Malbec para todos los gustos

El próximo 17 de abril se celebra el Día Mundial del Malbec, una fecha en que las copas deben estar bien llenas del tinto que más nos gusta. ¿Ya sabes cuál vas a descorchar?

Compartir la nota

 

Brindar por el Malbec, cepa icono de nuestra vitivinicultura, ya es una tradición mundial. El éxito de estos vinos alrededor del mundo y en especial en nuestro país cambio la cara de la vitivinicultura argentina y la ubico entre las mas importantes del globo. Esto fomento el desarrollo de la cepa y los estilos de sus vinos que ya no ocupan solo un rincón en las vinotecas sino que se convirtieron en una categoría en si mismo. De modo que hablar de Malbec se convirtió en un tema complejo por que además del carácter que ofrece cada región hoy comienzan a aparecer estilos muy variados. Repasemos los que nos esperan en el mercado y cuál conviene para cada ocasión.

 

Blanco. Son la versión menos conocida de esta cepa tinta pero existe. Se puede encontrar tanto como vino tranquilo o en versión sparkling. Son vinos elaborados con uvas Malbec pero del mismo modo que se produce un blanco tradicional, es decir, después del prensado se retiran los hollejos para que el jugo no se tiña. De este modo se obtiene un vino súper frutal con buena intensidad de las ciruelas frescas y las violetas. Un curiosidad que vale la pena descorchar.

 

Rosado. Desde siempre en nuestro país los rosados tuvieron un aporte de Malbec, básicamente por que sus hollejos aportan color con facilidad y unas pocas horas en la prensa son suficientes para obtener la tonalidad rosé. Lo bueno es que en los últimos años se ha perfeccionado el estilo y estos vinos se acercan cada vez mas a un blanco de buen cuerpo que a un tinto delgado, incluso son secos en su mayoría. Su buena performance a la hora de acompañar pizas, pasta, ensaladas, pesca y carnes magras es responsable de su popularidad.

 

Aprovecha todos los estilos de Malbec y de muchos vinos más en nuestra tienda online y las promociones especiales para socios.

 

Malbec al desnudo. La búsqueda de vinos amables, gastronómico y fáciles de beber ha dado lugar a una categoría que hasta hace unos años era minoría. Vinos fermentados y criados en acero inoxidable u piletas de hormigón que sin paso por barricas llegan directo a la botella. Un estilo que incluso se posiciona en la alta gama. la búsqueda detrás de estos vinos es la de conservar intacta la expresión y sabor del Malbec de acuerdo a su origen. Son los más frescos y ligeros, tanto en paladar como en color. Siempre con buena intensidad frutal, además son delicados y jugosos.

 

Reserva y Gran reserva. El Malbec por definición es un vino intenso, sabroso y redondo, por lo tanto luego de recibir algunos meses de crianza en roble gana carácter pero también complejidad. Este estilo es el preferido de los paladares clásicos ya que encuentran junto al perfil frutal los matices del roble y su aporte de especias y ahumados. En boca son vigorosos y sofisticados. Acompañan muy bien a las carnes grasas horneadas o asadas y a pastas rellenas con salsas. También son ideales para las guardas prolongadas ya que el contacto con el roble les suma la estructura necesaria para evolucionar por años.

 

Cosecha tardía. Desde hace un años los vinos dulces marcan tendencia entre los consumidores argentinos. Por esto mismo, el mercado ofrece cada vez más etiquetas entre las que sorprenden al de Malbec. Estos son elaborados con las uvas que se cosechan semanas después de la vendimia que se destina a los vinos secos y tranquilos. Estas uvas algo deshidratadas concentran altos niveles de azúcar de modo que al detener la fermentación queda en el vino una buena cantidad de azúcar residual. En nariz ofrecen los aromas frutales típicos del varietal pero con perfil maduro mientras que en boca son envolventes gracias al azúcar y el vigor característico de la cepa. El mejor acompañamiento son los postres de frutas, las mousse, los fruto secos y algunos quesos acompañados de mermeladas de frutos rojos.

 

Fortificado. Hace más de 10 años que en el país existe un Malbec elaborado al estilo de Porto, el vino portugués encabezado más famoso del planeta, Malamado, elaborado por Familia Zuccardi. Hoy ya no es el único y varias bodegas ofrecen su versión de este tinto de postre con alto grado alcohólico, aproximadamente 19 grados, aromas de frutos secos, pasas y confituras que en su paladar dulce e intenso se repiten con nitidez. Son un tipo de Malbec ideal para acompañar postres de chocolate, tortas húmedas, algunos quesos de sobremesa y por que no charlas prolongadas.

 

Burbujas de malbec. Cada vez son más los espumosos argentinos con base Malbec. Los hay secos y dulces, blancos y rosé y los elaborados mediante método champenoise como charmat. En general, son ideales para quienes gustan de los espumosos de buen cuerpo y perfil frutal ya que la elaboración suele resaltar los aromas de los frutos rojos mientras que en boca siempre ofrecen buena estructura y persistencia.

 

Grapa. Como sucede en todo país vitivinícola, en Argentina se saca provecho de las uvas hasta la última gota. Más aun cuando se trata de Malbec. Una vez finalizada la vinificación tradicional, los restos sólidos de las uvas, es decir, hollejos y pulpa son prensados para obtener cualquier todo de jugo y vino que luego es introducido en alambique para la destilación. El resultado de este proceso es una bebida espirituosa o agua ardiente de alto grado al estilo de las grapas italianas. Estas bebidas de color cristalino y aromas de frutas pasas, principalmente ciruelas, son bajativos ideales para el final de cena o bien aliados contra el frío. Incluso algunos bartender utilizan estas bebidas para aportar a sus tragos el espíritu del Malbec.

 

Oops! We could not locate your form.

La cepa ícono de la viticultura argentina se convirtió en una categoría que ofrece diversos estilos y sabores.