Degustar quesos como profesional

La relación entre el vino y los quesos trasciende la mesa, incluso ambos pueden degustarse con todos nuestros sentidos. Hoy te contamos cómo.

Compartir la nota

Al igual que los vinos, los quesos invitan a explorar un mundo interminable de sabores y aromas posible de descifrar del mismo modo que una copa. Así como evaluamos y clasificamos los vinos a partir de un método definido de cata, con los quesos podemos hacer lo mismo y hasta existe un mecanismo que los profesionales respetan al pie de la letra para concluir la calidad de un buen queso.

 

Este método cumple las mismas instancias que la degustación de las bebidas, es decir vista, aromas y paladar pero suma el tacto como un sensación clave. A continuación los expertos de El Club de los Quesos te dan los mejores tips para aprender a disfrutar e identificar tus quesos favoritos.

 

Visual y táctil: lo primero que vamos a observar es si el queso presenta algún tipo de corteza. Si así fuera describiremos su aspecto lo que ya podría ayudarnos a descifrar a qué familia pertenece el queso. Puede ser corteza lavada, texturada o bien de color. Luego prestamos atención al aspecto de la pasta, es decir, si se trata de una pasta lisa, con agujeros o bien con hongos o algún rasgo diferencial. Otros aspecto a considerar es si se observa seca o grasa y cuánto. El color también es muy importante ya que ayuda a acertar qué tipo de lecho puedo haberse utilizado, por ejemplo, los quesos de cabra suelen ser los más blancos mientras que los de vaca son algo amarillentos. Pero el color puede estar determinado no solo por la leche sino por condimentos, hongos o especias utilizadas durante el proceso. Todos estos aspectos siempre ayudan a saber anticipadamente qué tipo de queso se trata.

 

Una vez definido visualmente llega el turno de la textura y para eso se toma la pieza de queso con la mano y se comprueba la turgencia en primer lugar para luego quebrarla y así definir la resistencia. Puede ser pasta dura, blanda o de consistencia media y esto sigue aportando información vital para definir no solo el tipo de queso sino también su edad o bien cuanto tiempo pudo estar o no estacionado.

 

Fase olfativa: inmediatamente después de quebrar el queso se lo debe acercar a la nariz para evaluar sus aromas. Al igual que con los vinos, esta instancia es muy importante ya que aporta no solo información del tipo de leche sino también del proceso de elaboración y envejecimiento. Los aromas se relacionan con diferentes familias principalmente la láctica y luego la vegetal, la floral, los tostados y especias o frutos secos. Y esto continúa en paladar ya que la fase retronasal también en vital en esta evaluación.

 

Fase gustativa: lógicamente se inicia con un trozo de queso en el paladar que debe masticarse prestando atención a la textura y cremosidad, si es seco o graso y el grano de la pasta. En ese mismo instante es que comienzan a liberarse sabores y aromas de paladar. Justo este es el momento de prestar atención al picor, acidez, salinidad, duración de los sabores y untuosidad. Un quedo de buen sabor y persistencia deja una impresión de al menos 15 segundos.

 

De acuerdo a los diferentes estilos de quesos, la descripción deberá adecuarse al queso en cuestión y así es posible precisar que tan adecuada es la calidad y por ejemplo qué uso gastronómico se le podrá dar, cuál es la mejor ocasión para utilizarlo o bien con qué bebida acompañarlo.

 

El Club de los Quesos. Iniciado en 2007 como un emprendimiento familiar para compartir con amigos, El Club de los Quesos elabora sus productos en Rauch, provincia de Buenos Aires, con leche de tambos familiares que respetan el cuidado y bienestar de las vacas y todas las reglamentaciones sanitarias vigentes. Habitualmente desarrollan diferentes recetas de inspiración internacional para ofrecer a sus socios tres diferentes quesos cada mes de manera que sus miembros reciben al año más de 30 diferentes tipos de quesos. Visita el sitio de El Club de los Quesos y conoce su propuesta y comenzá a disfrutar de una propuesta única en el país.