sus descendientes decidieron dar a su bodega el nombre del primer lugar donde se establecieron sus antepasados, un pueblo llamado Riglos.

 

Los vinos de bodega Riglos se originan con los mismos valores que aquellos inmigrantes trajeron a la Argentina. Experiencia, máxima calidad, un grupo humano inmejorable, un profundo respeto por la naturaleza, y la valentía necesaria para arriesgarlo todo en pos de sus propios principios.
El legado de la familia Werthein en la producción de vinos data desde la adquisición en 1983 de Finca Flichman, una prestigiosa bodega de Maipú, Mendoza, que luego fue vendida a una compañía portuguesa.

 

Es por esto que ligados hace más de 25 años a la pasión por los vinos, el equipo de Riglos ha volcado todo lo que aprendió en la búsqueda de un sueño: hacer vinos que los llenen de orgullo.

 

Bodega Riglos es dirigida por Darío Werthein, fundador y presidente y Fabián Suffern, fundador y vicepresidente, quienes luego de 4 años de intensa búsqueda, en enero de 2002 adquirieron 72 hectáreas para fundar Bodega Riglos en la mejor zona de Argentina para el cultivo de uvas de alta calidad enológica: Gualtallary,Tupungato, Alto Valle de Uco, Mendoza, a una altura de 1.300 m.s.n.m.

 

A nivel enológico y estratégico en la producción vinos de world class de mercados internacionales cuenta con el asesoramiento de Paul Hobbs, quien además posee un gran conocimiento de las tendencias internacionales. El Licenciado Juan Carlos Rodríguez Villa junto con el Ingeniero Agrónomo Hernán Cortegoso llevan a cabo en conjunto todas las actividades productivas vitivinícolas para llegar con lo mejor de nuestra tierra a la botella de Riglos. Ambos profesionales poseen gran experiencia y conocimientos agroecológicos agro – climáticos de esta particular región de la zona Alta del Valle de Uco.

 

El reciente nombramiento de Rafael Calderón como CEO, aporta a esta joven bodega todo su expertise en management, su conocimiento del mercado y en especial del Valle de Uco como región de gran presente y futuro en calidad vitivinícola.

 

LA PASIÓN

 

La pasión de Bodega Riglos consiste en el esfuerzo y la dedicación de un grupo de hombres y mujeres que todos los días afrontan cada una de las miles de variables que componen un vino hasta hacerlo inolvidable. Conociendo al detalle los secretos del terruño, se encargan de vinificar las uvas para que den lo mejor de sí tratándolas como lo que son: verdaderas divas.
Bodega Riglos es el principio de un camino que continúa con el compromiso de llevarle al mundo lo mejor que nuestro bondadoso suelo nos puede entregar, realizando la tarea de convertir las mejores uvas en el mejor vino.

 

El enfoque del proyecto es lograr la mayor expresión posible del Terroir de “las Divas” en ,Tupungato. Para esto se está trabajando con el concepto de viticultura de precisión, usando la tecnología para el entendimiento de cada planta / clon, hilera y lote, y así lograr uniformidad de la uva cosechada y de esta forma una búsqueda de mejora de calidad continua.
Nuestra tierra, nuestra experiencia, nuestra pasión y nuestra gente son el músculo que pone en movimiento a Riglos.

 

Los elementos que hacen única a la Finca:

 

Riglos elabora sus vinos singles vineyards con las uvas de su Finca “Las Divas” en un lugar único e irrepetible: Gualtallary, Valle de Uco, al pie de Los Andes, con su altitud de 1300 mts., luminosa y extrema, sus aromas inconfundibles del tipo floral como por ejemplo violetas y su suelo de piedras y arcilla.

 

El viñedo tiene una suave pendiente de 3 grados de Oeste a Este, proporcionando una excelente protección natural contra las heladas haciendo que los flujos de vientos fríos que descienden de la montaña se deslicen por toda la extensión de la finca sin detenerse, drenando hacia las zonas más bajas. Esta protección constituye un factor clave considerando que el ciclo de madurez de las uvas se prolonga hasta el otoño por encontrarse el cultivo en zonas de gran altitud sobre el nivel del mar.

 

Por otra parte, está pendiente proporciona al viñedo una excelente exposición a las horas de sol de la mañana y mediodía, creando las condiciones para una madurez lenta y uniforme.
Las características climáticas más sobresalientes de ésta zona con respecto a la producción de uvas son, la alta Amplitud Térmica entre el día y la noche (que estimula la síntesis de compuestos asociados con las características sensoriales de los vinos); la alta Radiación que reciben las plantas durante el ciclo de madurez (que asegura madurez uniforme y sanidad en el cultivo), acompañada de temperaturas que oscilan entre los óptimos para la actividad fisiológica del cultivo (28 – 32ºC) y; la cercanía a la Cordillera de Los Andes que, entre otras cosas, asegura la provisión de agua pura subterránea de deshielo en la cantidad requerida.

 

Los suelos varían desde texturas arcillosas hasta elementos más gruesos como la grava, ya que la finca se encuentra atravesada por el lecho de un río seco que alguna vez fue transitado por las aguas de los deshielos de la Cordillera de Los Andes. Esta diversidad edáfica permite la zonificación del terreno identificando las distintas formaciones y definiendo variedades y clones adecuados a cada condición de suelo en particular.

 

En nuestra Finca los viñedos se con el sistema de riego por goteo, el cual funciona a partir del abastecimiento de agua subterránea extraída de un pozo con una profundidad de 183 metros, lo que permite hacer también un uso más racional del agua. Esta es una característica especial en la zona, ya que es muy difícil hallar agua y los nuevos permisos de exploración están vedados.

 

La finca está plantada de acuerdo a la siguiente distribución de variedades de vid:

– Malbec: 17 hectáreas (42 acres)
– Cabernet Sauvignon: 11 hectáreas (28 acres)
– Sauvignon Blanc: 7 hectáreas (17 acres)
– Cabernet Franc: 2 hectáreas (5 acres)
– Syrah: 1 hectárea (2.47acres)

 

 

La cosecha y la elaboración

 

Durante la segunda mitad de abril se realiza la cosecha manual de las uvas para luego en la bodega ser enfriadas hasta los 3ºC y así proteger los compuestos responsables del aroma y el color de los futuros vinos.

 

Posteriormente se realiza una doble selección de la materia prima (1º racimos, 2º bayas). Las uvas seleccionadas son “estrujadas”, controlando siempre que la temperatura se mantenga baja durante todo este proceso, y luego son depositadas por gravedad en tanques de acero inoxidable.
Luego de una maceración previa en frío alcanzando de 8 ºC a 10ºC la fermentación alcohólica es llevada a cabo por levaduras nativas que fermentan durante 8 a 15 días con temperaturas que oscilan entre los 25ºC y los 32ºC, según el varietal elaborado.

 

Una vez terminada esta fermentación, el vino nuevo permanece macerando con sus orujos por un período de 20 a 40 días. Para posteriormente proceder a un suave prensado con prensa hidráulica y depósito de los vinos en barricas de roble francés de primer uso, manteniendo siempre la identidad varietal y cuartel de procedencia de los vinos.

 

Los vinos tienen una crianza en roble que puede variar entre los 18 a 24 meses, dependiendo de las características de cada año; y el corte final es definido luego del segundo invierno.
Los vinos son puestos en botella sin filtrar y guardado en estiba por 12 meses antes de su lanzamiento.

 

Conciencia Ecológica

 

Toda la superficie está cultivada con vides de clones selectos de cada variedad para lograr la mejor combinación planta-suelo-clima.
La filosofía se basa en la prevención de posibles daños fitosanitarios con la aplicación mínima de productos, todos de origen orgánico, con el fin de respetar y aprovechar las cualidades del ecosistema y con la intención que todos los sistemas vivientes involucrados se encuentren en equilibrio natural.

 

La producción se realiza con filosofía de sustentabilidad para manejar el viñedo lo más amistosamente posible, respetando el ecosistema de Las Divas.

Maximiliano y José Hernández Toso son los enólogos de la bodega.



Línea de productos