Dime qué burbuja tomas y te diré quién eres

Es imposible enumerar la cantidad de espumosos que existen con sus estilos. Hoy repasamos los más importantes para que cepas que encontraras en cada botella.

Compartir la nota

Se dispara la temporada de espumosos y el mundo se divide entre los que aman estos vinos y los que no pueden siquiera olerlos.

 

Estos últimos suelen decir que por tal o cual motivo los espumantes no les gustan pero lo cierto es que no saben que existen infinidad de estilos para aprovechar. Y lo mas importante, hay un espumoso para cada paladar y ocasión.

 

Repasemos entonces qué debemos saber de las burbujas.

 

Métodos. Los vinos espumosos nacen de diferente modo a partir de una segunda fermentación, es decir, se elabora un vino base tranquilo que luego vuelve a fermentar para concentrar el gas carbónico hasta que se convierta en burbujas. El método Champenoise o tradicional es cuando la segunda fermentación tiene lugar en botella. Es decir, los vinos base se embotellas y a cada envase se adiciona el licor de tiraje que da lugar a la segunda fermentación y así a las burbujas. una ves terminada la toma de espuma las levaduras quedan en la botella en forma de borra s que nutren al vino de aromas y sabores. Generalmente se deja los vinos en reposo durante meses o años para lograr una expresión mas característica del método y sus levaduras. El otro método más difundido es el Charmat, en este caso la segunda fermentación es en tanques y el contacto con las levaduras es menor de manera que los vinos son muy frutales y primarios. En resumen, los champenoise dan vida a vinos complejos y maduros mientras que el Charmat a vinos frutales y frescos.

 

 

 

¿Te gustan los cocteles? Prepara estos con burbujas en las fiestas.

 

Pet-Nat, los espumosos curiosos. Los pétillant naturel son vinos que se elaboran por el método ancestral y que hoy marcan el camino entre los productores naturales y biodinámicos. Este método implica embotellar el vino antes de finalizar la fermentación alcohólica para que continúe en un ámbito hermético. Lo que sucede es que el gas carbónico queda retenido y se convierte en burbuja. Aquí la premisa es elaborar un vino sin quitar ni añadir y en nuestro país comienzan a llegar al mercado. Una curiosidad que vale la pena probar. Son secos, algo rústicos y suelen llegar a la copa con borras finas.

 

Estilos. Cada productor imprime su impronta en sus botellas de espumosos. Un estilo diferencial de sabor que debe mantener con los años. pero siempre se guían por los estilos que nacieron hace años en Champagne a partir de la adición de azúcar y licor de expedición al final del proceso. Sucede que estos vinos nacen muy ácidos y nerviosos de modo que es necesario balancear su expresión con dulzor a fin de hacerlo más amigable. Por lo tanto la escala se debe leer de acuerdo a cuanta azúcar residual queda en la botella. Los que disfrutan de los vinos secos deben elegir los Nature o Brut Nature que pueden tener cero azúcar en el caso de los primeros y entre 4 y 7 gramos por litro para los segundos. Los Extra Brut, que son los mas populares en nuestro país se ubican entre los 7 y 11 gramos por litro y son los más balanceados en dulzor. Ya los Demi Sec, entre 15 y 40 gramos por litro se percibirán dulces y por encima de este rango están los deliberadamente dulces.

 

¿Con qué acompañar los espumoso? no te pierdas esta interesante guía de maridaje con burbujas

 

La edad importa. En general los espumosos son vinos donde se mezclan añadas con la intención de mantener año a año una misma identidad. Sin embargo, cuando un año es extraordinario los productores prefieren hacer vino de añada, es decir, 100% de una misma cosecha a fin de conservar la expresión de ese momento singular. pero estos vinos suelen ser los mas costosos y escasos por lo tanto a prestar atención, pro que si hay añada sin dudas habrá un vino irrepetible.

 

Cuvée Prestige o Grande Cuvée. Son dos expresiones utilizadas para los vinos espumosos ícono de las bodegas así como existe la expresión Gran Reserva para los tranquilos. En estos vinos se suele utilizar los mejores componentes del año y pueden ser o no de añada.

 

Del mundo. Argentina produce 40 millones de botellas de espumosos cada año y esto la ubica en lo más alto entre los productores de burbujas de Sudamérica. Pero en Europa las cosas son bien diferentes y existen regiones mucho más importantes en producción y prestigio. Lógicamente que la reconocida es Champagne en Francia donde los vinos se elaboran con Chardonnay, Pinot Noir y Pinot Meunier con un largo proceso de maduración en botella. España tiene sus CAVA elaborados principalmente en Penedés a partir de cepas nativas como Xarelo, Parellada y Macabeo, también mediante método tradicional. En Italia se elabora el famoso Prossecco en el Véneto, hoy uno de los espumosos más consumidos en el mundo pero también están el Asti y los Francia corta de Lombardia.

 

¿Cómo disfrutarlos? Aquí una guia completa para descorches inolvidables.