BONVIVIR Experience: Wine Tour & premium tasting 2019

Realizamos el primer viaje con socios a Mendoza, una experiencia inolvidable de cuatro días que a continuación te contamos en primera persona.

Compartir la nota

Se hizo esperar pero finalmente lo cumplimos. El sueño del primer viaje a Mendoza con socios BONVIVIR se hizo realidad con nuestra primera BONVIVIR Experience: Wine Tour & Premium Tasting 2019. Una experiencia inolvidable que concretatamos junto al equipo de HonTravel con Marcelo Navarro (Marsus) , su director, y los primeros socios que se sumaron a esta propuesta que agotó su cupo en horas.

El programa comenzó el día 15 de agosto cuando cada uno de los veintiún socios llegaron a Mendoza desde diferentes rincones del país al aeropuerto mendocino para ser trasladados hacía el Sheraton Hotel de la Ciudad de Mendoza. Con un servicio de check- in express todos pudieron acomodarse en su habitaciones para disfrutar de unas horas de la ciudad y las instalaciones del hotel hasta que el transfer los pasó a buscar para dar inicio al programa que incluiría siete bodegas, nueve degustaciones de lujo de la mano de consagrados enólogos y catar 95 vinos más los 42 de la Premium Tasting 2019. Sin dudas una experiencia inédita para muchos de los socios que lo vivieron como una verdadera proeza.

 

 

Y largaron… La bitácora del viaje comenzamos a escribirla el mismo 15 de agosto cuando salimos rumbo a Bodega Los Toneles, nuestra primera visita y cena. Allí, a pocos minutos del hotel nos esperaban Marisel Millán, directora de la bodega junto a Bernardo Bossi Bonilla, su enólogo. Lo que empezó con cierta solemnidad, Bernardo se ocupó de convertirlo en una celebración con sus comentarios y gracia que nos acompañaron durante el tour que nos permitió conocer la historia por la bodega mientras probamos muestras de la extraordinaria cosecha 2019 un ejercicio revelador para la mayoría de los socios. En simultaneo Bernie, como ya para entonces todos llamaban al enólogo, nos explicó cómo catar los vinos ya así nos preparó para el resto del viaje.

Después pasamos a Abrasados, el restaurante de la bodega, para completar una cata con los vinos alta gama de alta gama que acompañaron un menú preparado para la ocasión. Fue entonces que el chef se acercó para explicarnos los secretos de las carne dry aged, especialidad del lugar, y los fundamentos del maridaje. Terminado esto aprovechamos a catar muestras de tanques, toneles, barricas y huevos de hormigón.

 

La segunda jornada comenzó al mediodía junto a Huentala Wines en el piso 17 del Sheraton Hotel donde compartimos una degustación del porfolio de alta gama de esta bodega de Gualtallary. Gracias a su sommelier y Alejandro Iglesias, sommelier de BONVIVIR, descubrimos las características de este singular terruños mientras probábamos su balnco y otros seis vinos tintos. El cocktail con la gastronomía del hotel lo disfrutamso en las terrazas con una vista inmejorable de la ciudad y sus alrededores mientras conversábamos cómo debaimos prepararnos para la noche cuando ingresemos al salón principal de la Premium Tasting.

 

Para las 18 horas estábamos en el Hotel Intercontinental acomodados en nuestros lugares para disfrutar lo que es considerada la degustación de vinos argentinos más importante del mundo. Fueron cinco horas en las que escuchamos a cuarenta y dos enólogos presetanseus vinos en primera persona mientras nos rodeaba la crema y nata de la vitivinicultura de Sudamérica y winelovers de todo el mundo. Una recuerdo imborrable para cualquier amante del vinos decidido a conocer a las celebridades detrás de nuestras etiquetas favoritas. Una jornada prolongada que nos regreso felices y llenos de entusiasmo al hotel para reponer energías de cara al día siguiente que nos llevaría a recorrer las bodegas de Luján de Cuyo.

El tercer día comenzó la agenda más intensa y muy temprano para visitar Susana Balbo Wines donde nos esperaba Ana Lovaglio, directora de la bodega y encargada de guiarnos durante la visita mientras nos contaba la historia de Susana Balbo, su madre y primera mujer en recibir el titulo de enóloga en Argentina. Recorrimos la totalidad de la instalaciones incluida la “capilla” donde crían los vinos más exclusivos. Degustaciones de tanque mediante de la cosecha 2019 luego pasamos al espacio Osadía donde picadas mediante comenzamos la degustación de los blancos, rosados y tintos más representativos de la bodega conociendo secretos detrás de cada innovación con la que se destacaron en el mercado durante laos últimos años.

 

Cerca del mediodía partimos hacia Bodega Lagarde donde Mateo Viana, uno de los enólogos de la casa, nos esperaba para iniciar el tour por viñedos y bodegas para finalizar la parte técnica en la bodega de espumosos de la familia Pescarmona de manera que vivimos una master class de burbujas entre tanques, pupitres y botellas. Sin embargo, la gran sorpresa aun nos esperaba en la galería del restaurante donde experimentamos el “juego del blend”. Muestras de vinos, anotadores y probetas esperaban a que despleguemos nuestro talento enológico en la preparación de un corte tinto en equipos. Cada grupo, integrado por siete socios, no solo debía proponer un vino a partir de diferentes componentes sino presentarlo con etiqueta y nombre de manera que nos dividimos las tareas de marketing, diseño y enología para la presentación a la que sumamos propuestas de maridajes mientras un panel de notables integrado por Mateo, Marsus y Teresa se ocupo de elegir el ganador a partir de una degustación a ciegas.

El almuerzo sin dudas fue una experiencia inolvidable, no solo por los pasos y la calidad de las preparaciones sino también por los vinos que tuvimos la oportunidad de degustar, entre ellos un Lagarde Malbec de 1985 que llenó las copas a la hora del relax entre vides y olivos que algunos aprovecharon para la siesta.

 

Casarena fue la siguiente parada, bodega que recorrimos junto a Leo Nazin y Pablo Ceverino, enólogo y agrónomo respectivamente, quienes aprovechando las calicatas de los viñedos nos introdujo en la importancia de los suelos de Mendoza y su efecto en los vinos. El recorrido incluyó degustaciones de tanques y barricas no solo de los vinos que ya conocemos de la casa sino que hubo tiempo para probar una de las barricas más exclusivas que atesora un vino ícono que aun espera su momento para salir al mercado. El paseo por la antigua cava no podía terminar de otra manera que en rincón que conserva los famosos botellones de hasta doce litros, sin dudas un alto imperdible para las fotos. Pero las selfies no terminarían ahí ya que luego nos invitaron a Casa Naoki, propiedad privada del dueño de la bodega, ubicada en Agrelo donde apreciamos el atardecer con una postal inolvidable de la Cordillera. Picada, quesos, fiambres y las cazuelas de cordero sirvieron de excusa para cerrar un día extraordinario con los vinos de la bodega y algunas novedades próximas a salir al mercado como sus nuevo rosé.

 

Para entonces, socios, equipo de HonTravel y representantes de la bodega compartimos una noche increíble conversando mucho más que de vinos y disfrutando de esos momentos informales de intimida que solo el vino puede asegurar.

 

El domingo, nuevamente comenzamos a primera hora y esta vez para visitar el Valle de Uco donde la primera escala fue Bodega Piedra Negra en Los Chacayes. Su enólogo, Fredy Mestre se ocupo de recibirnos y guiarnos por una visita a los viñedos para conocer las características principales de el terruño de ese rincón del valle junto a la historia de la bodega fundada por Francoise Lurton a mediados de la década de 1990. La degustación aquí incluyó tanto vinos disponibles en el mercado como también muestras de vinos experimentales que esperan lanzar en breve, un privilegio al que muy pocos pueden acceder. En manera de seminario, la explicación y degustación permitió comprender la influencia del clima y la geografía en los vino y porque hoy todo el mundo habla de este terruño.

 

Finalizado la visita a Piedra Negra nos trasladamos a Enzo, bodega que la familia Bianchi posee en Valle de Uco. El anfitrión en esta oportunidad fue

Silvio Alberto, enólogo principal de la bodega quien no escatimó botellas ni muestras a la hora de la degustación que concluyó con un Gran Enzo Bianchi Gran Vin y el Enzo Bianchi Gran Malbec que será presentado al mercado recién en 2020. Durante el almuerzo, Silvio junto a su esposa no solo nos repasaron su trayectoria y la historia de la bodega sino que despejó todas las dudas que los socios quisieron preguntar mientras el frío mendocino eran la principal excusa para la larga sobremesa y posterior charla frente al fogón. Lógicamente, a esta altura comenzábamos a tomar conciencia de las ultimas horas de este viaje revelador e inolvidable para todos, un periplo de cuatro días muy intensos donde no solo aprendimos de vinos y los secretos más importantes que esconden las bodegas de Mendoza sino que volvimos con el corazón contento y nuevos amigos, o cómplices para seguir recorriendo los caminos del vino que como bien sabemos no tienen puerta de salida.