“La sommellerie argentina es cada vez más reconocida y respetada en todo el mundo” 

Así lo asegura Martín Bruno, el argentino que logró el segundo puesto del Concurso Mejor Sommelier de las Américas 2018 en Canadá. Valeria Gamper, segunda major sommelier del país, obtuvo el cuarto puesto.

Compartir la nota

Cada tres años, los mejores sommeliers del continente se reúnen para competir por el título de Mejor Sommelier de las Américas, reconocimiento que entrega la Alianza Panamericana de Sommeliers. Este año el certamen se llevó a cabo en Montreal, Canadá, y con la victoria de Paz Levinson en 2014 como antecedente, la comitiva argentina llegó entre las favoritas para el primer puesto.

 

En esta cuarta edición, la competencia continental reunió a los mejores 20 sommeliers de las Américas, quienes representaron a diez diferentes países con el último campeón nacional y el subcampeón. En el caso argentino, la dupla estuvo compuesta por Martín Bruno, mejor sommelier de argentina 2017 para el concurso organizado por la Asociación Argentina de Sommeliers, junto a Valeria Gamper quién obtuvo el segundo puesto de dicho certamen.

 

El encuentro demandó de cuatro días de competencia en los que los veinte profesionales pusieron a prueba todo su conocimiento sobre bebidas y servicio ante un jurado conformado por representantes de la Association de la Sommellerie Internatinale integrada por los mejores sommeliers del mundo y su presidente, el argentino Andrés Rosberg.

Dicho concurso, además del reconocimiento profesional entrega una plaza para el mundial de sommellerie que se llevará a cabo en 2019 en Bélgica.

 

La Final. Como es costumbre de los concursos de sommeliers, es el mismo día de la gran final que se develan los nombres de los tres finalistas. Durante la ceremonia de clausura se convoca a todos los semifinalistas al escenario principal para dar a conocer a quienes competirán por el preciado primer puesto.

 

Esta vez el trio finalista los componían los dos representantes canadienses, Pier-Alexis Soulière y Carl Villeneuve Lepage, siempre favoritos, y el argentino Martín Bruno. Más tarde se sabría que Gamper había alcanzado el cuarto puesto y la mejor performance femenina de la competencia.

 

 

Según los especialistas y el jurado internacional, la final tuvo como protagonistas a Soulière y Bruno, ambos con un desempeño notable en las pruebas de cata y servicio.

Valeria Gamper se lució en las semifinales y llamó la atención del jurado internacional.

 

Finalmente el canadiense se consagró mejor sommeleir del continente mientras que el argentino se alzó con un memorable segundo puesto.

 

“Muy feliz por el logro y por compartir el podio con Pier-Alexis y Carl Villeneuve Lepage, dos de los mejores sommeliers del mundo”, declararía Bruno al pie del escenario del del Teatro Marie Gérin Lajoie de la ciudad de Montreal.

 

Bruno en primera persona. A horas de haber regresado al país, Martín Bruno, actual Brand ambassador de Pernod Ricard en Argentina y sommelier ejecutivo de TEGUI, mejor restaurante de Argentina, compartió un conferencia de prensa para contar su experiencia a los medios locales. Estas son algunas de sus reflexiones y declaraciones.

 

“Mi balance personal del concurso es muy positivo. Habiendo estado entre los 10 primeros (7mo) en mi participación anterior, quería estar entre los 5 primeros. Haber entrado a la final fue una satisfacción muy grande y ni hablar luego de lograr el segundo puesto”.

“Lo más desafiante del concurso, además de la prueba escrita, que siempre es el primer gran segmentador, me parece que es la cata. Todos los que llegan a un concurso Panamericano son grandes catadores pero en Argentina tenemos menos acceso a vinos del mundo para entrenar. Esto marca una gran diferencia”.

 

“Todavía falta saber si voy a estar en el mundial en 2019. A partir del año pasado, todos los sommeliers que hayan ganado un concurso nacional tienen derecho a presentarse como candidatos a participar del Mundial, así que veremos Martin_Bruno

qué pasa. En caso de presentarse más de dos candidatos, se hará una selección interna para definir quién es el mejor preparado. Si me toca ser el representante argentino en el mundial voy a seguir preparándome, esto implica estudiar mucho, catar y tratar de aprender cada día un poco más”.

“Hoy la sommellerie argentina es reconocida y respetada en todo el mundo. Grandes restaurantes tienen sommeliers argentinos al frente de su selección de vinos y así el vino argentino va ganando lugar en las cartas

más importantes. Creo que el rol fundamental de la sommellerie argentina es ayudar a que el vino argentino llegue a más lugares”.