ABC: ¿Qué es la viticultura de precisión?

La tecnología y la constante investigación permiten que en la industria del vino nada quede librado al azar. Veamos de qué manera las bodegas perfeccionan sus técnicas de cultivo con la finalidad de lograr cada año mejores vinos.

Compartir la nota

A pesar de su origen empírico, la vitivinicultura se moderniza año tras año. Incluso los expertos aseguran que se perfeccionó más en los últimos ciento cincuenta años que desde sus orígenes hace ya unos siete mil. Basta con visitar cualquier bodega para observar cómo la tecnología y las prácticas más tradicionales conviven en mientras los enólogos insisten con recuperar las técnicas de vinificación del pasado e intervenir lo mínimo e indispensable en los viñedos.

 

Pero nada de esto sería posible sin los avances tecnológicos y los miles de estudios que la industria hace cada año sobre su bien más preciado, las viñas. Para esto, las bodegas recurren a sofisticadas estaciones meteorológicas, cámaras multiespectrales, drones equipados con cámaras de infrarrojo o cautriciclos que tiran de una sonda de conductividad electromagnética por las hileras de la viña, una postal que da cuenta que de los avances logrados por la actividad en los últimos tiempos.

 

El objetivo detrás de estas innovaciones es recolectar la mayor cantidad de información posible para que agrónomos y winemakers consigan comprender mejor los suelos, el clima y el comportamiento de las plantas, sumatoria de estudios e investigaciones que se sintetizan en un solo concepto: vitivinicultura de precisión.

 

Sintonía fina. Desarrollar un nuevo viñedo o una nueva región demanda una gran inversión que la industria del vino no puede realizar a ciegas. Para asegurar cierto éxito es que apelan a numerosos recursos que le permiten obtener frutos de calidad en la cantidad necesaria para que cualquier proyecto sea sustentable en el tiempo.

 

Los aspectos más importantes que analizan con la tecnología son el potencial de crecimiento de las plantas, la disponibilidad o necesidad de agua, la posibilidad de desarrollar un viñedo homogéneo y equilibrado así como también controlar la madurez de los frutos. Para esto deben atender factores de cultivo tales como el clima, origen y composición del suelo, calidad, edad y variedad de las cepas, sistemas de conducción utilizado y densidad de plantación, la exposición del viñedo e insolación, desarrollo foliar y la marcha de cada uno de los momentos de la vendimia. Aspectos vitales que monitorean de la siguiente manera:

 

  • Estaciones meteorológicas: estos artefactos se ubican en diferentes áreas del viñedo a fin de registrar el clima de la zona y así poder evaluar cuales son las tareas que deben realizarse sobre las vides. La información recolectada permite definir el tipo de clima de la región a partir del registro de temperaturas mínimas y máximas, la evapotranspiración, vientos, insolación, precipitaciones, etc. Toda esta información ayuda a la toma de decisiones acerca de qué varietales cultivar y que tipo de vinos se podrán obtener.

captura-de-pantalla-2017-09-26-13-02-37

 

  • Resonancias de baja frecuencia: la retención de agua por parte de los suelos es muy importante para pronosticar la productividad de un viñedo. En este aspecto se puede conocer de que manera las plantas podrán o no alimentarse y como el suelo del viñedo es capaz de administrar el recurso hídrico. La técnica utilizada es a partir de resonancias que localizan e identifican el agua disponible cerca de las raíces de acuerdo a la permeabilidad del suelo.

 

  • Fotografía aérea infrarroja: mediante diferentes instrumentos y medios de recolección de información (aviones, drones, cuatriciclos) los agrónomos pueden armar mapas con información del estado del viñedo, edad de las plantas y vigor de las mismas. Esta información surge de fotografías que asignan diferentes colores de acuerdo al índice de vigor de cada sector del viñedo, índices de vegetación y mucha información más que ayuda a definir la deposición de las plantas en cada cuartel o bien programar las tareas necesarias de acuerdo a la climatología pronosticada así como también trazar un programa de fertilización llegado el caso.

captura-de-pantalla-2017-09-26-13-01-07

  • Conductividad electromagnética: esta otra tecnología recolecta y almacena miles de imágenes del viñedo y junto a un GPS desarrolla un mapa preciso en el que se pueden observar las características vegetativas de cada una de las plantas, hilera por hilera, y así identificar las zona más homogéneas para optimizar los trabajos de campo.

 

 

 

 

Sin ánimo de desatender la historia y tradición, la industria recurre a la tecnología para asegurar la mejor calidad al consumidor.