Más de 100 años de garantía

Charla con Sebastián Goyenechea.

Compartir la nota

Por Alejandro Iglesias, sommelier* (@AleIglesiasWine)

 

Pocas son las bodegas históricas en Argentina que continúan en manos de sus familias fundadoras. En este sentido Goyenechea es un ejemplo casi único que hoy en manos de la 5ª generación se mantiene fiel a un estilo con más de 140 años de historia que sin embargo se muestra tan actual como tradicional. Favorita por generaciones de los argentinos, esta bodega vuelve al ruedo con imagen renovada pero siempre apegada a sus orígenes para demostrar que en el arte del vino la experiencia pesa, algo que se puede comprobar en su 135 Aniversario Malbec 2009, un vino donde el tiempo y el estilo de los clásicos brindan un combo de elegancia que se disfruta en cada copa.

 

Para conocer más de esta familia pionera de los vinos de calidad de nuestro país hablamos con Sebastián Goyenechea, uno de los miembros de la 5ª generación familiar que hoy representa el futuro de esta casa centenaria.

 

¿Cómo resumirías la historia de la empresa? Nuestra historia comienza en 1868 con la sociedad Goyenechea Hnos. fundada por Santiago y Narciso Goyenechea. Ellos instalaron una “pulpería” en la Plaza de Mayo (Buenos Aires) e importaban vinos y licores de España. Con los años el negocio se transformó en Almacén de Ramos Generales Mayorista con distribución y ventas de productos alimenticios en todo el país y en el exterior. La 2ª generación de la empresa asumió un compromiso con el Sr. Sotero Arizu para la distribución de sus vinos, relación comercial que culminaría en el año 1916 cuando se le compran todos sus bienes. Desde entonces los Goyenechea son productores directos de sus vinos. Hoy la empresa está dirigida por la 4ª y 5ª generación, único caso en el país, quienes continúan comprometidos con la cultura del vino y el legado de trabajo que heredamos de Santiago y Narciso.

 

¿Cuál fue el rasgo principal de la bodega durante todos estos años? Como diferencial podríamos destacar que entre nuestros objetivos principales estuvieron el mantener la unidad familiar de la empresa, preservar su patrimonio histórico -que incluye una escuela y una capilla- y mantener el carácter rural del desarrollo inmobiliario. Somos tradicionalistas en un mundo del vino que ha cambiado mucho.

 


¿Cómo definiría el estilo de sus vinos?
Son concordantes a la calidad y prestigio de la zona de San Rafael, departamento al cual pertenecemos. Somos competitivos a nivel nacional en cuanto a varietales, manejos de viñedos y técnicas enológicas. Nuestros productos abarcan desde vinos tradicionales o vinosos, de guarda con complejidad de madera, hasta varietales jóvenes y frutados.

 

¿Qué diferencias encuentra entre el mercado del vinos de hace 20 años con el actual? Me parece que el público que tomaba vino hace 20 años tenía muchas menos opciones que en la actualidad. Creo que el abanico de ofertas actual es enorme y totalmente competitivo. Posiblemente el carácter de los vinos también haya pegado un giro importante, tanto desde las técnicas de elaboración como en la necesidad de satisfacer diferentes paladares, en donde los consumidores cada vez son más exigentes.


¿Qué significó el Malbec en la historia de Goyenechea?
Fue la primera y más amplia variedad implantada en nuestras finca en los años 1900. Con el avance del tiempo, perdió la primacía por la competencia de otras variedades como el Cabernet Sauvignon y el Merlot. Desde hace unos años, hemos sido conscientes en la renovación y mejoramiento de ésta variedad, con nuevo material genético y sistemas de conducción, logrando de esta manera una mayor calidad y por ende, reconocimiento en el mercado.

 

¿Cuál es la actualidad de la bodega y sus vinos? Actualmente Goyenechea se encuentra fuertemente haciendo foco en los mercados extranjeros, sin descuidar el mercado interno. El constante crecimiento en destinos como Alemania, Inglaterra o Estados Unidos marca un importante compromiso con esos mercados. Creemos firmemente que el cuidado y la inversión en nuestra materia prima, asegurará un producto de excelencia, por lo que es constante en nuestra bodega el cuidado y desarrollo de las vides. Nuestros vinos representan actualmente la tipicidad del terroir de San Rafael, respetando los procesos de elaboración que pasaron de generación en generación sumando experiencia y nuevas tecnologías, logrando de esa manera vinos tradicionales y modernos.

 

Se habla de cierto aggiornamiento de Goyenechea, ¿cómo lo describirían? Creo que es el efecto del cruce de generaciones. Es el producto de la mezcla de añadas, por un lado el empuje, la sangre nueva, las ganas de los jóvenes y por el otro la prestancia, la experiencia y compromiso de los mayores. El cambio de etiquetas desarrolladas bajo un concepto más moderno, impulsando un nuevo packaging acompañado por un contenido de calidad avalado por más de 140 años, es la combinación de un aggiornamiento equilibrado y novedoso.

 

¿Quiénes son la Quinta Generación Goyenechea y cual es su misión? Actualmente la Quinta Generación está compuesta por los primos María, Soledad, Carmen, Matías y Sebastián. Cada uno, desde su lugar dentro de la empresa, trabaja para posicionar a los vinos como referentes, tanto en el mercado interno, como en el externo. Es importante hacerse fuerte en el concepto de bodega familiar y centenaria. Hablamos de “Cinco Generaciones” comprometidas con la cultura del vino. Claramente la misión de la Quinta Generación es mantener los valores y la experiencia transmitida por generaciones anteriores, aplicándola a lo moderno, lo actual.

 


¿En qué se diferencia el estilo actual de los vinos de la bodega?
En que marcan claramente la tipicidad del terroir sanrrafaelino. Noches frías y días cálidos sellan en cada botella la impronta del lugar. Comercialmente, nuestra elaboración se ha inclinado en forma gradual a elaborar vinos con mayor concentración, más color y fruta, tratando de ésta manera de acomodarse a las exigencias de los consumidores modernos.

 

¿Hoy qué representa el Malbec para ustedes? Dentro de nuestras 3 líneas de vinos Varietales, Centenario y Quinta Generación, el Malbec lidera la producción de cada uno de ellas. Tratamos de mantener una constante en la calidad y desarrollo de ésta variedad, de modo de poder encontrar en ella la máxima expresión posible de nuestra zona de producción, como así mismo poder encontrar dentro de la misma variedad, 3 líneas de vinos diferentes. Nadie puede negar que el crecimiento del Malbec en los últimos años haya sido exponencial, tanto dentro del mercado local o en el plano internacional.

 

*miembro de la Asociación Argentina de Sommeleirs (www.aasommeliers.com.ar)