Enfocado en el origen.

Juan Marcó, nos transmite la filosofía de Finca Decero.

Compartir la nota

Por Alejandro Iglesias, sommelier AAS*.

 

Si bien en los últimos años muchos enólogos argentinos han profundizado sus conocimientos en el exterior, no son tantos los que se animaron a desarrollar una carrera en el extranjero. Entre los que sí lo hicieron y con éxito, está Juan Marcó, un joven mendocino que tras haber finalizado sus estudios en agronomía y enología en la Universidad de Cuyo viajó a California para estudiar ni más ni menos que en la Universidad de Davis. Durante su estadía comenzó a trabajar en una de las bodegas más grandes de California, Kendall Jackson, para quienes también trabajó en Mendoza y Chile. Luego de 5 años en esta empresa, decidió regresar a Mendoza donde se hizo cargo de la producción de otra gran bodega hasta que aceptó incorporarse a Finca Decero, donde actualmente se desarrolla como CEO.
Tuvimos la oportunidad de conversar con él y le pedimos que nos cuente todo acerca de su actual trabajo.

 

¿Cómo nace Decero y quiénes están detrás del proyecto?
Decero nace en el año 2000, cuando Thomas Schmidheiny decide invertir en la región y compra la tierra virgen donde a partir del año 2001 comenzamos a desarrollar nuestro viñedo Remolinos Vineyard. Posteriormente y ya contando con datos concretos de la calidad potencial del lugar, construimos nuestra bodega a mediados de 2005. El equipo detrás de Finca Decero está constituido por 38 personas incluyendo personal de viñedo y bodega.

 

Decero está ubicada en una de las regiones vitícolas más tradicionales de Mendoza, ¿qué los diferencia de sus vecinos?
Nosotros creemos firmemente que cada proyecto tiene su propia identidad y a mi entender la gran diferencia está dada por la tipicidad del viñedo (distintas características de suelo, material genético y manejo entre otras variables) y la gente; y cada uno desde su lugar contribuye no sólo al éxito del proyecto sino más importante aún, a hacerlo único y diferente.

 

Aparte de algunos conceptos muy ligados a la vitivinicultura de estos tiempos, ustedes hablan siempre de la filosofía AMANO. ¿Qué significa esto?
AMANO es una filosofía interna de trabajo que abarca mucho más que realizar tareas manuales; más allá de la lógica relación por etimología de la palabra. Entre otras cosas este concepto hace foco en la relación con nuestros proveedores y clientes, nuestras políticas internas de recursos humanos, la relación con la naturaleza (ser sostenibles) y nuestra relación con la comunidad en que estamos inmersos. Finalmente el cuidado de los detalles durante todos nuestros procesos. En resumen, tratamos de ser un proyecto con estándares internacionales, significando con esto, el estar a la altura y poder competir con cualquier otro proyecto independientemente de su origen.

 

¿Cómo definirías el terroir donde surgen sus vinos?
Agrelo es sin duda una zona de gran categoría para la elaboración de vinos tintos. Sus suelos son profundos y de textura media por lo que es indispensable el manejo criterioso del riego. Nuestro viñedo Remolinos, se ubica a algo más de 1000 msnm lo cual nos da una gran combinación de suelo y altura para elaborar vinos balanceados, complejos, pero de gran elegancia.

 

Hemos notado que los vinos de DECERO remarcan el concepto de “single vineyard”. ¿Qué significa esto?
Single vineyard significa que la uva que utilizamos para la elaboración de nuestros vinos proviene exclusivamente de un único viñedo: en nuestro caso Remolinos Vineyard. La diferencia con vinos producidos de múltiples orígenes son muchas, pero diría que la principal es que un vino “single vineyard” es único ya que es imposible de reproducir en otro lugar. Por otro lado estos vinos provienen de viñedos con gran foco en el manejo de pequeñas diferencias, un sin número de finos detalles que solo es posible cuando 100% del esfuerzo está puesto en un sólo lugar. El poder entender e interpretar estas pequeñas diferencias para luego traducirlas en el vino es una tarea enorme y que conlleva un gran esfuerzo, por ello si bien no es imposible es al menos muy difícil lograr el mismo nivel de interpretación y detalle cuando le agregamos la complejidad de múltiples orígenes y aun peor si estos orígenes pertenecen a diferentes dueños (en general con diversos objetivos y realidades).
El objetivo de producir vinos single vineyard es poder ofrecer un vino diferente y único en su concepción y que sea una honesta interpretación de su origen. En nuestro caso, que el consumidor de un vino Decero encuentre año tras año un reflejo y una línea conectora que representen las cualidades y realidades de nuestro Remolinos Vineyard. No hacemos referencia sólo a calidad sino que sean reflejo de un origen en particular; que ojalá sea apreciado por los consumidores pero que sin dudas será único por su origen y un fiel reflejo del terroir en que nació.
Los desafíos de este tipo de vinos están asociados a mayores riesgos y a la necesidad imperiosa de trabajar en los pequeños detalles que hacen no sólo a la calidad general sino también a la complejidad requerida.

 

¿Qué particularidades tiene el Decero Cabernet Sauvignon Remolino Vineyards que hemos incluido este mes en BonVivir?
Mas allá de lo explicado anteriormente, lo cual de por sí es un gran diferenciador con respecto a otros vinos producidos con esta variedad, nuestro Cabernet Sauvignon tiene como característica la elegancia y longitud en boca. Es un vino que presenta atractivas características de fruta roja, notas de hierbas secas y gran balance y complejidad dadas por su origen. Agrelo es una de las mejores zonas para la elaboración de este varietal y consideramos que Remolinos Vineyard aporta su propia tipicidad dentro de esta gran región.

 

¿Qué opinás cuando se habla de la calidad del Cabernet Sauvignon argentino? ¿La ves como la cepa que va a suceder al Malbec?
No me animo a decir si sucederá al Malbec en los mercados; pero no me cabe ninguna duda que la potencialidad es muy grande: a corto y mediano plazo en los segmentos de precios entre USD 9,99 a 24,99 retail y me animo a soñar que a largo plazo en los segmentos superiores. Creo que el éxito o no dependerá en gran medida de nosotros mismo como vigilantes de la calidad de nuestros productos y de poder ofrecer y explicar productos diferentes a otras regiones de gran nombre.

 

¿Qué novedades podemos esperar de Decero?
Estamos trabajando en algunas, aunque más que novedades lo que centrará nuestra atención seguirá siendo el entender las sutilezas y matices de nuestro viñedo, para ojalá poder plasmarlas en nuestros vinos.

 

*Miembro de la Asociación Argentina de Sommeliers

www.aasommeliers.com.ar