Hacedor de éxitos

Charlamos con Bernardo Bossi, enólogo de Casarena Bodegas y Viñedos

Compartir la nota





Casarena Bodegas y Viñedos es uno de los emprendimientos vitivinícolas más celebrados de los últimos años y hoy conocemos al artífice de sus vinos, Bernardo Bossi, miembro de una nueva generación de talentosos winemakers con una historia muy singular

Por Alejandro Iglesias, sommelier (@aleiglesiaswine)

Casarena y sus vinos no dejan de ocupar la primera plana de los medios especializados en vinos y gastronomía. Durante 2012 todos nos sorprendimos con sus creaciones, más tarde con la reinauguración de una antigua bodega y un restaurante único en los caminos del vino mendocino volverían al ruedo. Durante 2013 fueron varios los reconocimientos recibidos siendo el más importante el Trophy Regional de los Decanter World Wine Awards para su Casarena Single Vineyard Jamilla`s Vineyard Malbec 2011. Para conocer más del proyecto conversamos con su enólogo Bernardo Bossi.

Bernardo, la mayoría de los enólogos son nacidos en las provincias productoras pero ese no es tu caso, ¿Cómo te acercaste al vino y que te hizo decidir por la enología?

Soy nacido en Uruguay, de hecho mi familia, excepto mi padre que es rosarino, también lo es. Pase mi primera infancia en el paisito pero todos mis estudios los realicé ya en Rosario. Promediando el secundario, cerca de los 15 años de edad, se me despertó la necesidad de conocer sobre vinos, en estos primeros momentos sólo había algunos libros a cerca de este tema, más tarde, con la llegada de internet, pude interiorizarme mejor en este mundo. Al mismo tiempo comencé a tomar todo curso, cursito respecto al vino, hasta que llegué a la Escuela Superior de Arte Culinario de Rosario a estudiar Sommellerie, donde tuve como profesor a Esteban Clarich que tuvo un papel muy importante en mi decisión de ir “por todo” a Mendoza. Tal cual él me lo dijo, esto no me bastó y decidí ir a “revolver la sopa”. Entonces me inscribí en la Facultad de Enología Don Bosco.
Al mismo tiempo que cursaba ya había encontrado trabajo como analista en Bodega Los Toneles y en la misma bodega de la Facultad. Al culminar mis estudios tuve la gran oportunidad de entrar a otra Facultad, la bodega Catena Zapata ya que considero que allí obtuve mi principal formación y donde conocí y pude trabajar junto a dos bestias como Ale Vigil y el Alejandro el Colo Sejanovich.

Casarena es una de las nuevas bodegas que más ha dado que hablar en los últimos tiempos, ¿a qué lo atribuís?

Sin dudas a Marcelo Waldheim, gerente General de la empresa, supo formar un gran equipo de trabajo, y entre todos estamos dando palos a los reveces del contexto económico en el que hoy nos encontramos trabajando con absoluta libertad y profesionalismo.

¿Cuál es el estilo de vinos que te gusta elaborar en Casarena?

Mi premisa es siempre hacer vinos muy concentrados, pero súper bebibles. Donde esté bien presente el carácter frutal y varietal, pero también que la madera sea parte importante de la matriz lograda. Vinos que me gustan como consumidor que soy.

Acaban de recibir un importante distinción de Decanter, ¿imaginabas esto posible en para una bodega tan nueva?

Me sorprendió en términos de tiempo, pero si consideramos la materia prima con que contamos y el equipo de profesionales que tiene hoy Casarena en cada sector, era seguro que se lograrían cosas importantes.

¿Cómo fue estar presente en la ceremonia y como piensas que va a influir el premio para la bodega?

Realmente me considero nuevito en este mundo, por lo que compartir esa noche con personajes destacados de la vitivinicultura mundial fue un momento casi soñado. En lo personal no me obsesiono con las puntuaciones pero reconozco que para la bodega es una distinción muy importante que la posiciona de una mejor manera en los mercados internacionales.

¿Y qué significó para tu carrera?

Mi carrera es Casarena, y lo más importante para mí es hacer ricos vinos, este es mi único objetivo.

¿Qué novedades podemos esperar de Casarena?

Es condición sorprender siempre con algo nuevo, estilos diferentes, líneas nuevas, etc. Hoy estamos saliendo con unos vinos por encima de los Single Vineyard; un Malbec, un Cabernet Sauvignon y un blend donde realizamos una hermosa tarea en los viñedos, reconociendo suelos, sectores determinados de cada finca, etc. Creo que estos últimos productos van a ser bien representativos del arduo trabajo que se está llevando desde hace tiempo.

Además de vinos comenzaron a elaborar una sidra, ¿Cómo se les ocurrió?

Esto es algo que en realidad se viene buscando desde hace casi dos años. Aclaro que el proyecto es llevado por el cidermaker Juan Vallee y mi aporte fue la experiencia en la terminación del producto, con la determinación específica del perfil comercial.

Mi experiencia en espumosos champenoise fue el aporte a esta Sidra (fundamentalmente en el corte final, licor de tiraje y expedición, y toma de espuma) Rama Negra es una Sidra diferente a lo que conocemos en Argentina, 100% de manzana seleccionada, el 30% pasa por Barrica de Roble (donde antes estuvo nuestro Chardonnay) y luego 6 meses sobre borras. Una Sidra Champenoise que sin dudas será una sorpresa para este fin de año.