Decir Finca Las Nubes, es decir Cabernet-Malbec

José Luis Mounier, enólogo y propietario de Bodega Finca Las Nubes, habla de los vinos de altura y las nuevas tendencias.

Compartir la nota

 

Por Verónica Gurisatti

 

José Luis Mounier es un hacedor de muchas grandes etiquetas argentinas, entre ellas las de su propia producción. Callado y reservado como pocos, es muy admirado y respetado por sus vinos. Si bien nació en Mendoza, eligió para vivir los Valles Calchaquíes desde hace varias décadas. En 1987 trabajó en Bodegas Etchart junto a Jorge Riccitelli y Michel Rolland y participó en la elaboración del Arnaldo B 1994. En esa época empezó a crear su pequeño proyecto personal en El Divisadero (Cafayate), donde plantó veinticinco hectáreas de viñedos y junto a ellos construyó su casa y su bodega. Hoy, además de tener su bodega familiar Finca Las Nubes, asesora a las bodegas Quara, Tukma, Viñas en Flor y también en las vinificaciones en Cafayate de Dominio del Plata, Zuccardi y Catena. Aquí, habla sobre los vinos de altura y la vitivinicultura actual.

 

¿Qué es lo que más te gusta de producir vinos?

Vivir desde el viñedo el proceso de vinificación y por supuesto la evolución de los vinos y la degustación.

 

¿Los vinos de altura tienen algún denominador común, más allá de la variedad?

Sí, la influencia de la altura nos da amplitud térmica y abundante sol con grandes índices de rayos uv, por eso la planta para protegerse pone en funcionamiento un sistema que permite una mayor síntesis de colores, aromas y sabores, siendo vinos con gran expresión varietal, personalidad y tipicidad del terroir. Por ejemplo, los tintos de altura tienen una mayor concentración de resveratrol, que es un gran antioxidante.

 

¿Qué características distintivas tiene Finca Las Nubes Cabernet Sauvignon Malbec?

Decir Finca Las Nubes, es decir Cabernet-Malbec, el Cabernet Sauvignon cafayateño es muy típico y con gran expresión varietal y ese 20% de Malbec refuerza su color y volumen haciéndolo un vino más jugoso, completo y equilibrado.

 

¿Cómo serán los vinos que tomemos en el 2020? ¿Hay alguna tendencia en estilos?

Hoy se está trabajando cada vez más en una vitivinicultura de precisión, más finita, con una tendencia a vinos ricos, de buen color, frutados, frescos y que expresen francamente las características del terroir. No vinos pesados ni muy alcohólicos, pero si complejos y elegantes.

 

¿Los vinos concentrados y de alto impacto fueron una moda o son una tendencia?

Creo que más que una moda fue una etapa que acompañó a los cambios de la vitivinicultura argentina a partir de los años 90, buen trabajo en la viña, tecnología de vinificación moderna, correctas líneas de embotellado y conservación acondicionada fueron los aportes más importantes en ese cambio, donde aprendimos a elaborar ese tipo de vinos y pudimos evaluar el potencial de cada región y varietal. Ahora se viene el alto profesionalismo en la búsqueda de vinos de nivel internacional, complejos y elegantes.

 

¿Qué pronóstico tenés para la cosecha 2016?

En la zona en general hay una baja importante en la producción, pero con una gran calidad de la fruta. La madurez es muy lenta, con alcoholes moderados, muy buen color, vinos frescos y frutados. En síntesis creo que será una muy buena vendimia.

 

Hoy se habla mucho de la tipicidad ¿Qué pensás de los nuevos terruños?

Creo que es muy importante para los tiempos que vienen, como en todas las cosas a pesar de la coyuntura, debemos aprender a trabajar con desafíos a largo plazo pensando en las generaciones futuras insertadas en este maravilloso país. Debemos seguir trabajando en esa línea y evitar en lo posible la estandarización.

 

¿La DOC en la Argentina puede ser una realidad o es una utopía?

Creo que primero debemos poner esa sigla en nuestra mente y poder trabajar profesionalmente cada uno defendiendo una zona o micro zona, si lo logramos no es necesaria una  reglamentación, llevará más tiempo con menos rigor, pero iremos más lejos con pasos firmes.

 

¿Qué crees que piensa un consumidor al comprar un vino de tu autoría?

Debería pensar que son vinos de pocos volúmenes, elaborados por una persona conocedora del lugar que busca extraer de su viñedo lo mejor que la naturaleza le da cada año, donde el trabajo es tenaz, apasionado y responsable.

 

¿Qué es más importante para un productor de vinos, el mercado interno o el mundo?

Lo ideal es un equilibrio, ya que las reglas cambian periódicamente y la actividad debe ser sustentable para que pueda mantenerse y poder crecer, no sólo en volumen sino también en prestigio y poder cada año afianzarse más.