Un amante del vino debe tener…

Desde copas de tintos y blancos, hasta decanter y cava propia para disfrutar de esta noble bebida.

Compartir la nota

 

Por Verónica Gurisatti

Hoy en día, un amante del vino ya no se conforma sólo con beber un buen vino, sino que necesita entenderlo y tratarlo con un cuidado especial para apreciarlo mejor. Por eso, a lo largo de los años y al ritmo del mercado, los enófilos fueron perfeccionando sus accesorios y conocimientos para disfrutar del vino en todo su esplendor. Aquí, cuatro básicos que no le pueden faltar a un amante del vino de verdad.

Kit de aromas
Le Nez du Vin es un libro cofre con los aromas más característicos que se encuentran en los grandes vinos del mundo y fue creada por el famoso sommelier francés Jean Lenoir para entrenar la nariz. Tiene en su interior 54 frasquitos que son los principales aromas que se encuentran en los diferentes tipos de vinos y la idea es olerlos antes de empezar a catar para tener la nariz preparada y luego reconocerlos en los vinos. También trae un libro porque es como un juego educativo donde el primer paso es memorizar los aromas, el segundo tener un lenguaje fluido y el tercero, reconocerlos en el vino.

Copas de cristal
La calidad de las copas es tan importante como el vino y nada realza más la fruta de un Malbec, un Chardonnay o un Champagne que la nitidez y pureza de una copa de cristal. Su forma y su volumen influyen enormemente en nuestras sensaciones y por regla general, se usa para los espumantes la copa flauta (alta y estrecha), para los blancos una copa más pequeña que la de los tintos y para los tintos el copón sin ningún tipo de ornamentación. Las mejores marcas son Riedel (austríacas), Spiegelau (alemanas) y Bohemia (de República Checa) y entre las locales Vitalia y San Carlos, de precios más accesibles.

Decanter
Muchas veces nos preguntamos cuándo conviene decantar y cuándo no y esa decisión depende de nuestra experiencia, nuestros gustos y la rapidez con la que se vaya a consumir el vino, a veces es muy aconsejable y otras veces imprescindible. Por eso es importante tener en casa un decanter de vidrio o de cristal, ya que son ideales para tintos reservas con más de cinco años en botella, donde el vino mantiene además de una intensidad colorante alta, una buena estructura tánica. Con decantar media hora antes de consumirlo es suficiente y son muy pocos los que mejoran con aireaciones más largas.

Cava propia
Para llegar en las mejores condiciones al momento del descorche, es imprescindible guardar los vinos de la mejor manera posible y como a las botellas les gusta descansar a oscuras, acostadas, sin ruidos ni cambios bruscos de temperaturas, lo ideal es tener una cava climatizada en casa ya que mantienen la temperatura y la humedad constantes y controladas y la ventilación adecuada y también protegen a los vinos de los distintos olores que haya en el ambiente. Además ocupan poco lugar, son modernas, elegantes, estéticas y existen varias marcas nacionales e importadas.