¿Qué es un Private Vineyard Estate?

Tener bodega y viñedos propios en Mendoza hoy es posible gracias a los Private Vineyard Estate.

Compartir la nota

 

Por Verónica Gurisatti

 

Un Private Vineyard Estate es un pequeño lote con todas las características de un viñedo tradicional pero reducido a una superficie de entre una y cinco hectáreas. Cada uno cuenta con un sistema de conducción (la mayoría espalderos), riego por goteo y, en algunos casos, válvulas manuales para poder hacer un seguimiento personalizado de pequeñas superficies o diferentes varietales. Además, en los lotes de más de dos hectáreas los propietarios pueden tener acceso a la infraestructura general del proyecto (agua, electricidad, etc.) para construir su vivienda propia.

 

Para el manejo del viñedo y la elaboración del vino ofrecen asesoramiento de profesionales como ingenieros agrónomos y enólogos y algunos brindan también asesoramiento legal, contable, impositivo y en todo lo relacionado con el Instituto Nacional de Vitivinicultura. Cada dueño puede trabajar su finca de la misma manera que lo hace un productor de gran escala y al compartir los recursos del agua, sistemas de riego, personal y profesionales tienen acceso a un nivel de calidad que sólo los grandes proyectos se pueden permitir, pero a un costo mucho más bajo del que tendrían si tuvieran que hacerse cargo en forma personal del mantenimiento.

 

Las bodegas están integradas al paisaje y rodeadas por los viñedos y cuentan con espacios para la producción con la más alta tecnología, áreas de elaboración, fermentación y conservación, tanques de acero inoxidable, sector de barricas, laboratorio y sala de degustaciones. Muchas tienen su hotel o resort con todas las comodidades para recibir a los huéspedes que quieran vivir la experiencia por unos días. Paralelamente los club house son el espacio común y el lugar de encuentro con los demás bodegueros con los que cuentan los propietarios del proyecto.

 

Algunos Private Vineyards incluso suman la posibilidad de hacer deportes en exclusivas canchas de golf rodeadas de viñedos o en sus propios campos de polo. Y hay muchos que también ofrecen el servicio de vinoterapia o spa en instalaciones especialmente construidas cerca del club house.

 

Además, la mayoría de los emprendimientos ofrecen la construcción del viñedo, lo que incluye desde el diseño, la selección de varietales y preparación del suelo, la instalación del sistema de riego, el sistema de conducción y la provisión de vides y su plantación. También el mantenimiento (riego, fertilizaciones, curaciones, deshojes, poda y cosecha) y la elaboración en infraestructura compartida con todos los servicios para una vinificación personalizada desde la recepción de la uva, la fermentación en tanques o barricas, la guarda, el embotellado y el etiquetado con todos los insumos incluidos y el asesoramiento constante de expertos.

 

Los más importantes de la Argentina están distribuidos en la provincia de Mendoza y el primero fue The Vines of Mendoza (Tunuyán) pero hoy hay más de diez, entre los que se destacan Tupungato Wine & Golf (Tupungato), Finca Los Amigos (Alto Agrelo), Santa María de los Andes (Alto Agrelo), Villa Dolce Vita (Tunuyán) y Los Andes Private Vineyard Estate (Alto Agrelo). La nacionalidad de los copropietarios suele ser diversa y si bien hay argentinos, los que más invierten en estos emprendimientos son de Brasil, Estados Unidos, Inglaterra y México.