ABC Malbec: su sabor según la región

Cada zona del país ofrece un perfil para nuestro varietal insignia. Descubrí que Malbec hay en cada rincón del país.

Compartir la nota

 

Los vinos de malbec no son todos iguales. Más allá de los estilos que desarrolle cada bodega el origen se impone. Recorramos que ofrece cada región vitivinícola donde se la cultiva y cómo el clima, el entorno y demás factores definen su expresión.

 

Un repaso. Nunca esta de más recordar que Malbec es un varietal tinto de ciclo largo y que se caracteriza por su importante poder colorante y concentración de fenoles. Por esto mismo el terroir argentino le vino como anillo al dedo. En nuestro país, las regiones vitícolas se encuentran mayormente emplazadas sobre amplias extensiones desérticas y áridas. Dos factores diferenciales son el clima seco y la exposición solar que gracias a la altura de montaña asegura luminosidad. En conclusión, este combo de factores asegura la maduración de los racimos de Malbec y que sus vinos desplieguen colores violáceos profundos, la aromática típica que entremezcla violetas y frutos rojos y un paladar jugoso, de buen sabor frutal y textura amable.

Sin embargo, dentro de esta definición sensorial del Malbec hay lugar para los matices que imprime cada micro terroir.

 

Un paseo por Europa. En su terruño natal, Cahors, sus vinos son muy diferentes a los que se elaboran en Argentina. Es básicamente el terroir la diferencia. En el sudoeste francés los resultados son vinos más firmes, intensos y tánicos. La explicación es que el clima es más fresco y húmedo y además esta la influencia del rio Lot a cuyo margen se encuentran las vides es una fuente de frío. Los suelos son variados y hay algunos zonas calcáreas que aseguran la mejor calidad. De todos modos los tintos de Cahors se destacan por su robustez, color profundo e importante acidez. La crianza suele ser prolongad lo que intensifica aun mas su carácter.

 

Mendoza, el reino del Malbec. Nueve de cada diez botellas de Malbec provienen de Mendoza. Sin embargo no podemos decir que todos los Malbec mendocinos sean iguales. En la principal provincia vitícola del país las hectáreas de Malbec se distribuyen  en sus cuatro oasis productivos y a la vez cada uno cuenta con zonas que ofrecen estilos propios y matices.

 

Luján de Cuyo.Es el bastión histórico del Malbec y sus frutos fueron los que llevaron a los vinos argentinos al estrellato durante las ultimas dos décadas. El perfil de sus Malbec es tradicional con buena definición frutal donde las ciruelas negras se encuentran frescas y maduras junto a tonos florales y a veces cierto fondo cítrico, como de cascara seca de naranja. En boca son de los mas jugosos y redondos además de envolventes y prolongados. Sin embargo vale destacar algunas microrregiones de Lujan de Cuyo como Vistalba que al ser la de mayor altura, alrededor de los 1000 metros sobre el nivel del mar, asegura mas frescura. En Agrelo los suelos más profundos ofrecen un paladar jugoso y carnoso mientras que Perdriel logra una expresión lineal que suma algo de frutos negros y tonos balsámicos.

 

Maipú.Su lugar en la historia del Malbec es tan importante como el de Luján de Cuyo, de hecho entre ambas regiones conforman la denominada Primera Zona para el vino argentino. Dentro de sus límites se destacan Lunlunta y Barrancas, dos sub zonas ubicadas sobre el río Mendoza. Algo más cálido que Luján, Maipú se vale de un clima frío por la noche que llega por el lecho del río seco. Los suelos son profundo con presencia de piedras de mediano porte, arcilla y arena. Esto define un estilo elegante y sobrio para sus vinos con expresión equilibrada que seduce a los paladares clásicos. Sus taninos son redondos y amables y en medio de boca quedan secos y fluidos.

 

La diversidad del Valle de Uco.Esta zona está compuesta por tres departamentos que albergan distintos micro terroirs. La clave es la altura y la cercanía a la montaña ya que sus viñedos se ubican entre los 900 y 1500 metros sobre el nivel del mar. Tupungato cuenta con los viñedos de más altura y asegura el clima más fresco, es por esto mismo que sus Malbec son los más vivaces y frescos además de intensos y carnosos. Entre sus aromas siempre se destaca el perfil frutal que recuerda a ciruelas, moras y arándanos.

En Tunuyán, donde los viñedos se ubican entre los 1000 y 1300 metros, se aprecia un trazo herbal y floral nítido en sus Malbec además de buena concentración y acidez.

El último departamento es San Carlos donde se encuentran Altamira y La Consulta, dos zonas de las que se habla mucho últimamente. En Altamira los suelos son muy heterogéneos debido al lecho del rio Tunuyán. Allí las proporciones de  limo, grava, arena, piedra y calcáreo. Por esto mismo los vinos son hiper frutales en su expresión pero con buena estructura y color muy profundo. Mientras tanto, en La Consulta los suelos son más profundos y arenosos esto determina su expresión frutal elevada a la que suma dejos florales y de hierbas aromáticas junto a paladar siempre jugosos y envolvente de taninos sutiles.

 

San Rafael.Se trata del oasis sur donde el clima es más fresco y los viñedos se emplazan a una altura que puede rozar los 800 metros. Por la lejanía con la montaña sus suelos son profundo y con abundante presencia de arena y arcilla, es decir, materiales mas finos. Por esto mismo sus Malbec son frutales, con acidez marcada pero voluminosos en boca con taninos firmes y final medio.

 

San Juan y La Rioja, los Malbec del sol. Los viñedos de esta provincia son considerados los mas cálidos del país. Esta característica hace que cada año la vendimia comience primero en sus regiones ya que es donde primero maduran las uvas. En San Juan, su sistema de valle con alturas hasta los 800 metros con noches frescas y suelos de materiales finos ofrece un estilo de Malbec súper frutal y de paladar etéreo, muy ligero. En general se trata de tintos que se beben fácil y que imprimen cierto dejo dulzón.

En La Rioja al altura de los viñedos, hasta 1000 metros, da más carácter y vigor al Malbec que además siempre luce colores violáceos casi negros. Aromáticamente dominan los frutos frescos con dejos de bayas.

 

Noroeste, el carácter de la altura. En las provincias de Salta, Catamarca y Tucumán se elaboran los Malbec más intensos y profundos. Aquí el clima extremo de montaña, con jornadas muy calurosas en verano y noches frescas, ofrece una amplitud térmica que puede llegar a los 20 grados. Esto hace que las uvas concentren buenos aromas frutales que recuerda a las ciruelas maduras pero también tonos especiados como pimienta y morrón verde. Siempre se destacan por el paladar carnosos y los taninos firmes, aun luego del añejamiento en botella. Son los Malbec de mayor altura ya que los viñedos se ubican a partir de los 1600 metros hasta los 3000.

 

Patagonia, aromas negros y sutilezas. Río Negro y Neuquén aportan estilo muy diferentes al Malbec. En el caso de Río Negro los suelos son arcillosos y arenosos lo que define buena estructura mientras que el clima moderado asegura acidez para dar fluidez y frescura. Entre los aromas se destacan los frutos frescos como moras y frambuesas, también las notas de ciruelas y un fondo balsámico. En San Patricio del Chañar, epicentro de la vitivinicultura neuquina, los vientos y el clima seco hacen que las uvas desarrollen un hollejo grueso que se traduce en estructura, color y taninos firmes. Por esto mismo los Malbec de Neuquén suelen ser profundos, musculosos y largos.