Los 20 años de Finca La Anita

Manuel Mas nos cuenta sobre los inicios y presente de su emblemática bodega.

Compartir la nota
Por Alejandro Iglesias
Finca La Anita se inició hace ya veinte años y desde sus comienzos siempre dio que hablar. Se trataba de un estilo de emprendimiento diferente a todos y con una misión especifica: elaborar solo vinos de calidad excepcional.
Por sus aires europeos, que recuerdan a los chateaux de burdeos donde la bodega esta rodeada por los viñedos que dan vida a sus vinos, Finca La Anita sería considerada la primera bodega boutique del país y la que dio el puntapié inicial al formato de negocio que cambiaría para siempre la imagen del vino argentino.
Entre sus vinos se podrían mencionar numerosas etiquetas y añadas que marcaron estas dos décadas de vida. Una historia a veces a contra mano del resto ya que nunca renegó del Merlot, del Syrah o del Semillón, una de sus joyas mejor guardadas. Claro está que el Malbec también se convirtió en especialidad de la bodega, algo que podemos comprobar en nuestra nueva Selección Alta Gama de la mano del Finca La Anita Malbec 2012.
Pero lo mas llamativo de la celebración de los veinte años de Finca La Anita es que llegan con muchas novedades que el mismo Manuel Mas se encargó de contarnos durante el lanzamiento de sus nuevas añadas y la presentación de la nueva enóloga, Soledad Vargas.
Durante la degustación comprobamos que Finca La Anita esta mas vigente que nunca y lista para lo que viene en los próximos veinte años, con sangre joven y vinos aggiornados que delatan el trabajo de la nueva winemaker.
Aprovechamos a conversar con los protagonistas y así fue como Manuel Mas nos resumió los veinte años de vida de su bodega
Manuel, Finca La Anita cumple sus primeras dos décadas de vida y nos gustaría que nos cuente cómo nació la bodega.
 
La bodega nació de la compra que hice de una antigua finca en el mejor lugar de Agrelo y la idea entonces fue poner en marcha un proyecto muy a la europea, algo que en Argentina no existía. Instalar el concepto “chateau” para elaborar vinos en pequeña escala siempre de la máxima calidad.
 
Finca La Anita nunca fue una bodega mas sino que desde el primer día instaló un modelo hasta entonces desconocido en el país que la convirtió en la primera Bodega Boutique local, ¿por qué crees que se ganó ese espacio y cómo fue introducir el concepto?
Yo había viajado mucho y estudiado el concepto de los chateaux, de las facendas vitícolas italianas y pensé que tenia sentido instalarlo en Argentina, en donde, hasta entonces solo existían grandes bodegas que producían vino en cantidades industriales, o pequeños emprendimientos que hacían aquellos vinos que se llamaban “pateros,” de muy pobre calidad.
Presentar a Finca La Anita fue un placer, muy divertido.
Distintos personajes del ambiente lo entendieron rápidamente y lo divulgaron. Una bodega chica dedicada únicamente a vinos de calidad, en momentos en que eso en el país no existía.
¿Qué diferencias ves entre la industria actual y la de dos décadas atrás?
Actualmente mi modelo de proyecto ha cundido bastante, en algunos caso exitosamente, en otros…..
La industria actual es mucho mas refinada y exigente que la de hace veinte años, en que había un grupo pequeño de elaboradores de buenos vinos y una industria masiva de vinos para el asado, para vino con soda, etc. Esas situaciones, ahora, con un consumidor mucho mas educado y selectivo, han cambiado notablemente. Hay muy buenos enólogos, catadores muy capacitados, toda una situación que no avalaría el consumo de vinos de los años sesenta…..
Estos veinte años llegan con muchas novedades, ¿cómo es hoy Finca La Anita?
Es como la pensé, una pequeña bodega, en una finca maravillosa, en la que todo el énfasis está puesto en cultivar las mejores uvas y hacer los mejores vinos que podamos, en escala reducida. esto permite un control súper meticuloso de las calidades, botella por botella.
Respecto a los vinos, estrenan enóloga y un estilo renovado, ¿cómo fue tomar esa decisión?  
Esa decisión acompaña las tendencias del mercado, mas y mas exigente de calidad, frescura, fruta en los vinos. Nuestra nueva enóloga, Soledad Vargas es toda una experta en vinos nouvelle vague, y ha entendido nuestro y la idea de mantenernos actualizados.
Si tuviese que elegir una de las etiquetas de Finca La Anita  durante estos veinte años ¿cuál seria y por qué? ¿Y cuál la cosecha que mas te gusta?
Paradójicamente elegiría el FINCA LA ANITA LINEA TONEL, un vino que hicimos en 1999 y 2000, del que quedan solo algunas cajas. Muy afrancesado, pasó por madera nueva y después reposó en toneles antiguos, un vino de exquisita elegancia.