Factores geográficos

¿De qué manera influyen los factores como latitud, microclima y altitud en los viñedos argentinos?

Compartir la nota





Por Verónica Gurisatti

 

Son muchos los factores que influyen en los viñedos que producen vinos de calidad, desde las características propias de cada uva como el Chardonnay, el Torrontés, el Malbec o el Cabernet Sauvignon pasando por el tipo de suelo, la naturaleza del terroir, el microclima con sus temperaturas máximas y mínimas, las lluvias y la luminosidad hasta la amplitud térmica, la latitud y la altitud sobre el nivel del mar. También la mano del hombre con las distintas técnicas de vinificar (maceraciones, trasiegos, pisages, delestages), condiciones de almacenamiento (tanques, piletas, barricas, huevos), tiempo de crianza y estiba, etc. Aquí, cuáles son los factores geográficos que más influyen en los viñedos y en los vinos.

 

La latitud
Para el desarrollo de la vitivinicultura y la producción de vinos de calidad existen ciertos límites geográficos. Todos los grandes terruños del mundo están ubicados entre los 30 y los 50 grados de latitud, tanto en el hemisferio norte como en el sur, con algunas excepciones. En estas latitudes el clima es templado permitiendo que las uvas lleguen a su punto de madurez.

 

El clima
En zonas frías y húmedas, las elevadas lluvias impiden la total maduración de las uvas dando vinos bajos de grado y altos de acidez. Por otro lado, una misma variedad puede dar características distintas si hay cambios notables en el clima. En Argentina todas las variedades de ciclo corto o largo alcanzan la madurez aunque en zonas más lluviosas pierden potencia aromática.

 

La amplitud térmica
En los viñedos de calidad la amplitud térmica es fundamental, mucho sol durante el día y bajas temperaturas por la noche. Esta importante variación facilita en las uvas la formación de sustancias aromáticas, de los pigmentos responsables del color y de los componentes que darán la estructura. El resultado son vinos de aromas complejos, muy buen color y gran cuerpo.

 

El suelo
La vid necesita suelos pobres en materia orgánica, sueltos y profundos para que las raíces crezcan con facilidad y el agua escurra sin dificultad. También son muy importantes los componentes geológicos de la tierra, por eso en los suelos debe predominar la arcilla y la piedra caliza con alguna presencia de arena, gravas y material de origen volcánico.

 

La altitud
En la Argentina es un factor muy importante ya que la mayoría de los viñedos se encuentran entre los 350 y 2.300 metros sobre el nivel del mar. A mayor altitud aumenta la amplitud térmica y mejora la radiación solar, favoreciendo la maduración lenta. Las zonas más altas tienen muy buenas condiciones de sanidad por lo que producen materia prima de muy buena calidad.