Novedosos accesorios

Todo aficionado y amante de los vinos seguramente tenga entre sus objetos de deseo más que grandes etiquetas.

Compartir la nota

Por Alejandro Iglesias, sommelier*

 

Es probable que en más de una ocasión luego de visitar alguna vinoteca o buscar en catálogos sus vinos preferidos se haya visto seducido por los numerosos accesorios que prometen facilitar el descorche o un mejor deleite de cada copa. No es para menos, cada vez son mas los artículos que se suman a la oferta y siempre llaman la atención por su diseño aunque en muchas ocasiones no son tan útiles o prácticos como parece. Por lo tanto hoy compartimos cuales son los accesorios que todo enófilo debería tener en casa y así mejorar sus experiencias enológicas.

 

Si pensaban que con un buen sacacorchos, un juego completo de copas y un decanter alcanzaba para disfrutar de un buen vino aquí les dejamos siete accesorios que vale la pena buscar.

 

Cortacápsulas. Si bien no vale la pena invertir demasiado en este accesorio es ideal para aquellas personas a las que se les complica extraer la cápsula que protege al corcho. Su uso es simple, solo se debe apoyar en el pico de la botella y girarlo, gracias al filo que tiene en su interior realiza un corte perfecto de la cápsula dejando la botella ideal para ser presentada y mucho mejor si la idea es conservar de recuerdo. La contra es que realiza el corte muy cerca del borde y no como se recomienda por debajo de la segunda marca del cuello del pico. De todos modos viene bien tenerlo a mano y es un regalo económico que más de un principiante en el mundo de las copas sabrá aprovechar.

 

Identificador de copas. Quizás no sea sencillo determinar que tan útil son estos artículos pero que son bonitos nadie puede negarlo. Los hay de diferentes materiales y formatos y su función es importante en aquellas reuniones donde habrá muchos invitados. Solo basta con ubicarlo en el tallo de la copa y así podremos saber cual es la nuestra y no perderla. Entre los diseños los hay de goma eva, de metal y de diversos plásticos, incluso están los artesanales que se convirtieron en uno de los souvenirs más vendidos de las bodegas. ¿Son útiles? No caben dudas que si y en manos de algún tomador despistado solucionan un problema.

 

Cortagotas. ¡Adiós a los manteles manchados! Esta es la mejor frase para presentar a estos pequeños disquitos que una vez enrollados e introducidos en el pico de la botella aseguran que al momento de servir el vino solo vaya al interior de la copa. Son económicos y hasta pueden comprarse por cantidad aunque sean reutilizables.

 

Bomba de vacío. Así se conoce al artefacto que permite extraer el oxígeno del interior de la botella para luego sellar con un corcho de goma que permite conservar el vino que no se haya bebido por unos días sin que este se eche a perder. La realidad con este accesorio es que cuando se trata de uno de buena calidad y es bien utilizado el resultado es genial pero en el mercado abundan los económicos de dudosa calidad que no cumplen con el objetivo. Por lo tanto asesorarse bien a la hora de comprarlas porque cuando funcionan son geniales. Entre los tanto modelos hay unos que son un tapón que cumple ambas funciones con solo un par de movimientos y son los más resistentes.

 

Tapones para botellas de espumosos. Antes de presentar esta maravilla debemos matar un mito: la cucharita de café en el pico de una botella de espumoso no retiene el gas dentro de la misma. ¡Pero estos tapones si! ¿Cuántas veces nos quedamos con ganas de una copita de espumante y no lo abrimos porque sabemos que tendremos que descartar el resto? Bien, ahora con estos tapones la botella queda totalmente sellada y en la heladera el espumoso conservará su efervescencia por unos cuantos días. ¡Si este no es un accesorio para brindar no se que mas esperan!

 

Bolsos de vino. Son uno de los accesorios ideales para aquellas ocasiones en las que debemos ir con una botella a alguna cena o nuestro restaurante favorito. No solo brinda elegancia a una acción tan simple como la de cargar una botella sino que la protege y además conservan su temperatura por una hora. De este modo no se deberá esperar que nos enfríen el vino una vez que llegamos a destino solo queda en nosotros hacerlo antes de salir de casa. La mayoría son de neoprene y vienen para una o dos botellas con diseños muy divertidos y en varios colores. Una compra muy cool sin dudas.

 

Ice jacket. Este es el nombre de uno de los accesorios más prácticos y novedosos en materia de vinos. se trata de una funda que en su interior tiene un gel que se congela luego de unas horas en el freezer y una vez montado sobre la botella nos asegura la temperatura del mismo modo que lo haría una frapera. Si bien el artículo promete enfriar el vino lo cierto es que mantendrá la temperatura del vino ya frío de forma muy efectiva. Un lujo nada económico pero al que le damos nuestro voto de confianza.