Cómo nos fue con Parker en 2015

Se conocieron las clasificaciones del medio de Robert Parker Jr y te contamos cómo le fue a los vinos locales.

Compartir la nota

Alejandro Iglesias

 

Cada año la industria vínica local espera ansiosa la publicación de los puntajes Wine Advocate. Los antecedentes dejados por los enviados anteriores del medio más influyente del planeta, Jay Miller y Neal Martin, siempre hicieron suponer que los 100 puntos no eran una quimera para la enología local. Sin embargo el puntaje perfecto se hace esperar, aunque este año anduvo cerca: la clasificación más alta fue de 98 puntos.

 

Luis Gutiérrez, un español experto en el arte de la cata y los puntajes, es el encargado de calificar nuestras etiquetas. Este nuevo emisario de Parker visitó por segunda vez el país y esta vez fue más allá de Mendoza. Sus puntajes, como suele suceder con estos ranking, fueron motivo de festejos y polémicas. Pero el dato a destacar es que Argentina nunca tuvo tanto vinos por encima de los 90 puntos como en esta oportunidad, más de 400.

 

Además, a diferencias de los enviados anteriores, Gutiérrez se mostró más interesado en conocer el ADN del vino argentino. Visitó Salta y Patagonia, además de Mendoza.

 

Más allá de las opiniones que su trabajo pueda generar quedó claro que Gutiérrez se mueve, escucha y aprende. Algo que se puede comprobar en su informe de cuarenta páginas (Argetina 2015, one step beyond) donde profundiza acerca de las regiones argentinas, la actualidad de la industria y quiénes son, para él, los enólogos a seguir de cerca.

 

Que calificó.

Gutiérrez valora los vinos de terruño por sobre los de enólogos. Es decir, disfruta cuando la esencia de cada región llega a la botella y “penaliza” aquellos vinos donde la mano del enólogo desvirtúa dicha expresión. En este sentido aseguró que “el potencial para los 100 puntos, ahora hay que llevarlo a la botella”.
Quienes celebran la publicación de sus puntajes ven en su labor un reconocimiento a la historia, los terruños y el esfuerzo de los enólogos y agrónomos por demostrar que puede dar cada región. De la otra vereda los que no se sintieron cómodos con los puntajes opinan que su visión del vino y forma de pensar esta unos años adelantada para el mercado local y que el grueso del vino argentino quizás no va a ubicar dentro de sus preferencias.
Como siempre hay ganadores y menos ganadores, por que no se puede hablar de perdedores a partir de estos puntajes. A fin de cuentas es la visión de una persona. Un paladar con mucho poder sobre el mercado, pero un paladar, muy entrado de hecho, al fin.

 

En lo más alto.

Nuevamente los vinos de Catena Zapata, responsabilidad del enólogo Alejandro Vigil, dominaron el top ten de Wine Advocate. Cuatro etiquetas de la bodega de la pirámide se ubicaron entre las diez mejor puntuadas. El puntaje mayor fue 98 para dos vinos, Gran Enemigo Gualtallary y Catena Zapata Adrianna Vineyard, ambos de la cosecha 2011. Además se destacaron Sebastián Zuccardi con los vinos de la bodega familiar, Alejandro Sejanovich, Hans VInding-Diers y Edgardo del Popolo.

 

Curiosidades.

Llama la atención la gran presencia de vinos blancos con altos puntajes. Mientras que muchas otros expertos insisten en que Argentina se debe enfocar en los tintos, Gutiérrez no dudó en ubicar a un Chardonnay como el tercer vino mejor rankeado. Para el Torrontés también tuvo un guiño, por ejemplo, al de Bodega Tacuil le asignó 93. Además valoró varias otras cepas además del Malbec y la vedette del momento, Cabernet Franc. “Esto no se trata de seguir recetas, los buenos vinos son los que te permite hacer el lugar”, comentó al respecto.

 

Gutiérrez mano a mano.

Este español es accesible e informal y eso nos permitió en alguna ocasión sentarnos a charlar con él. Estas son algunas de sus frases que más nos interesaron.

 

“El secreto del vino es que no hay secretos. Lo importante es no seguir formulas y elaborar los vinos cómo cada región te lo permite. No se trata de bajos alcoholes, más o menos madera, sino de el equilibro del origen”.

 

“Argentina va camino a romper el estereotipo Malbec/Mendoza. Para esto es importante contar la historia de cada vino, decir de dónde son, hablar de la diversidad que el país ofrece”.

 

“En el mundo hay muchos vinos buenos, el verdadero peligro es que cada vez se bebe menos. No hay que asustar a los consumidores comunicando el vino como una ciencia oculta o un producto para pocos. Si crece el consumo ganamos todos. Eso es más importante que uno puntaje.”

 

“El Torrontés representa una ventaja competitiva para Argentina. Es la única uva local y eso es identidad. Además es una cepa blanca que permite elaborar vinos gastronómicos y esta vez además comprobé que puede añejar muy bien”.

 

“Un vino de cien puntos es debe ser extraordinario. Tener una conjunción de cosas que me aceleren el corazón. Va mas allá de todo lo racional o técnico.”

 

“Los enólogos y los bodegueros deben preocuparse menos por los puntajes. Si el foco es satisfacer a un paladar se pierde la esencia del lugar y de la historia. A mi me gustan los vinos con personalidad, no los commodity que buscar puntuar alto”.

 

Este fue el top ten según Luis Gutiérrez:

 

98 puntos Gran Enemigo Single Vineyard Gualtallary Cabernet Franc 2011
98 puntos Catena Zapata Adrianna Vineyard Malbec 2011
97 puntos Catena Zapata White Bones Chardonnay 2011
97 puntos Noemía 2013
97 puntos Per Se La Craie 2013
97 puntos Achaval Ferrer Malbec Finca Altamira 2013
97 puntos Zuccardi Finca Piedra Infinita 2013
96 puntos Zuccardi Finca Canal Uco 2013
96 puntos Achaval Ferrer Malbec Finca el Mirador 2013
96 puntos Per Se Jubileus 2013
96 puntos Colomé Altura Máxima Malbec 2012
96 puntos Chacra Treinta y Dos 2013
96 puntos Vivo o Muerto Gualtallary 2013
96 puntos Chachingo Legend Los Valientes 2013
96 puntos Catena Zapata White Stones Chardonnay 2011