Paul Hobbs

Es el enólogo norteamericano más importante del mundo, propietario de Viña Cobos y asesor de Bodega Riglos.

Compartir la nota





Por Verónica Gurisatti

 

Paul Hobbs nació en New York, tiene 59 años y fue uno de los primeros enólogos en convertirse en consultor independiente. Hizo famoso a Napa Valley en California con sus vinos del Nuevo Mundo, le dio fama mundial al Malbec argentino y ahora se focalizó en nuestro Cabernet Sauvignon. Su especialidad es identificar viñedos excepcionales y formar equipos de trabajo con los enólogos de cada lugar. Hoy viaja constantemente y produce vinos en Estados Unidos, Chile, Hungría y en nuestro país, al que llegó por primera vez convocado por Nicolás Catena hace 25 años. A esa altura ya tenía una larga experiencia: en 1991 fundó Paul Hobbs Winery, su bodega californiana y luego conoció a una joven pareja de enólogos argentinos, Andrea Marchiori y Luis Barraud y crearon Viña Cobos en Mendoza en 1997. Aquí, su opinión sobre la vitivinicultura en general y la evolución del mercado nacional.

 

¿Qué proyectos tiene actualmente en el país?
Tengo varias bodegas a las que asesoro como Riglos, Decero, Xumek y El Porvenir en Cafayate, y mucho trabajo con Viña Cobos, la bodega que tenemos junto Andrea Marchiori y Luis Barraud en Agrelo donde elaboramos vinos de alta gama con las marcas Cobos, Bramare y Felino. Pero a pesar de todo eso me quedan muchas más cosas por hacer, el mercado tiene enorme potencial de crecimiento.

 

¿Por qué eligió a la Argentina para invertir?
Porque me encanta hacer vino y me enamoré de este país hace muchos años atrás y no me equivoqué. El potencial de calidad que tienen los vinos argentinos es inmenso con condiciones climáticas únicas como amplitud térmica, altitud, suelos, clima seco, buena intensidad de luz y muchos viñedos antiguos de un promedio de ochenta años de edad que producen uvas de extraordinaria calidad.

 

¿Cuáles son los cambios más importantes que vio en la industria local en los últimos años?
Hubo tantos cambios que son imposibles de enumerar, desde la transformación agrícola con su crecimiento constante y sostenido de superficie cultivada, regiones productivas y calidad de las uvas hasta la tecnificación de las bodegas y el perfeccionamiento del uso de las barricas. Así nacieron vinos mucho más elegantes e integrados en los que predominan la fruta y la frescura y hoy casi no hay vinos con fallas, pero lo más importante fue el cambio cultural ya que antes se producían vinos masivos y sobremaduros y hoy tienen tanta calidad que compiten en el mercado internacional.

 

¿Qué piensa del Malbec?
Cuando llegué a Mendoza empecé a trabajar con el Chardonnay de Catena y no conocía al Malbec, sólo era conocido en Argentina y quedé tan sorprendido por su originalidad y potencial que lo llevé a EEUU y fue todo un éxito. Pero a pesar de ser la variedad de uva más trabajada todavía no llegó a su techo, recién se están empezando a desarrollar diferentes clones, nuevas zonas y microregiones, aunque ya es reconocido en todo el mundo y está en su mejor momento.

 

¿Puede el Cabernet estar a la altura del Malbec?
Llevar al Cabernet al nivel del Malbec es un proceso largo y complejo que se va a lograr a través de años de trabajo intenso, ya que hay que saberlo trabajar y aunque eso va a llevar mucho tiempo hay grandes expectativas para su desarrollo. Bordeaux y California son los dos lugares más reconocidos del mundo en producir Cabernet y Argentina va a estar al mismo nivel. No estamos tan cerca de eso hoy porque todavía son pocos los productores que están trabajando en Cabernet de calidad pero eso lentamente está cambiando.

 

¿Cuáles son las últimas tendencias en el mundo?
La tendencia general es elaborar vinos cada vez más fáciles de beber, con menos alcohol, mayor acidez y frescura, más suaves que concentrados pero sobre todo ricos. El equilibrio, la elegancia y la complejidad se valoran cada vez más, igual que el precio y la calidad. Otra tendencia mundial es el estudio cada vez más profundo de los diferentes terroirs para lograr vinos con mayor identidad.