Claves para entender los vinos

El lenguaje del vino ya no es el de antes conoce algunos términos imprescindibles para todo enófilo.

Compartir la nota

 

Cuando pensamos que saber qué eran los taninos alcanzaba para hablar de vinos la industria se despachó con nuevos términos que ningún enófilo puede dejar de dominar. Aquí te contamos cuales son los que debes sabes para quedar como un experto ante el mundo.

Por Alejandro Iglesias (@AleIglesiasWine)

 

Single Vineyard. Esta expresión en inglés se utiliza para los vinos elaborados a partir de un único viñedo. ¿Pero qué significa? Generalmente los vinos nacen de la habilidad de los enólogos de saber cómo combinar diferentes expresiones de terruños en busca de una identidad determinada. Para esto – pongamos de ejemplo un Malbec – suelen recurrir a frutos de diversos orígenes hasta lograr el equilibrio y expresión deseados en la botella. Es decir, están aquellos viñedos que aportan estructura, los que dan vivacidad, los que brindan color y así cada componente del corte aporta lo suyo. Podemos decir que aquel Malbec es un blend de viñedos. Pero los single vineyards son la expresión pura de un único viñedo que por sus atributos particulares se decide embotellar individualmente para así descubrir cuales son sus características y compartirlas con el consumidor. Se trata de viñedos donde los frutos logran una armonía y personalidad que los hace irrepetibles, una condición muy valiosa al hablar de vinos y que de este modo se puede registrar a lo largo del tiempo.

 

Field Blend. Aquí otro termino inglés bastante popular por estos días, ¿y qué significa? La traducción literal no sería la mas fácil de explicar por lo que conviene desarrollar cómo se elaboran estos vinos. Blend es el término que se utiliza para expresar el corte, es decir, la mezcla de cepas. Pero aquí no se busca sacar provecho de los atributos de cada componentes del corte sino la expresión de un terruño o viñedo donde conviven varias cepas. Esto suele suceder con los viñedos mas antiguos ya que los viticultores de entonces cada tantas hileras de una cepa intercalaban otra variedad a fin de buscar equilibrio. Incluso era muy popular mezclar cepas tintas con algunas blancas, algo que la viticultura moderna dejó de lado para retomar en los últimos años. De este modo a la hora de la vendimia se cosecha y elabora todo junto en los que se puede definir con un blend natural del viñedo. Es así que el resultado es un vino único que representa la identidad del viñedo y la mano del hombre que le dan vida. Podemos decir que se trata de un single vineyard donde no es importante la búsqueda varietal.

 

Calicata. En varias presentaciones este término es cada día mas utilizado. Se trata de la técnica que utiliza la viticultura para analizar e identificar la composición del suelo de los viñedos. Como sabemos el suelo es uno de los factores claves del terruño y saber su composición y origen permiten lograr mejores resultados en el cultivo. Por ejemplo, hay cepas que se adaptan mejor a los suelos arcillosos y otras a los rocosos y es justamente una calicata la forma de ver en detalle el tipo de suelo con el que se trabaja. Entonces, ¿qué es una calicata? Es una excavación donde se puede apreciar el corte del suelo, sus capas y componentes. Hoy son cada vez mas utilizadas ya que en muy poca distancia el tipo de composición puede varias notablemente y este es el modo de estudiarlo.

 

Aluvional. En la presentación de uno de sus nuevos vinos de alta gama, hace apenas unas semanas, Sebastián Zuccardi –enólogo jefe de Familia Zuccardi- explicaba que en Argentina así como hay diversidad de cepas también hay variedad de suelos. Eso sí, todos con un factor común: su origen aluvional. Este término hace referencia a cómo se formaron los suelos donde hoy se desarrolla la vitivinicultura en nuestro país, un fenómeno que tiene como protagonista a la Cordillera de los Andes. Básicamente este tipo de suelos se origina en las corrientes de los ríos que por erosión arrastran a su paso diversos materiales que cuando llegan al llano depositan en diversas capas. En el caso de Mendoza, los ríos responsables de la formación de suelos nacen en los deshielos en la alta montaña. Y desde allí traen consigo minerales y partículas que dan origen a los suelos en la llanura. Ahora, para comprender la diversidad de tipos de suelo es necesario tener en cuenta los millones de años desde la formación de la Cordillera, sus tipos rocosos, sus diferentes alturas y pendientes, y lógicamente los trazos que el agua ha desarrollado entre aquellos picos nevados y los viñedos. De este modo cada zona tiene una composición diferentes de sus suelos, según el río que hizo el aporte, con capas mas o menos rocosas, arcillosas, arenosas o limosas, que terminan siendo un factor determinante para el cultivo de la vid y la calidad de los vinos.

 

Calcáreo. Hasta aquí sabemos que la diversidad de los suelos de nuestro país se debe a cómo el agua durante los últimos miles de años ha ubicado cada componente que los conforma. Entre estos materiales generalmente se menciona arena, limo, arcilla y roca siendo una composición ideal para el cultivo de la vid cuando abundan las piedras en las primeras capas con una buena porción de arcilla. De este modo habrá buen drenaje del agua de riego y poca concentración de humedad. Pero en el mundo del vino hay una palabra mágica que da origen a grandes vinos y hoy es el sueño de muchos enólogos: suelos calcáreos. ¿Por qué? Estos suelos pobres, compuestos por carbonatos de calcio es donde el cultivo da como resultado uvas de importante acidez y una expresión muy original para nuestro país, ya que no son suelos que abunden en el paisaje vitícola. Es por esto que hoy se exclama con entusiasmo la presencia de “manchas calcáreas” en algunos viñedos mendocinos, especialmente en la zona Alta del Valle de Uco, donde los aluviones de otro tiempo depositaron grandes cantidades de compuestos calcáreos.