Argentina copa la Ciudad del Vino

A partir del 12 de agosto y hasta el 17 de noviembre el mundo podrá descubrir nuestro país y sus principales regiones vitivinícolas en la Cité du Vin de Burdeos.

Compartir la nota

Cada año, la Fundación para la Cultura y Civilizaciones del Vino de la Cite du Vin brinda a una región o país vitivinícola la oportunidad de presentar y compartir su patrimonio y cultura.

 

Georgia, el país vitivinícola más antiguo del mundo, fue la primera región vinícola invitada en 2017 mientras que en 2018 fue Porto, una de las denominaciones de origen más antiguas del mundo cuyo valle del Alto Duero está inscrito como un paisaje cultural en la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO. Este año, la región vitícola invitada es Argentina.

 

Bajo el nombre de Terres de Contrastes, la exposición en en si misma es un viaje inmersivo al corazón de Argentina que comienza con una descripción de las principales características de la región, tanto geográficas como culturales. Luego, los visitantes exploran cada una de las seis principales regiones vitivinícolas descubriendo sus características culturales, históricas, gastronómicas y, por supuesto, enológicas.

 

“El objetivo es dejar que el público descubra un gran país del vino desde el punto de vista de su cultura y civilización, a través de una exposición original acompañada de numerosos eventos culturales. Estamos encantados de que Argentina sea nuestra tercera región vinícola invitada”, declaró Philippe Massol, Director General del museo.

Durante los próximos tres meses los miles de visitantes que lleguen al museo del vino más importante del mundo podrán experimentar un viaje “real” por las principales regiones vitivinícolas de Argentina. Con gigantescas instalaciones, exhibiciones digitales desarrolladas a partir de realidad aumentada, esta exposición temporaria ofrece una experiencia sensorial y participativa de la naturaleza argentina.

 

Promovida por la Secretaría de Turismo de Argentina con el apoyo del Instituto Nacional para la Promoción del Turismo (INPROTUR), la exposición ofrece una producción sin precedentes para la difusión de los vinos argentinos, quienes se acerquen a la exhibición podrán percibir las diferencias de altitud, paisajes, climas y condiciones geográficas de cada región. Herramientas pensadas para comprender cómo es la combinación de estos factores que permiten a Argentina ofrecer una gama tan amplia de vinos con su infinita variedad de sabores. El Malbec y el Torrontés ocupan un lugar de honor mientras en cada instancia de la visita se comparten historias de vinos, gastronomía y cultura de las seis regiones junto a música y la literatura.

 

Córdoba, Norte, Cuyo, Litoral, Patagonia y Buenos Aires conforman este viaje que termina con varios grandes instalaciones multimedia que incluyen un encuentro artístico original. A lo largo del recorrido, se estimularán los sentidos, permitiendo a los visitantes captar toda la diversidad y riqueza del país.

 

Además tendrán lugar diversos eventos a lo largo de estos tres meses con degustaciones, seminarios, clases de gastronomía, exhibiciones y un cierre de lujo de la mano de la mano de la sommeleir argentina rdicada en París, Paz Levinson.

 

Qué es La Cité de Vin. Situada en Burdeos, La Cité du Vin es un centro cultural, único en el mundo, donde el vino se encuentra presente con su cultura, historias y patrimoniales y universal. A la vez, este centro turístico y de paseo para los bordeleses rinde homenaje a los viñedos de todo el mundo a través de un recorrido permanente, exposiciones temporales, talleres enoculturales y numerosos eventos.

 

Gestionada y desarrollada por la Fondation pour la culture et les civilisations du Vin, constituye un lugar accesible para todo el mundo. Con más de un millón de visitas en los últimos 3 años, la Cite de Vin cuenta con 3000 metros cuadrados de recorridos permanentes divididos en 19 módulos y con 10 horas de contenidos disponibles en 8 idiomas. El principal atractivo es la tecnología utilizada que permite vivenciar a los turistas de manera independiente cada una de las atracciones entre las que se destacan la Gran Sala de Burdeos, El arte del servicio, la cita con los entendidos, el buffet de los cinco sentidos y un viaje virtual a los viñedos del mundo.

 

Ofrece además tres diferentes restaurantes, uno a 30 metros de altura con vista panorámica de la ciudad de Burdeos y además un mirador en el último nivel donde los visitantes pueden disfrutar de una postal de 360 grados de la ciudad. En la planta baja una inmensa vinoteca ofrece 800 etiquetas de vinos del mundo junto a gift shop con accesorios indispensables para cualquier wine lover.