Qué descorcharemos en 2020

Cada inicio de año nos permite analizar que tendencias marcarán el camino del negocio durante los meses siguientes. A continuación te contamos qué esperar del 2020 en materia de descorches.

Compartir la nota

El 2019 fue un año muy singular para el vino argentino. Muchas buenas noticias se mezclaron con las cifras desalentadores de un mercado que se retrae y un consumo en baja. Lo bueno es que la calidad de nuestros vinos es protagonista en todos los rincones del planeta mientras lo winemakers locales se consagran entre los mejores del mundo. Argentina ya no es un país que observa las tendencias que se imponen en el mundo sino que impone las propias y ya es una pieza clave del negocio mundial del vino.

 

Hoy te contamos con que tendencias nos encontraremos durante los primeros meses del año y por las que vale estar atentos.

 

 

Vinos desnudos. A nivel global, el vino mira hacía el pasado para planificar el futuro. Es decir, la técnicas y prácticas de ayer son clave para los sabores de hoy. En este sentido vimos la aparición de los vinos naturales que, sin ahorrarse polémicas, proponen una elaboración despojada de la tecnología y acude a la mínima intervención como filosofía rectora. A estas practicas se han sumado diferentes bodegas de todos los orígenes y escalas y muchas de ellas ya pregonan la no utilización de sulfitos en pos de conservar el sabor y la expresión más puras del vino. Entre estos podremos encontrar diferentes estilos y variedades así como también vino para beber jóvenes como algunas interesantes a puestas de alta gama.

 

Vinos con conciencia. En sintonía con el punto anterior y con los movimientos de concientización por el cuidado del medio ambiente pero también por el cuidado de la salud, algunos productores deciden atender necesidades de los consumidores y también sus demanda. La no adición de sulfitos también calza en este apartado ya que cada vez son más los consumidores que los buscan. Los vinos orgánicos siguen en crecimiento a nivel global y muchas bodegas se suman cada año a estas prácticas. Según estimaciones del mercado, para 2023 los vinos elaborados con uvas orgánicas alcanzarán las mil millones de botellas consumidas al anualmente. Lo mismo sucede con los vino biodinámicos mientras que algunos incluso apuestan a la permacultura.

Otro aspecto es el cuidado de la salud y para esto veremos con mayor frecuencias vinos etiquetas como “apto vegano” o “apto celíacos” como también aquellos alineados con diferentes certificaciones de responsabilidad social, sustentabilidad, huella de agua y huella de carbono o comercio justo.

 

Vinos con sentido de lugar. El avance de los estudios sobre los terruños argentinos dieron numerosas noticias durante 2019. Por ejemplo, finalmente se aprobaron las Indicaciones Geográficas San Pablo, Los Chacayes y Pampa El Cepillo, todas del Valle de Uco. Para 2020 los expertos auguran nuevas aprobaciones y vinos cada días más fieles al origen que les da vida. Mientras tanto, la aprobación de Gualtallary como Indicación Geográfica se hace esperar y se convierte en el gran pendiente de los últimos años.

 

Vino en lata. Durante diciembre de 2019 te contamos como diferentes bodegas argentinas finalmente lanzaban sus vinos en lata. Mientras aun se espera conocer el resultado de los primeros meses de este envase en el mercado, varias bodegas confirman que pronto presentarán sus versiones enlatadas. Todo vale para recuperar consumidores y conquistar a los aquellos aun alejados al vino.

 

Vinos extremos. Otro dato interesante del cierre de 2019 fue la presentación en sociedad de Otronia, bodega de Chubut y considerada la más austral del planeta. Con este nuevo límite patagónico para la vitivinicultura muchas otras regiones, algunas extremas, otras curiosas y algunas exóticas pedirán pista en 2020. Por ejemplo, en la provincia de Buenos Aires los viñedos de Tandil y Balcarce ya se hacen escuchar mientras que en San Juan, en el Valle de Calingasta muchos pequeños productores recuperan antiquísimas viñas que son patrimonio vitivinícola nacional. En Mendoza, mientras tanto, La Carrera, un paraje ubicado a 2000 metros de altura se convierte en la nueva gran promesa de la viticultura de altura.

 

Tendencias novedosas. Los paladares curiosos tendrán mucho para aprovechar en 2020 con la aparición de vinos novedosos como los Pet-Nat, los nuevos naranjos, el crecimiento del movimiento de las uvas criollas, los vinos de sed y la avanzada de los vinos elaborados en ánforas. Todas curiosidades que ten contaremos en próximas entregas.