Pasos a tener en cuenta para completar la tarjeta de degustación.

Disfrutar de un vino implica abrir la botella y degustarlo con atención. Y para describir las sensaciones que provoca existe un lenguaje específico y palabras universalmente aceptadas para explicar los distintos matices que se pueden apreciar, tanto en la vista como en la nariz o el paladar.

Compartir la nota

Por Verónica Gurisatti, sommelier.

 

Qué debe incluir una buena nota de cata

Una buena nota de cata incluye una descripción objetiva del estilo general del vino, de sus sabores y su calidad, independientemente de sus características concretas, que se analizan por separado. Equivale a describir la altura, el cuerpo y el color de la piel de una persona antes de intentar describir su personalidad.

 

Los buenos vinos son, en principio, equilibrados y ningún elemento de su composición debe ser deficiente o excesivo. Pero hay que recordar que los constituyentes de este equilibrio varían según el origen, la cepa y la añada, y que no existe un estilo “ideal”.

 

La vista: a través del color y el brillo se perciben la sanidad del vino y su edad. Los tintos jóvenes van del rojo violáceo al granate, azulado o rubí y con el tiempo se van poniendo teja. También hay que observar la profundidad, que puede ser baja, media o alta, y nos habla de la concentración del vino.

La nariz: primero, a copa quieta, observar la intensidad aromática (si es potente o si casi no se perciben aromas), después el carácter (frutado, especiado, tostado, vegetal, floral, mineral, etc.) y, luego de girarla, tratar de identificar los distintos aromas y su complejidad. Un vino tiene mayor o menor complejidad cuanto mayor o menor sea el tipo de aromas encontrados, pero también es muy importante la persistencia.

El cuerpo: es la estructura del vino y describe la sensación táctil que produce en el paladar, debida a su graduación alcohólica pero también a la consistencia del líquido y a la intensidad de sus sabores. Puede ser de cuerpo suave, ligero, medio, estructurado, aterciopelado, rústico o concentrado.

La boca: la primera sensación del vino en la boca es el ataque y puede ser amable, delicado o intenso, luego se analiza el sabor (frutado, especiado, maderizado, mineral, etc.), la densidad (el peso en el paladar), la textura, la acidez, los taninos, el alcohol y la estructura en general. Los taninos se perciben como sensaciones táctiles de aspereza o suavidad y se relacionan con la madurez de la uva (pueden ser suaves, marcados o dulces). Por último, el equilibrio y la persistencia.

El equilibrio: está relacionado con la armonía de los aromas y los sabores. Un vino equilibrado tiene el soporte tánico necesario para la conservación y mantiene la frescura de sus aromas primarios. Además, la calidad está siempre supeditada al equilibrio entre el alcohol, los taninos y la acidez. Se califica como bueno, muy bueno o excelente.

La conclusión: esta etapa combina una opinión subjetiva (me gustó o no me gustó) con una apreciación más objetiva de la calidad. La objetividad se adquiere con la experiencia y es muy importante tener confianza en el propio paladar. También es importante anotar si está listo para tomar, si necesita un período de guarda o si ya pasó el momento de su apogeo.