Alturas máximas

¿Cuál es la importancia de la altura en los viñedos argentinos y cómo influye en las distintas regiones productivas?

Compartir la nota





Por Verónica Gurisatti

La Argentina cuenta con viñedos a muy diferentes alturas, unos están casi al nivel del mar, otros a pocos metros sobre él y otros a más de 1000 metros sobre la Cordillera y como tiene un clima más cálido que otras zonas productivas como Borgoña, Rioja o Napa Valley (ya que está mucho más cerca del Ecuador) genera frutas más maduras y con mucha más azúcar en los granos, lo que se traduce en vinos de alcoholes altos y baja acidez.
Pero esto se puede corregir plantando viñedos en altura porque cada 100 metros que se asciende la temperatura desciende 1º C aproximadamente y así se logra una madurez de las uvas más equilibrada. Además, a medida que se asciende los suelos son más pobres y pedregosos y dan plantas menos vigorosas con uvas más concentradas, ya que la piel se vuelve más gruesa y eso genera una mayor concentración de aromas, estructura y color.
También la altura tiene la singularidad de tener una amplitud térmica extrema, es decir que durante el día la planta trabaja en un clima cálido que la ayuda a madurar y durante la noche, cuando la temperatura desciende, produce aromas y así conserva su frescura y acidez natural. Aquí, dónde están los viñedos más altos de cada provincia y qué uvas se cultivan.

Región noroeste
Salta: los Valles Calchaquíes agrupan varios terruños que van desde Payogasta (3111 msnm), Tacuil (2400 msnm), Colomé (2270 msnm), hasta Yacochuya (2000 msnm) y Cafayate (1683 msnm). La uva blanca típica de la región es el Torrontés y las tintas el Malbec y el Cabernet.

Catamarca: los valles vitivinícolas catamarqueños se dividen en dos zonas: las más favorecidas para las variedades finas son Santa María (1885 msnm) y Fiambalá, y tienen muy buen desarrollo el Cabernet Sauvignon, el Malbec y el Syrah.

La Rioja: en el Valle de Famatina (1672 msnm) el vino de La Rioja cosechó su mayor fama y gracias a las innovaciones tecnológicas de los últimos años el Torrontés se convirtió en el blanco de la región.

Jujuy: en la Quebrada de Humahuaca, a cinco kilómetros de Tilcara, en la región de Maimará se comenzaron a desarrollar vinos de alta gama a más de 2000 de altura. Se destacan el Malbec, el Syrah y el Cabernet Sauvignon.

Tucumán: el valle tucumano tiene muy buenas condiciones climáticas y de suelo para producir vinos de altura por eso en el Valle del Yokavil, a 15 kilómetros de Amaicha del Valle (2000 msnm) se plantaron viñedos de Torrontés, Cabernet Sauvignon, Malbec y Syrah prácticamente orgánicos.

Región centro-oeste
Mendoza: tiene la mayor cantidad de viñedos del país y se divide en tres grandes oasis: uno al Norte: Uspallata (2000 msnm), Tupungato (1557 msnm), El Peral (1557 msnm), Gualtallary (1200 msnm), La Consulta (1180 msnm), Los Árboles (1150 msnm), Vista Flores (1050 msnm), otro en el Centro: Vistalba (960 msnm), Mayor Drummond (950 msnm), Agrelo (940 msnm), Perdriel (936 msnm), Luján de Cuyo (918 msnm), Lunlunta (860 msnm), Russel (850 msnm), Carrodilla (820 msnm) y Maipú (790 msnm), y otro en el Sur: de San Rafael (650 msnm) a Villa Atuel (509 msnm).

San Juan: ocupa el segundo lugar en las estadísticas del vino argentino tanto en superficie de viñedos como en volumen de vino producido y tiene una sucesión de valles muy aptos que van desde Calingasta (1515 msnm), El Pedernal (1350 msnm), Ullúm (780 msnm) y Zonda (780 msnm), donde cultivan casi todas las variedades finas.

Región este
Buenos Aires: Coronel Suárez (228 msnm), Saldungaray (236 msnm) y Médanos (33 msnm) conforman una nueva región a 39º de latitud sur (igual que Neuquén) muy cerca del Océano Atlántico y al este de toda tradición vitivinícola, donde cultivan Malbec, Cabernet, Tannat, Chardonnay y Sauvignon Blanc y producen vinos oceánicos.

Córdoba: el valle de Traslasierra es una de las mejores regiones de la provincia para el cultivo de la vid y la producción de vinos. Actualmente hay viñedos con gran potencial en San Javier, Yacanto y Colonia Caroya (491 msnm) de pequeños productores.

Entre Ríos: los viñedos avanzan lentamente en las inmediaciones de la costa del Uruguay, especialmente en Colón (3 msnm) pero también en las cercanías de Paraná, las variedades cultivadas son Chardonnay, Malbec, Merlot, Cabernet, Tannat, Sangiovese y Syrah y toda la producción se destina a vinos de alta gama.

Región sur
Río Negro: ubicado en la confluencia de los ríos Limay y Neuquén, entre las ciudades de Villa Regina y Cipolletti, se destacan los Semillón, Chardonnay, Pinot Noir, Merlot, Malbec y Cabernet Franc. Los viñedos más antiguos están en Cipolletti (265 msnm) y General Roca (221 msnm).

Neuquén: en San Patricio del Chañar (360 msnm) las variedades que mejor se expresan son Malbec, Merlot, Cabernet, Pinot Noir, Chardonnay, Sauvignon Blanc y Semillón, como así lo demuestra la creciente producción de vinos de alta gama.

La Pampa: en 25 de Mayo (320 msnm), sobre la ribera del Río Colorado, surgieron hace años los primeros viñedos de la provincia y se empezaron a elaborar vinos de alta gama con las variedades Chardonnay, Sauvignon Blanc, Viognier, Syrah y Merlot.

Chubut: en El Hoyo (300 msnm), Valle de Epuyén al noroeste de Chubut, se encuentra el viñedo más austral de América y del mundo. Por su escasa altitud y microclima excepcional, es el valle más productivo de la zona y las variedades más cultivadas son Merlot, Pinot Noir, Chardonnay, Riesling y Gewürztraminer.