“Los Valles Calchaquíes son un terroir con mucha personalidad”

Arnaldo y Marcos Etchart son dos figuras destacadas de la viticultura calchaquí. Junto a ellos elaboramos nuestro primer Vino Singular, una experiencia que nos permitió descubrir el encanto de los vinos de altura.

Compartir la nota

El apellido Etchart está íntimamente relacionado con los vinos de altura desde mucho antes que se los conociera por esta condición. Con décadas de experiencia en los viñedos calcahquíes, esta familia desarrolló el expertise necesario para producir vinos únicos que representan a Cafayate en el mundo. Luego de años detrás de una de las bodegas más grandes del país, Arnaldo Etchart junto a sus hijos Marcos, Arnaldo y Pablo, decidió desarrollar un nuevo proyecto familiar que no tardaría en convertirse en una de las bodegas míticas del país: San Pedro de Yacochuya. Junto al winemaker francés Michel Rolland desarrollaron el primer vino alta gama de altura en 1999: Yacochuya. Desde entonces la reputación de los vinos de la región y del apellido Etchart crecieron exponencialmente a nivel global. No solo lograron un gran vino sino que dieron el puntapié para el desarrollo de una de las regiones argentinas más reconocidas mundialmente.

 

Hace una década sumaron a aquel primer proyecto Coquena, una nueva bodega donde desarrollaron varietales jóvenes con un perfil más moderno para los Valles Calchaquíes y donde Club BonVivir decidió encarar un nuevo desafío, su primer Vino Singular. Un proyecto que no solo nos permitió vivir en primera personal la cotidianidad de Cafayate y sus alrededores sino compartir la esencia vitícola de la familia Etchart y conocer su interpretación del terroir.

 

¿Cómo definen a los vinos calchaquíes y al terroir de altura?

Arnaldo: Vinos de altura no es solo un slogan. En el Valle Calchaquí los vinos adquieren un mucha personalidad. Es un valle donde clima, suelo, altura – siempre por encima de los 1700 metros, el sol y su gente definen vinos con mucho carácter. Este terroir se caracteriza por su sanidad natural, el clima seco y soleado, el calor del día y el frío de las noches, es decir, una gran amplitud térmica. Bajo estas características se logran frutos maduros, con hollejos gruesos que nos permiten producir tintos intenso y profundos, muy expresivos y con gran potencial de guarda. La clave es saber domar este carácter para obtener vinos amables y elegantes.

 

Como miembros de una de las familias emblemáticas de las vitivinicultura calchaquí, ¿cómo ven la actualidad de la región?

Arnaldo: Cafayate ha sido históricamente el mejor lugar del mundo para hacer torrontés de alta calidad. Pero desde fines de los ’90 en la región comenzamos a elaborar tintos de guarda. Hoy el 50% del vino producido son blancos de Torrontés y el resto tintos de alta calidad, especialmente Malbec pero también de grandes Cabernet Sauvignon y Tannat, variedades con mayor potencial en el valle. A diferencia de otras regiones del país, Cafayate ha puesto el foco en la elaboración de vinos de alta gama al punto que ofrece el mayor promedio en precio para sus vinos. Hemos logrado una imagen y un reconocimiento muy importante para los viñedos de la región y los vinos se han posicionado por estilo y calidad.

 

San Pedro de Yacochuya y Yacochuya fueron los vinos que marcaron el camino de la vitivinicultura calchaquí, ¿cómo ha evolucionado el estilo de estos vinos?

Marcos: Desde nuestros inicios, a finales de la década de 1980, nos propusimos en hacer vinos de finca, es decir, que expresen lo que nos ofrece nuestra viña con la menor intervención posible y respetando la expresión y cultura del valle. Buscamos elaborar el mejor vino posible cada año a partir de un espaldero de Malbec de 1913 y ponemos mucha pasión en el cuidado de estas plantas y sus frutos. Sabemos que si respetamos a la naturaleza y al terroir obtendremos los frutos para elaborar un gran vino. Y con estos frutos damos vida a vinos de guarda, complejos y amables que también pueden beberse jóvenes. Respetar esta esencia nos ha permitido alcanzar gran reconocimiento internacional aun cuando los vinos argentinos no eran tan conocidos en el mundo como lo son actualmente. Nos gusta decir que elaboramos los vinos que nos gusta beber y compartir. Con el tiempo nuestras convicciones también apasionan a los consumidores que eligen nuestros vinos desde hace más de treinta años.

 

20160920_120129

¿Cómo nace Coquena y que diferencia a estos vinos de los que producen en Yacochuya?

Marcos: Coquena nace en 2004 con la plantación de una viña en nuestra finca en Tolombón, región ubicada 15 kilómetros al sur de Cafayate sobre la ruta nacional 40 y a 1800 metros sobre el nivel del mar. Para iniciar este viñedo seleccionamos plantines en nuestra antigua finca de Yacochuya que no tardaron en adaptarse al terroir. Como son viñedos jóvenes, las primeras cosechas las hicimos sin pasar los vinos por roble esperando que la viña nos de todo su potencial. A diferencia de nuestros otros vinos, Coquena propone una expresión directa y hasta moderna de los valles además de ofrecer varietales.

 

¿Cómo fue la experiencia de elaborar Coquena Corte 2015, primer Vino Singular de Bonvivir?20160920_122001

Marcos: Este es el primer Coquena que criamos en barrica además de ser el primero para el que usamos tres variedades en partes iguales: Malbec, Cabernet Sauvignon y Tannat. Un vino muy interesante en el que cada varietal aporta diferentes componentes que nos permitieron lograr un vino muy interesante.

 

 

 

ECoquena Corte 2015l blend los obtuvimos luego de trabajar con el equipo de BonVivir que visitó nuestra bodega en septiembre de 2016 para realizar el corte final. Propusimos diferentes opciones de corte pensando desde el principio en un vino que combine los tres varietales tintos que consideramos más representativos para el valle y nuestra identidad. Llegamos a desarrollar diferentes perfiles dando mayor protagonismo a cada varietal pero el vino nos fue demostrando que el equilibrio estaba en dar a cada cepa el mismo protagonismo. Una vez definido el corte, el vino pasó sus últimos seis meses en barricas para lograr un mejor integración y armonía. No solo se trató de nuestra primera experiencia con un equipo externo sino que también es el primer Coquena de corte, un vino que teníamos ganas de elaborar desde hace años.

 

Así logramos un tinto joven con gran personalidad y perfil muy calchaquí con muy buen potencial de guarda pero que ya se muestra muy amable y redondo. Es decir, logramos un vino de guarda listo para beber hoy.

 

 

 

 

Oops! We could not locate your form.