ABC: Cuántas botellas de vino necesito

Si planeamos reunirnos con amigos, familiares u organizar una cena íntima es común preguntarnos la cantidad de vino que vamos a precisar.

Compartir la nota

Así, como cada vino amerita una ocasión, muchas ocasiones demandan de una buena copa de vino. Casamientos, aniversarios, cumpleaños o un encuentro romántico son algunas de estas situaciones y al organizarlas es común preguntarse cuántas botellas de vino comprar.

 

Si bien no hay una respuesta definitiva o exacta conviene considerar varios factores a la hora de hacer los cálculos para cumplir con las estadísticas y cantidades dentro de los parámetros del consumo responsable.

 

Cuánto servir en la copa. A esta altura para algunos este dato podrá parecer trivial pero lo cierto es que para llegar a un cálculo adecuado se deben considerar estas medidas. Una medida estándar de vino tinto suele ubicarse en los 150 ml mientras que para blancos es 120 ml. Ahora, en una celebración seguramente la medida sea menor y dependerá de la duración del evento.

 

Para una gran fiesta. No importa si es una boda, un aniversario de casados o la fiesta de fin de año, siempre que se trate de una celebración masiva el dato vital será la cantidad de invitados. Con este número habrá que considerar una botella regular de 750cm3 cada tres personas, computando solo a los adultos. Algunos podrán opinar que es poco, para otros mucho pero lo cierto es que este cálculo nunca falla.

 

Como en toda reunión algunos escogerán otras bebidas y otros beberán más que la media y así las cantidades se compensarán. Además la convocatoria puede tener algunas bajas, un dato que se debe tener en consideración.

 

Si estuviese planeado ofrecer espumosos para la recepción y brindis es recomendable calcularlo por separado y la relación ideal es de una botella cada cuatro personas. Si solo se beberán burbujas en una de estas oportunidades la cantidad de botellas necesaria será la mitad.

 

Otro factor que puede modificar estos cálculos es el horario del evento. Al mediodía el consumo puede disminuir hasta un quince por ciento. Incluso en ciertos días de la semana el consumo también puede variar.

 

Más blanco o tinto. En la mayoría de los eventos el consumo de tintos supera al de los blancos con una relación de ocho tintos por cada diez botellas descorchadas. De todos modos esto puede modificarse de acuerdo al menú, el horario o el clima. En los días calurosos el consumo de blanco aumenta a 3 botellas cada diez al igual que si se trata de un almuerzo en lugar de cena.

 

Cena en casa. En más de una oportunidad nos embarcamos en el desafío de agasajar a nuestros amigos o familiares con un banquete digno de reyes. Como si fuéramos los chefs de un restaurante con tres estrellas Michelin preparamos un menú de pasos con las recetas que vimos en libros y programas de televisión. En esta oportunidad el cálculo conviene hacerlo según el menú, cantidad de platos y maridajes que deseamos compartir teniendo en cuenta que por cada botella de vino podremos servir entre seis y siete copas. Esta cantidad dependerá del tipo de vino, por ejemplo, para tintos se estiman siempre unas siete copas mientras que los blancos pueden rendir hasta ocho ya que estas copas son siempre más pequeñas y se servirán en menor volumen para no perder temperatura. En cuanto a los espumosos se puede obtener hasta ocho copas por botella y en caso de los vinos de postre vale destacar que pueden rendir hasta el doble que los secos.

 

Cocktail o recepción. La duración de estos eventos es siempre reducida con bocados que se bandejean en un ambiente distendido donde las conversaciones y sociales son las verdaderas vedette. En este ámbito de copa en mano es posible que los espumosos sean tan demandado como los tintos y hasta los blancos se consuman más. Será importante considerar el rendimiento de las botellas por copas ya que el promedio establece unas tres medidas de vino por persona.

 

Degustación de vinos. Seguro en más de una ocasión pensamos en organizar una cata de vinos y la cantidad de vinos a considerar es un interrogante que nos frena. Esta claro que nadie quiere desperdiciar una botella y para esto vale destacar que en estos encuentros la medida de referencia es de unos cincuenta mililitros, dosis que alcanza para catar y sacar varias conclusiones. De modo que serán hasta unas quince medidas por botella regular. Recordemos que en estos eventos el vino no se consume y puede haber varias muestras por lo que conviene cumplir con las medidas propuestas. Ahora si las etiquetas a degustar superan las seis botellas incluso se puede reducir la medida.

 

Cita romántica. Cualquier encuentro romántico amerita ricos vinos que llene las copas pero atención nunca conviene apuntar a botellas completas si el plan es disfrutar de más de una etiqueta. Por lo tanto si la cita tiene lugar en un restaurante conviene recurrir a la carta de vinos por copa o bien elegir una única etiqueta y en lo posible de un vino ligero.

Oops! We could not locate your form.