Espumantes, un mundo de sabores

En el mercado conviven diferentes estilos de espumosos. Cada uno propone un sabor ideal según la ocasión. Los hay para acompañar comidas, otros exclusivos para el brindis y para disfrutar en cocteles. Conocé cuál descorchar en cada oportunidad.

Compartir la nota

Hablar de espumosos ya no solo es referirse a la noche de navidad o alguna despedida de año. Finalmente estos vinos trascendieron las épocas festivas para llenar las copas durante los doce meses del año. Todo esto gracias a que demostraron que no solo sirven para chocar las copas sino también para acompañar diversas gastronomías y momentos. La explicación para este cambio de habito está en que las bodegas se propusieron demostrar que cada estilo de burbujas tiene un carácter propio que amerita un momento o maridaje. No todas las burbujas son iguales y la clave principal esta en el licor de expedición que sentencia su sabor final.
Licor de expedición. Así como el sabor de un buen plato se define con la última pisca de sal, el carácter de un espumoso depende del licor que se le agrega antes del taponado final. Se trata del licor de expedición, una especie de pócima secreta que cada enólogo diseña a su antojo de acuerdo a la identidad que quiere dar a su botellas. Si bien nadie devela sus secretos es sabido que pueden estar compuestos de vinos reserva, destilados e infinidad de componentes. El uso de estos licores tiene su origen en la necesidad de los enólogos de equilibrar el sabor final de estos vinos que nacen a partir de vinos bases con un alto nivel de acidez que siglos atrás los consumidores no toleraban. Para convertir a sus vinos en tragos realmente agradables, los primeros champañeros decidieron “edulcorar” sus vinos para redondear el sabor y así convertirlo en productos más fáciles de beber. Con los años comprendieron que este licor les permitían diferenciar sus productos de los de la competencia y gracias a eso aparecieron diversos estilos que van desde los muy secos hasta los más dulzones.
Nature. Se trata de la categoría más seca de espumosos, menos de 3 gramos de azúcar residual por litro, y su nombre deriva del nivele natural de azúcar, residual, que contiene el vino al terminar la toma de espuma. Sin embargo, los winemakers le agregan un licor de expedición que ayuda a corregir la acidez y redondear textura. Por su carácter son ideales como aperitivos en compañía de bocados pequeños o finger food. Además por su acidez suelen estimular el apetito, motivo que los ubica siempre en el comienzo de los menú.

 

Descubri más del mundo de las Burbujas en este link.

 

Extra Brut. Es el estilo más difundido en nuestro país y pueden contener hasta 11 gramos de azúcar residual por litro. Lógicamente adicionados en el licor de expedición. Son versátiles tanto a la hora e pensar en situaciones de consumo como maridajes. Los brindis, la sobremesa y los clásicos turrones, pan dulce y frutos secos siempre le hacen justicia. Pero también son buenos compañeros de platos a base de pesacados, carnes blancas y la hora del brunch.

Demi Sec. Si bien no son los más promocionados son una categoría con muchos adeptos. A diferencia de lo que muchos piensan no son semi secos sino mas bien semi dulces. Su gramaje de dulzor final se ubica entre los 15 y 40 gramos por litro y si bien muchos insisten en decir que los espumosos por definición son secos, estudios hechos a botellas centenarias de champagne dan cuenta que el estilo más popular en sus orígenes era el demi sec. En la mesa pueden acompañar postres pero también son ideales para preparar cocteles.

Dulces. La categoría que más ha crecido en los últimos años claramente busca conquistar a los paladares que prefieren evitar la acidez elevada típica de los espumosos. En verano son los mejores compañeros para cremas heladas y postres con frutas frescas y mousses. Siempre contiene más de 40 gramos de azúcar por litro.

 

“Argentina puede convertirse en un fuerte jugador del mercado mundial de las burbujas”

 

Rosé. Los vinos rosados lograron instalarse en la mente de muchos consumidores como productos de calidad. Pero son pocos los que saben que en la principales regiones productoras de burbujas los rosados son considerados la versión más exquisita de los espumosos. En nuestro país el estilo esta en ascenso ya sea a base de Pinot Noir o Malbec. La composición que les da vida los convierte en vinos muy versátiles, expresivos e intensos que pueden disfrutarse durante un coctel o en compañía de carnes como fiambres, jamones, carpaccio o salmón ahumado.

Ice, ice… Estos espumosos son una nueva categoría que crece a paso firme en el mundo y se instalan entre lo vinos más consumidos por los jóvenes. ¿qué los hace diferentes? Por un lado son levemente dulces y la presión dentro de las botellas es más baja que en las de los espumosos tradicionales. De este modo se les puede agregar hielo y algunos ingredientes como cascaras de cítricos, rodajas de pepino, albahaca y hierbas aromáticas para disfrutarlos como cocteles muy fáciles de elaborar.

Así como el sabor de un buen plato se define con la última pisca de sal, el carácter de un espumoso depende del licor que se le agrega antes del taponado final.