“En Finca Ambrosia buscamos conservar los sabores naturales de la uva y del terroir de Gualtallary”

Julián Gómez es gerente de Finca Ambrosia una de las bodegas boutique que más se destaca con sus vinos de clima frío. A continuación nos cuenta como nació el proyecto y cual es el diferencial de sus vinos.

Compartir la nota

Algunos roles que en el mundo del vino solían estar bien diferenciados desde hace unos años ya no lo están. Por ejemplo, en Mendoza, por años, las bodegas eran las que se encargaban de elaborar las uvas que compraban a los productores. Éstos últimos, dedicaban su vida al cuidado de la vid y ponían su mayor esfuerzo en la obtención de frutos de calidad.

Por esto mismo, los mejores productores son celosamente cuidado por las bodegas que compran sus uvas pero también disputados muchas veces por la competencia.

 

Ahora bien, en Argentina, varias décadas atrás las bodegas comenzaron a adquirir y desarrollar viñedos propios y así el rol de producir los frutos de alguna manera se concentró en manos de grandes empresas. Sin embargo, es sabido que los mejores productores nunca se cambian de bando por que aman trabajar la viña. Entre éstos, un productor que desde hace tiempo se destaca en el Valle de Uco es Ambrosia, un viñedo que finalmente tomó forma de bodega y hoy no solo comercializa sus frutos sino que también los transforma en vinos increíbles. Conversamos con Julián Gómez, Gerente General de la bodega, quién nos contó por que son una de las bodegas ícono de la nueva vitivinicultura argentina.

 

¿Cómo nace Ambrosia?

 

La idea arranca en el año 2002, cuando un grupo de amigos europeos, estadounidenses y brasileros decide invertir en Argentina cautivados por el potencial de sus vinos. En 2003, compran una primera parte del viñedo que plantaron en 2004. Se decidieron por la zona de Gualtallary, que en ese momento estaba recién comenzando a captar la atención de algunos bodegueros por sus cualidades de suelo y clima, pero no era ni cerca una región famosa como lo es hoy. Con el correr de los años se sumaron campos incultos aledaños a la propiedad original y se plantaron hasta alcanzar las 65 hectáreas que hoy forman Finca Ambrosía. La bodega actualmente procesa solo el 20% del total de uva producida en la viña y el resto se comercializa con las bodegas más importantes de Mendoza.

 

En muy poco tiempo Finca Ambrosia se convirtió en un proyecto muy premiado con un viñedo muy singular que despierta admiración de muchos enólogos, ¿a que se debe este reconocimiento?

 

Los viñedos de Ambrosía se encuentran en el área media de Gualtallary, Tupungato (Valle de Uco, Mendoza) a 1250 metros de altura. Esta región cuenta con condiciones geológicas que dan lugar a un terroir único en Argentina. Posee un clima fresco y una notable altitud, estos factores otorgan a los vinos pH y acidez balanceados que son óptimos cuando las uvas alcanzan la madurez. Entre los días calurosos y soleados, y las noches frescas, existe una diferencia de temperatura de más de 20°C. Esto contribuye al desarrollo homogéneo y equilibrado de azúcares, polifenoles, color, acidez y sabores.

 

Este área también es privilegiada para el cultivo de vides por su peculiar formación de suelos, ya que están basados en gravas altamente calcáreas de la era cuaternaria.

 

Gualtallary, terroir donde se encuentra Finca Ambrosia, es una región que se destaca por su clima frío como consecuencia de la altura de montaña.

 

La presencia de arcilla en el suelo es otro factor importante en el desarrollo de las vides. El contenido de arcilla es muy bajo y es justo el necesario para que la planta crezca con un vigor naturalmente controlado.

 

La plantación se hizo de acuerdo a los resultados obtenidos de un exhaustivo estudio de suelo realizado por Pedro Parra, quien ayudó a definir la mejor manera de explotar la riqueza del suelo al máximo.

 

Actualmente el viñedo cuenta con Malbec, Cabernet Sauvignon, Cabernet Franc, Merlot, Pinot Noir, Chardonnay y Sauvignon Blanc.

 

¿Cuál es la filosofía de trabajo de la bodega y cuál la búsqueda detrás de los vinos?

 

Nuestra filosofía de elaboración es simple, buscamos conservar los sabores naturales de la uva, del terroir y minimizando el manejo en bodega. Arrancando desde el viñedo, el enólogo y el ingeniero agrónomo trabajan juntos, definiendo la poda, raleos, para luego ir probando uvas y eligiendo el momento de madurez ideal para su cosecha. Una vez en bodega, fermentación con levaduras nativas y luego utilizando las más finas barricas de roble francés, que nunca exceden el tostado medio. Como resultado, se obtienen vinos intensos, elegantes y bien equilibrados.

 

¿Qué vinos elaboran y qué ofrece cada uno?

 

Nuestro portafolio se compone de Viña Única Chardonnay, un blanco para el cual mitad de la uva es fermentada en un huevo de cemento y la otra mitad en barricas de roble francés, donde luego se añeja por 9 meses. Aquí la idea es lograr un Chardonnay de estilo Francés, de Borgoña. Es decir, un vino de paladar fresco, con buena acidez y mineralidad.

 

Viña Única Malbec y Viña Única Cabernet Sauvignon son nuestros productos más vendidos y parte de nuestra línea “Reserva”. Fruta de muy buena calidad, proveniente de distintos suelos dentro de la finca, partes de río, con mucha piedra y calcáreo, y de otras zonas más arenosas. Esta combinación da una excelente complejidad en boca. Una vez en bodega, la elaboración es clásica, fermentación con levaduras indígenas, maceraciones de 25 días y guarda en barricas francesas por 18 meses (15/20% nuevas y 75%/80% de segundo y tercer uso). Siempre con tostados medios.

 

Para Precioso Malbec usamos nuestras mejores uvas, cosechadas por polígonos en el cuartel n°2. Tenemos un rendimiento menor que en Viña Única, de aproximadamente 5000kg por ha. En bodega el vino pasa 18 meses en barricas, 100% de barricas nuevas y además las de mejor calidad. Son de la tonelería Francesa Mercurey con roble de mayor envejecimiento que aporta aporta notas súper elegantes al vino.

 

Como novedad, este mes salimos al mercado con un Malbec de entrada de gama, que se llama Casa Ambrosía. Surge un poco a pedido de los clientes, que nos pedían un vino “entrada de gama”. La realidad que las uvas las tenemos y además contábamos con las barricas usadas que en la línea Viña Única van hasta tercer uso y acá las usamos el 4° y 5°. Como resultado un Malbec más fresco, joven y frutal, pero sin perder la esencia clásica de Gualtallary, frescura, mineralidad y acidez. Todo lo anterior, sumado a sutiles notas aportadas por la madera.

 

Finca-Ambrosía-Viña-Única-Cabernet-Sauvignon-2014

 

En cuanto al Cabernet Sauvignon que tendremos en nuestra selección Alta Gama, ¿qué características destacas del vino y qué potencial tiene la región para esta cepa?

Puntualmente en cuanto al Viña Única Cabernet Sauvignon debemos decir que allá por el 2003 cuando los dueños le plantearon a nuestro ingeniero agrónomo que querían plantar Cabernet en esa zona, la propuesta parecía una locura. Para él los dueños estaban locos por que se trataba de una zona muy fría donde las uvas nunca iban a madurar. Luego de varios años podemos decir que es uno de los vinos que más sorprende. La gente espera un Cabernet clásico, de esos potentes y gordos. La realidad es que se encuentran con un vino muy amable en boca, súper equilibrado, acidez que le da frescura, pero con todas las notas clásicas del cabernet, como pimiento y especias. Además del aporte de madera, que sin ser predominante, termina redondeando y dando una placentera sensación en boca.

 

Ahora, si bien en los mercados de exportación el Malbec es por lejos el más pedido, en Argentina la venta es muy pareja y tenemos muchos fans de este Cabernet. Justamente por esto recientemente lanzamos el Precioso Cabernet Sauvignon 2014, una partida muy limitada de 1368 botellas, que se agotó en pre-venta.