Cuáles son los vinos ideales para el verano

En esta época no puede faltar en la heladera una botella de blanco, espumoso o rosado.

Compartir la nota

El verano nos llena de energía. Los días más largos, las noche templadas, todo conspira para tomarnos unos minutos para descorchar un rico vino y hacer una pausa. No importa si estamos de vacaciones o en la ciudad. No hay excusas para dejar pasar la oportunidad de una copa gélida y refrescante.

 

Por esto mismo es la época en que no puede faltar en la heladera una botella de blanco, espumoso o rosado. Hoy te contamos cuáles aprovechar y por qué. Además te sugerimos que aproveches los combos promocionales en nuestra tienda on line para que el verano sea a puro brindis.

 

Chardonnay. Hasta hace un tiempo estos vinos eran ideales para los fundamentalistas de los blancos por su volumen e intensidad. Siguiendo la receta californiana, que implica fermentación y crianza en roble, los Chardo argentinos quedaban golosos y sucrosos, incluso había que servirlos a 10 u 11 grados para que el roble no moleste. Hoy su elaboración apunta a vinos etéreos donde el volumen lo da la crianza sobre levaduras. De este modo son vinos que cumplen de maravillas en verano con platos de estación. Un clásico argentino es rabas y Chardonnay, idealmente como estos.

 

Torrontés. Para muchos es un vino pensado para los días calurosos. Por su aromática penetrante se los puede enfriar mas de la cuenta sin riesgo de sacrificar su expresión. Incluso hay quienes lo prefieren con hielo, un sacrilegio que nos podemos permitir cuando el termómetro supera los 30 grados. También es bueno para armar clericó y algunos cocteles. Conviene buscar aquellos que vienen de climas cálidos como San Juan y Salta. El sol siempre le imprime buen carácter, además van de maravilla con empanadas y achuras como es el caso del Festivo de Bodega Monteviejo. Incluso la temporada estival es la indicada para disfrutar de algunos Torrontés espumosos como estos.

 

Sauvignon Blanc. La expresión cítrica y tropical de este blanco es de las más acertadas para la hora del aperitivo. Si la postal que tenemos frente es el mar mucho mejor. Puede acompañarse de quesos tipo camembert o brie, patés y algunas frituras de mar como cornalitos o chipirones.

 

Viognier. Entre los blancos, estos vinos son una escala entre la ligereza del Sauvignon y la suntuosidad del Chardonnay, por esto mismo es una cepa que da lugar a vinos gastronómicos y versátiles que bien acompañan carnes blancas y pesca cuando se trata de filetes carnosos. También se lleva con mariscos y frutos de mar. Un clásico es el de Escorihuela Gascón.

 

Espumosos. Las burbujas son aliadas del paladar en los días calurosos. La efervescencia siempre intensifica la frescura por lo que una copa de espumante cualquier tarde de verano es una verdadera caricia al paladar. Lo más conveniente es buscar los más secos, nature, brut y extra brut y acompañarlos de appetizers o con la simpleza de unas tostadas con quesos untables o patés. A veces lo más sencillo es el mayor de los lujos. Obvio que si se tiene a mano algunos mariscos o frutos de mar mucho mejor.

 

Rosados. Siempre fuimos fundamentalistas de estos vinos y sobretodo en verano. Por suerte en los últimos tiempos en Argentina la tendencia es elaborarlos bien frescos, ligeros y delicados, un combo perfecto para disfrutar con los platos de estación o bien como aperitivo. Incluso. algunas carnes de buen tenor graso quedan mucho mejor con estos vinos en lugar de un tinto, es cuestión de probarlos. De todos modos vale destacar que son siempre fieles aliados de ensaladas, ceviches y carpaccios. Vinos fáciles de beber para platos fáciles de preparar.

 

En verano no hay excusas para dejar pasar la oportunidad de una copa gélida y refrescante.