Vinos con buena fama

¿Qué tienen en común Messi, Brad Pitt y Sting? Todos tienen su propio vino y aquí los descorchamos.

Compartir la nota
Por Alejandro Iglesias, sommelier (@AleIglesiasWine)
El magnetismo que genera el mundo del vino no discrimina y tanto anónimos como famosos sueñan con tener su propia bodega algún día. Hoy te contamos quienes son las celebridades que no resistieron la tentación de embotellar sus propios vinos. 
Celebrity Wines. Así es como se denomina a estos vinos de famosos. Pero atención, no todos nacen del mismo modo ni son lo mismo. Básicamente podemos dividirlos en dos, los famosos que se comprometen y los que no. En algunos casos estos vinos nacen de la pasión y esfuerzo de celebridades que deciden destinar parte de su fortuna a adquirir una bodega, una finca y así dar vida al sueño del vino propio. Lo hacen siempre asesorados por expertos y es en estos casos que pasan tiempo en sus establecimientos, participan de la vendimia o bien de la confección de los cortes finales de sus caldos. Es decir, se vinculan al proyecto y rara vez los vinos llevan sus nombres como para escaparle al snobismo. Todos saben que “son los vinos de…” pero no hay intensión de sacar provecho solo de la fama, el vino debe ser bueno. De la vereda de enfrente están las celebridades que tienen sus vinos así como su perfume, una marca de indumentaria y vaya a saber uno cuantos productos mas. Estos otros son generalmente vinos nacidos del bussines a fin de ofrecer algo mas a los fans siempre dispuestos a pagar por un producto con la cara de sus ídolos. Suelen ser vinos comprados a bodegas que luego se etiquetan y listo, incluso los famosos que ponen el nombre nunca pisaron un viñedo o lo que es peor jamás probaron su propio vino. 
El precio de la fama. Ahora bien, ya sean unos u otros lo cierto es que al momento ningún vino de estas características logró consagrarse dejando de lado la fama de su creador. Incluso muchos son inviables comercialmente por que el público los ve como un simple aprovechamiento de imagen con un éxito efímero. En conclusión, poco tienen de la esencia que pedimos a una botella de buen vino.
De todos modos los años pasan y son cada vez mas los famosos que se suman al mercado vínico y mientras esperamos la aparición del vino de Tinelli, quien adquirió fincas y ya se encuentra trabajando con Alejandro Vigil (enólogo de Catena Zapata), te contamos algunos de los celebrity wines mas famosos de las góndolas.
Vinos con ritmo. Los músicos parecen algo así como militantes incondicionales de la movida de los celebrity wines. Y no solo piensen en glamorosos y excéntricos sino que varios de perfil bajo también tienen una etiqueta que les pertenece. Por ejemplo, podemos comenzar con uno que se toma el tema en serio y que además de cantautor cuenta con el título de agrónomo. ¿Se imaginan quién? Hablamos de Joan Manuel Serrat. Al parecer luego de años de cantar por aquí y por allá el catalán decidió inaugurar una bodega en Priorato, una de las regiones mas prestigiosas para el vino español. Allí el Nano junto a sus amigos elaboran los vinos Mas Perinet hasta no hace mucho distribuidos por Familia Zuccardi en nuestro país. A pesar que sus días transcurren entre horas de ensayo y largas sesiones de yoga Sting también tiene tiempo para dedicarse a la viticultura y lo hace ni mas ni menos que en la Toscana, una de las regiones vitivinícolas mas hermosas del planeta. Según cuentan luego de una visita a los viñedos italianos el líder de The Police y su esposa se enamoraron de la bodega y finca Tenuta il Palagio donde hoy producen tres tintos biodinámicos que parecen ser un verdadero message in the bottle.
Mas recientemente otro que dio que hablar con sus vinos fue Gustavo Santaolalla. Desde hace unos años el dos veces ganador del Oscar y factótum del ritmo de Bajofondo junto a su compañero Raúl Tilín Orozco producen sus vinos en la bodega mendocina Cielo y Tierra que llegan al mercado con las etiquetas Celador y Don Juan Nahuel entre los que hay un Torrontés y tres Malbec muy buenos.
Pero a estos casos notables debemos sumar otros que en realidad parecen cumplir solo con contratos de imagen o bien completar la oferta de merchandising que toda estrella de la música debe tener. Por ejemplo tanto KISS, como los Rolling Stones, Madonna y Motorhead cuentan con sus etiquetas para fanáticos que claro nunca se preguntaran que tan buenos son los vinos de sus ídolos. 
De todos modos la lista completa podría ser enorme si incluimos los vinos de Fergie, la cantante de Black Eyed Peads, los de Vince Neil de Mötley Crüe, los de Dave Matthews, los que la bodega chilena Ventisquero elaboró alguna vez para Luis Miguel o el Santo Pecado de Ricardo Arjona elaborado en Mendoza por la reconocida enóloga Susana Balbo. 
Vino y deporte. El de los deportistas también es terreno fértil para la vitivinicultura ya que la fama y los viajes parecen acostumbrar a estos astros a los buenos brindis. De aquí que muchos de ellos una vez retirados del ámbito profesional disfrutan de lanzar su propia bodega y en la mayoría de los casos con buenos resultados. En este ámbito el rubro mas prolífero sin dudas es el de los golfistas entre los que se destacan el australiano Greg Norman y el sudafricano Ernie Els con vinos no solo laureados sino además referentes de la industria en sus países. Pero no están solos y a ellos se suman nombres de la talla de David Beckham, el piloto español de Fórmula Uno Fernando Alonso, el gran Ronaldo, mientras el histórico técnico del Manchester United de Inglaterra, Sir Alex Ferguson ya hizo ofertas por algunos chateaux de Burdeos. 
Por nuestra parte la Pulga Messi hace un año presentó una línea de vinos junto a Casa Bianchi bajo la etiqueta Leo con fines benéficos tras sus ventas. Mientras tanto que el ex NBA Fabricio Oberto también embotella sus creaciones en Fiámbala, Catamarca, que llevan su nombre en la etiqueta y el también celebre José Luis Chilavert hace lo propio embotellando en Mendoza los Don Chila que se comercializan en su país, la vecina república del Paraguay.
¡Ah! Casi nos olvidamos del tinto de nuestro talento mas grande del balón-pie, ¿o ya se olvidaron de aquella etiqueta de Diego Armando Maradona que estuvo en el mercado no hace tanto tiempo atrás?

Del cine a la bodega. Si bien los músicos y los deportistas arman un nutrido equipo de bodegueros es sin dudas el ámbito hollywoodense el que mas representantes tiene en la materia. Quizás sea complicado encontrar una explicación pero cada año son al menos dos las estrellas del séptimo arte que se suman a la industria vínica y no solo en California donde los viñedos están a minutos de los set de filmación sino también en Europa y otras latitudes. Aquí el pionero fue el director Francis Ford Coppola quien desde 1975 esta al frente de su bodega de Napa Valley y recientemente sumó otra de la vecina región de Sonoma. Con larga trayectoria vitícola también se suma el francés Gerard Depardieu con etiquetas francesas y españolas en las que confiesa estar muy relacionado cada año. 
Pero esta lista no solo es extensa sino también multifacética con talentos de hoy y de ayer que se toman bastante enserio las labores de la viña y muchos llegan para mancharse las manos en cada vendimia. Así es, desde la niñita de E.T., Drew Barrymore con sus viñedos en Italia hasta el galán maduro Richard Gere con vinos de la toscana y Antonio Banderas con sus tintos de Ribera del Duero todos aportan glamour al ámbito enológico. Incluso el galancito de Berberly Hills 90210, Jason Priestley ha confesado que disfruta pasar los veranos en su bodega canadiense así como el Dr.Grant de Jurassic Park, Sam Neill, quien despunta el vicio en su bodeguita de Nueva Zelanda.
Como si tantos flashes fu

eran pocos en los últimos meses la pareja mas famosa del mundo, Angelina Jolie y Brad Pitt, presentó su Château Miraval, un vino rosado elaborado en la Provance que agotó en horas stock tras su presentación el pasado mes de Marzo mientras que cientos de viticultores esperan ser atendidos por la pareja para ofrecer sus servicios.

Ahora que conoces quienes son los famosos que ya tienen sus propios vinos, ¿quién crees que falta?