¿Cuál es el paradigma del blend argentino?

Susana Balbo, la más famosa enóloga de la Argentina, nos cuenta cómo serán los vinos que vendrán

Compartir la nota

 

Por Verónica Gurisatti

 

Susana Balbo es la más reconocida y famosa enóloga de la Argentina y cuenta con más de treinta años de vitivinicultura en su haber. Fue Presidenta de Wines of Argentina durante varios períodos, tiene su propia bodega en Mendoza, Dominio del Plata y es asesora de numerosos proyectos en todo en país. Caminadora de mercados, innovadora y progresista con un gran reconocimiento internacional, su estilo es el vino elegante, fácil de beber, placentero y equilibrado. Aquí, nos habla sobre la enología moderna y cómo serán los vinos que vendrán.

 

¿Cuál es el paradigma del blend argentino?
El paradigma del blend argentino lo imagino como una gran expresión de fruta madura con muchos niveles de aromas que identifiquen claramente a los varietales involucrados. Con armonía, taninos firmes y dulces, colores profundos y vivos y un cuerpo elegante que acaricie los sentidos. Como cuando escuchamos una sinfonía perfectamente ejecutada, donde todos los instrumentos parecen uno sólo pero una atención más profunda nos permite identificar a cada uno.

 

¿Es lo mismo elaborar un blend que un varietal?
En la mayoría de los casos te diría que sí porque nuestro maravilloso terruño con su gran diversidad de microclimas (suelos, exposiciones a la luz del sol, etc.) permite que una misma variedad de uva cultivada a distintos niveles de altura desarrolle caracteres organolépticos muy diferentes, dándonos a los enólogos la posibilidad de usar esos componentes como si fueran distintas variedades y al final terminamos creando un vino que puede ser 100% varietal pero con la riqueza de matices de un blend.

 

¿Qué es lo más difícil?
Lo más difícil en ambos casos es tener la capacidad de identificar y lograr la sutileza de la complejidad, que en mi opinión no es lo mismo que concentración. Este último tipo de vinos es mucho de todo, sin cuidar especialmente el carácter de mostrarse sutil y diferente a medida que pasa el tiempo en la copa. Deben ser seductores, invitarnos a seguir probando para ver hasta donde son capaces de conmovernos.

 

¿Cuáles son las cepas tintas que mejor combinan entre sí y por qué?
No creo en patrones definidos o preexistentes. Cada año es un desafío y cada variedad tiene una expresión que depende de tantos factores que no podemos manejar. Te diría con absoluta convicción que lo que funcionó este año no necesariamente funcionará el que viene. Cuando pienso en un blend en el que quiero mostrar Mendoza y su enorme potencial seguramente la base será Malbec; si en cambio quiero mostrar lo fascinantes que pueden ser los Cabernet Sauvignon de Agrelo, seguramente esta variedad será la que domine. No existen recetas, es el enólogo y su equipo, o solo si no lo tiene, frente a sus hijos, sus vinos y qué es lo que quiere que ellos digan en su nombre.

 

¿Cuáles son los mejores blends tintos del mundo?
Luego de llevar más de treinta años haciendo vinos no creo tener la cultura suficiente para juzgar a todos los vinos del mundo. Hay grandes vinos en todas las regiones vitivinícolas y cada uno de ellos tiene su propio mensaje. Algunos me dicen más cosas que otros, son más seductores y pueden ser mis favoritos por algún tiempo, pero cuando conocés otros seguramente tendrán su capacidad de hacerte rendir ante sus encantos. Creo en esto de los gustos por los vinos somos como eternos adolescentes, vivimos cambiando de amor, buscando el amor perfecto.

 

¿Y los más innovadores?
También aplico lo anterior, depende de cuál es tu personalidad, si sos alguien muy estructurado y todos los días bebes sopa de pollo, te parecerá innovador un vino que hasta puede ser sencillo para otros. Hay infinitos ejemplos algunos con resultados más felices que otros, pero siempre es un tema de gustos personales, como el color de ojos.

 

¿Cuál es la tendencia mundial de consumo?
Lo que se ve es una declinación en el consumo de vinos de baja calidad y mucha cantidad, prefiriendo más calidad en menos ocasiones. Pienso que hay consumidores para todo tipo de vinos porque las tendencias están marcadas por la cultura, la gastronomía del país, el clima, las posibilidades económicas, la edad, la ocasión en que bebes, estación del año, etc. Si tenemos en cuenta todos esos factores, más los muchos que seguramente me estoy olvidando, no hay un patrón único de tendencia. Lo que es muy evidente es que deben ser vinos limpios, correctos en su relación precio-calidad, con mayor o menor complejidad de acuerdo al precio que has pagado por él. En definitiva, el patrón de tendencia está muy influenciado por la calidad que obtienes a un determinado precio, es decir, a satisfacción versus expectativa.