Vendimia 2014: Mendoza

Llega el mes de la vendimia, el momento ideal para visitar las regiones argentinas del vino.

Compartir la nota

 

Por Alejandro Iglesias, sommeleir (@AleIglesiasWine)

Con el inicio de la cosecha en los caminos del vino se viven los días mas especiales del año. Todo es emoción, alegrías y festejos por los nuevos vinos que comienzan a nacer. Todo esto hace que la época de vendimia sea ideal para visitar bodegas y descubrir sus secretos, recorrer las viñas y dejarse hipnotizar por los hermosos paisajes de las regiones vitícolas argentinas.

Como imaginamos que varios de ustedes estarán aprovechando estas fechas para visitar bodegas y viñedos es que les acercamos nuestras recomendaciones para pasar unos días inolvidables en Mendoza.

Por las bodegas. Como centro vitivinícola del país la provincia de Mendoza ofrece cientos de bodegas abiertas al público por lo que es importante tener en cuenta algunos aspectos antes iniciar los recorridos.
– Regiones. Mendoza cuenta con varias zonas vitivinícolas tanto en las cercanías de la capital como al este, oeste y sur de su geografía. Las bodegas mas cercanas a la capital provincial son las de Godoy Cruz, Maipú y Luján de Cuyo, dos áreas que permiten recorrer diversos establecimientos en una misma jornada y regresar al centro para reponer energías.
Por su parte el Valle de Uco, a poco mas de una hora de manejo, puede demandar todo un día o dos de visitas por lo que la recomendación es pasar la noche en la zona.
Mientras tanto San Rafael se ubica a unas tres horas en auto hacia el sur por lo que es necesario pasar al menos una noche para poder sacar provecho del viaje.
– Ubicación. Aunque todo parece cerca no es así. La distancia entre bodegas puede llevar mas tiempo del que imaginamos por lo tanto en la planificación lo ideal es no sobrecargar la agenda y combinar bodegas de mismas regiones.
– Horarios de atención y reserva. Es vital comunicarse con los establecimientos con anticipación mas aun si se desea almorzar o cenar en algunos de sus restaurantes. Son pocas las bodegas que abren sus puertas sin reserva.
– Consultar tarifas.Las bodegas ofrecen programas turísticos tanto pagos como gratuitos que pueden incluir o no degustación. Por lo tanto es recomendable consultar previamente para poder elegir aquellas que mejor se adapten a lo que buscamos.
– GPS. Para quienes van pro primera vez a la provincia es muy fácil perderse entre las rutas y calles internas de los caminos del vinos. Cualquier giro en falso puede demorarnos un buen rato hasta retomar el camino por lo tanto un GPS puede ser el copiloto ideal.

Godoy Cruz y Maipú. Los primeros pasos de la industria vínica mendocina se dieron en cercanías de la ciudad cuando mas allá de las bodegas solo había viñedos. Como testimonio de aquellos días en Godoy Cruz puede visitarse la bodega EscorihuelaGascón fundada en 1884.Aquí el visitante encontrará la clásica arquitectura de la primeras bodegas. Durante el recorrido es posible conocer todo el proceso de elaboración, sala de barricas y los toneles históricos. Para finalizar una degustación en el Bocha´s Bar invita al relax para cargar energías y seguir viaje. Si los sorprende el mediodía una buena opción es el restaurante Mallmann 1884, el primero en abrir sus puertas dentro de una bodega en nuestro país y comandado por el reconocido Francis Mallmann.
Pero quizás sea Familia Zuccardi el punto perfecto para detenerse a almorzar. Algo retirado del resto de las bodegas este establecimiento desarrolló una nutrida oferta de actividadesen su Casa del Visitante relacionadas a las labores en la viña, visita a la bodega, degustación y restaurante. Como si todo esta fuera poco también cuenta conun programa para turistas en su área de elaboración de aceites de oliva con restaurante incluido. Un verdadero hito de las caminos del vino mendocino.
A pocos minutos de comienza el departamento de Maipú donde existen grandes bodegas para visitar como Navarro Correas, La Rural con su Museo del Vino, Trapiche y las bodega boutique Tempus Alba donde cuentan con un espacio ideal para detenerse por un tapeo o una picada con vista a los viñedos.
Las visitas pueden completarse en algunas bodegas amigas de Bonvivir como Club Tapiz, Carinae, Viniterra o Benegas, todas en el extremo sur de Maipú.

Luján de Cuyo. Este departamento es considerado la Cuna del Malbec. Entre sus viñedos se encuentran algunos de los mas longevos de nuestra cepa nacional que dan origen a verdaderas joyas de la enología local.
Desde hace unas décadas muchas bodegas decidieron instalarse ensus viñas entre las que se encuentran varias de las mas importantes del país. Un dato a tener en cuenta ya que como mínimo se necesitan dos jornadas enteras para hacer un buen programa de visitas.
El desarrollo del enoturismo en esta región es de los mas interesantes de la provincia. Aquí casi todas las bodegas ofrecen programas de vendimia, paseos por los viñedos además de restaurantes de alto nivel .
El departamento se divide en zonas, todas muy importantes. De Norte a sur el recorrido debería ser Chacras de Coria, Vistalba, Perdriel y Agrelo.
Chacras de Coria en los últimos años se ha convertido en una de las zonas mas bonitas por su exquisito centro urbano con tiendas y restaurantes que la hacen una de las zonas trendy de la provincia. La bodega ícono aquí es Alta Vista cuyo edificio centenario totalmente restaurado ofrece una visita muy interesante.
En cercanías se encuentra el centro de Luján de Cuyo donde bodegas como Luigi Bosca y Foster esperan al visitante con interesantes propuestas mientras que en Lagardese suma un restaurante a tener en cuenta.
Ya en Vistalba los viñedos son protagonistas del recorrido y allí la bodega Vistaba de Carlos Pulenta junto a Kaiken del enólogo chileno Aurelio Montes son altos recomendados para quienes buscan buenos vinos. Algo mas adentrada en Vistalba en limite con Las Compuertas esta la bodega Durigutti/Lamadrid, cuyos vinos están entre los favoritos de nuestros socios. La visita es un recorrido de la bodega con diferentes propuestas de degustación de las líneas de cada marca.

Para un segundo día por las tierras de Luján de Cuyo lo ideal es comenzar por Perdriel donde establecimientos de la talla de Norton y Terrazas de los Andes conviven con bodegas mas pequeñas como Casarena, Achával Ferrer, AVE, Renacer y Cruzat. Una especie de dreamteam que hace difícil elegir cual si y cual no. La gastronomía es otro atractivo importante de Perdriel donde es posible encontrar platos típicos argentinos y regionales en el restaurante La Vid de Bodega Norton o un original menú asiático de la mano del chef coreano Mun Kim en su MUN@Casarena con una vista privilegiada de la Cordillera.

Luego el viaje puede continuar en Agrelo donde la modernidad de las bodegas impacta tanto como la omnipresencia del Cordón del Plata como fondo.
Un recorrido ideal lo ofrece la Ruta 7 que en pocos kilómetros de su extensión brinda acceso a una decena de bodegas con restaurante.
Hablamos de Dominio del Plata con su novedoso restaurante Osadía, Melipal, Bodega Séptima con su María Restó cuya terraza asegura una vista única de la Cordillera, Decero con un menú de lujo para el almuerzo y Ojo de Vino, la bodega de excéntrico DieterMeierque acaba de estrenar restaurante de cocina local.
Entre los atractivos de Agrelo no se puede dejar de mencionar la presencia de Catena Zapata con su bodega en forma de pirámide que es paso obligado para el turista o Bodegas Chandon, la gran champanera argentina que permite descubrir los secretos de las burbujas durante su recorrido.