La gastronomía mendocina de fiesta

Estuvimos en la presentación de las Rutas Gastronómicas de Mendoza y te contamos todo.

 

Compartir la nota





La provincia de Mendoza ha cambiado notablemente durante los últimos años y muchos de estos cambios fueron gracias al auge de su vitivinicultura. Pero mas allá de la aparición de centenares de nuevas bodegas que llegaron para sumar encanto a la región, hoy nos focalizamos en un producto que, si bien no escapó a los cambios, demandó siglos de trabajo y pasión. Nos referimos a su cultura gastronómica, un baluarte que la provincia acaba de presentar bajo el nombre de Rutas Gastronómicas de Mendoza, un camino plagado de sabores que nos dimos el gusto de transitar.

 

Un largo trabajo. La gastronomía esta en el centro de la escena desde hace ya unos años y esto ha convertido a la actividad del buen servir y el buen comer en un factor diferenciador de muchos destinos. Si consideramos la calidad de los vinos mendocinos no es de extrañar que su gastronomía sea uno de esos factores convocantes de la provincia. Atentos a esto y a las exigencias del turista actual, el Ministerio de Turismo de Mendoza se embarcó en la complejísima tarea de seleccionar aquellas propuestas gastronómicas que representan el espíritu de la cocina mendocina por su tradición, originalidad y calidad.
El disparador de este trabajo fue simple ya que los profesionales a cargo del trazado de estas rutas se hicieron la misma pregunta que mas de una vez nos hicimos todos. ¿Cuáles son los restaurantes que mejor representan a Mendoza? Es decir, aquellos que siempre recomendamos a amigos y turistas o bien los que son de nuestra propia preferencia cada vez que deseamos satisfacer mucho mas que nuestro apetito.
La labor se inició con la búsqueda de una definición para la gastronomía mendocina, una definición que al igual que en muchos otros puntos del país incluye la palabra diversidad. Así es, en Mendoza, gracias a su condiciones climáticas excepcionales y su variada oferta de insumos y materias primas de calidad para la cocina fue diversa la influencia cultural que definió su gastronomía, una expresión en la que puede apreciarse el aporte indígena, criollo, de los inmigrantes y el mas reciente arribo de nuevos profesionales de los fuegos que llegaron para terminar de moldear la oferta culinaria provincial.
Por lo tanto el trabajo fue mas complejo aun y los expertos debieron recorrer cada rincón de las seis regiones de la provincia (Lavalle, Luján de Cuyo-Maipú, área Metropolitana, Sur, Tierras del Este y el Valle de Uco) con el fin de buscar aquellas experiencias que se distinguían del resto por su propuesta.
A lo largo del camino fueron relevados 600 establecimientos dentro de los 18 departamentos provinciales que demostraron la existencia de unos 40 polos gastronómicos en Mendoza. Luego fueron evaluadas cada una de las características diferenciadoras de estas propuestas, donde se consideró el servicio, las técnicas empleadas, la creatividad, el entorno y el paisaje, la materia prima utilizada y la trayectoria. Fue así que se establecieron las 8 categorías que hoy ofrece la provincia en materia culinaria: cocina 5 estrella, cocina de autor, cocina de montaña, cocina en bodega, cocina temática, cocina regional de autor, trayectoria gastronómica y vivencia rural las cuales son actualmente representadas por 104 Experiencias Distinguidas que pueden descubrirse de la mano de la guía Caminos de Sabores – Rutas Gastronómicas de Mendoza o bien en www.mendozarutagastronomica.com.ar

 

La casa por la ventana. Para el lanzamiento de estas Rutas la provincia organizó un evento sin precedentes en el que todas sus regiones estuvieron representadas por sus Experiencias Distinguidas y donde los protagonistas fueron sus cocineros. El lugar elegido fue el Centro de Congresos y Exposiciones Ángel Bustelo, donde se montaron numerosas instalaciones que permitieron disfrutar de la identidad de la cocina mendocina en todo su esplendor.
Gracias al Ministerio de Turismo tuvimos el placer de estar presentes en la cena central junto a prensa, empresarios gastronómicos y hoteleros, bodegueros y muchos otros invitados.
Durante esta cena cada una de las regiones no solo estuvo presente en el salón sino también en un menú sorpresa que nos invitaba a recorrer cada una de las estaciones para conversar con los cocineros y deleitarnos con sus especialidades.

 

En primera persona. El día después de la ceremonia oficial tuvimos la oportunidad de recorrer algunos de los atractivos de estas Rutas Gastronómicas que nos llevaron hacia Maipú, San Martin en el Este de la provincia y también en el área Metropolitana.
El día arrancó con una visita a la bodega Familia Zuccardi, pero esta vez no para disfrutar de sus vinos sino para descubrir Pan & Oliva, el restaurante del área de olivicultura de la familia (www.aceitesvarietales.com). Allí nos esperó Miguel Zuccardi con su equipo para recorrer su almazara y revelarnos los secretos de la elaboración del aceite de oliva, sus características y degustación. Una vez en el restaurante participamos de una cata a ciegas de las diferentes variedades de aceites elaboradas por Zuccardi junto a una maravilloso tapeo del cual nos costó muchísimo despedirnos.
El almuerzo fue en otra de las Experiencias Distinguidas, en este caso el Molino La Tebaida (www.molinolatebaida.com) ubicado en el departamento de San Martin dentro del predio que alguna vez perteneció al Padre de la Patria. Allí fue la cocinera local Laura Palaiakis quien se encargó de los fuegos para ofrecernos un menú completo que incluía numerosos productos de la zona con el aceite de oliva como la vedette de sus platos. Para destacar, su helado de aceite de oliva que bien justifica adentrarse en las zonas rurales del Este mendocino.
Luego de recorrer algunos otros puntos de interés de la zona finalmente regresamos a la ciudad para la hora de la cena. El día concluiría en Anna Bistro (www.annabistro), en pleno centro de la capital provincial. Al llegar nos recibió Jerome Constant, un parisino instalado en Mendoza desde hace casi una década que como muchos otros llegó de visita para nunca mas marcharse. Antes de tomar asiento Constant nos llevó a descubrir su mas reciente creación, Brillant Savarin, un local instalado junto a su restaurante donde la clásica pastelería francesa es representada con exactitud para todos los mendocinos. Una vez de vuelta en Anna Bistro disfrutamos de un menú de carnes, pescados y diversos productos que explican por que se trata de uno de los locales elegidos para representar la oferta culinaria de calidad de la provincia. Lógicamente cada paso durante estas visitas fue acertadamente acompañado por buen vinos mendocinos, algo de lo que pronto les seguiremos contando.

 

Por Alejandro Iglesias (@AleIglesiasWine)