Comic wines: mensaje en la botella

La nueva generación de enólogos no solo plantea innovación en las bodegas sino también revolucionar la imagen del vino para siempre.

Compartir la nota

La manera de comunicar el vino cambió mucho en los últimos años. En especial, la forma de presentar la botellas. Tras décadas de enaltecer fachadas de viejos chateaux, postales de viñedos, nombres de los pioneros de la viticultura y permitir homenajes familiares, hoy las etiquetas de vino acompañan la creatividad e innovación propuesta por los vinos que deben presentar.hey_malbec_x1

 

Esta tendencia por convertir cualquier imagen o mensaje en una posible etiqueta hace escuela  en todo el mundo y ya se ha convertido en una declaración de principios enológicos en muchos casos. Básicamente por qué quienes optan por implementarlo tienen la intensión de dejar su mensaje bien claro.

 

En Argentina hoy podemos ver diseños muy curiosos y hasta estridentes que llaman la atención del consumidor e invitan a conocer la historia que esconde cada etiqueta.

 

Uno de los casos más destacados es el de Hey Malbec!, vino elaborado por Matías Riccitelli. La historia detrás es simple y simpática y da cuenta que todo vale para los nuevos enólogos. “La expresión Hey Malbec la usamos mucho en la bodega y de algún modo siempre imaginé que en algún hey_rose_x1momento el Malbec podría llegar a pedirse de ese modo, así como quien hace un gesto con la mano cuando pide un café”, explica Matías sobre el nombre de su vino. Ese carácter onomatopéyico de la expresión inmediatamente lo ligaron a otra afición del enólogo, los comics. “Verlo escrito me hizo acordar a las páginas de los comics, donde todo es Puff, Punch, etc… entonces pensamos en que este vino podría ser el que un superhéroe consumiría al final de una jornada agitada para relajarse, algo que hacemos nosotros al terminar un día de trabajo pero llevado a un mundo fantástico”. Y hoy este superhéroe no brinda solo, a fines de 2016 Riccitelli lanzó Hey Rosé! donde puede verse a una sugerente heroína que propone con el dedo en alto marcar el momento del descorche.

 

El éxito de este vino fue inmediato, y casi sin darse cuenta Riccitelli instaló esta expresión en los consumidores de las nuevas generaciones que en muchos casos mas allá del vino que descorche lo piden de una manera muy simple: Hey, Malbec!

 

Otro los referente del movimiento es Asa Nisi Masa, un curioso para muchos y hasta impronunciable para muchos. Elaborado por los enólogos asa_nisi_masa_x1franceses Thibault Lapourtre y Quentin Pommier, este es un spin-off de su proyecto Mundo Revés, un concepto fácil de entender pero que esconde dos mensajes: “Mundo Revés es para nosotros una filosofía en la que nos gusta trabajar. Plantear nuevos estilos a los que hay en el mercado al ver el vino desde otro punto de vista. Además Revés suena como rêve, sueño en francés y es eso lo que venimos a concretar a Argentina”.

 

Por su parte Asa Nisi Masa encierra una historia más compleja. Esta expresión surge de una de las memorables películas de gran director Fellini, “a los dos nos encanta la atmósfera que planteaba Fellini en sus películas, esa visión romántica del universo que luego transitaba lo absurdo y lo fantástico para convertirse en imborrable”, explica con énfasis Thibault. “El modo en que encaramos la enología de nuestro proyecto es justamente ese y por eso lo vinculamos con las películas de Fellini. Nuestro trabajo, el lugar donde buscamos las uvas y donde elaboramos el vino nos produce justamente esas sensaciones de fascinación que esperamos compartir con cada persona que se deja seducir por la etiqueta y apuesta por descorchar nuestros vinos”.

 

Para todos aquellos curiosos atentos a las tendencias es que este mes Club BonVivir ofrece en su tienda online este combo que acerca tres ejemplos representativos de la nueva generación de enólogos que busca convertir a sus vinos en una experiencia inolvidable no solo en la copa sino también con mensajes y declaraciones. DURANTE ESTE MES DE SEPTIEMBRE, CONSEGUÍS ESTE COMBO CON ENVÍO GRATIS A TODO EL PAÍS.

 

 

 

Tres exquisitas etiquetas jóvenes, frescas e innovadoras que no deberías dejar de degustar.