“Para hacer grandes vinos el componente humano es más importante que la enología”

Mauricio Vegetti es el encargado de nuestro vino SINGULAR de noviembre y uno de los winemakers más influyentes de la actualidad. Conocelo.

Compartir la nota

Los pequeños productores cumplen un rol cada día más importante en la vitivinicultura argentina. Con su trabajo y etiquetas dan vida a proyectos siempre curiosos, nacidos del esfuerzo que aporta color y diversidad al mercado.

 

Mauricio Vegetti, el Japo, es un referente de este movimiento con casi dos décadas de camino hecho como productor independiente. Reconocido tanto por sus vinos tranquilos como por sus espumosos, en Club BONVIVIR tuvimos varias de sus creaciones y para este mes tenemos la oportunidad de presentar el un vino SINGULAR con elaboramos junto a él y su equipo, una buena excusa para conocerlo y que nos presente su LUI Selección del Enólogo Malbec 2019.

 

 

Japo, ¿cuál fue tu primer contacto con el vino?

 

Como en toda casa mendocina el vino siempre estuvo presente en la mesa familiar. Por esto digo que mi primer contacto con el vino fue al ver a mis padres tomar vino. Eso me llamaba la atención cuando era chico y encima mi abuelo era fanático de los espumosos, en cada reunión no solo tomaba sus burbujas sino que hablaba de cuanto le gustaban. Pero nadie en mi familia estaba en la actividad vitivinícola, mi papá trabajaba en la industria del petróleo y mi mamá era maestra.

 

¿Y como terminaste siendo enólogo?

 

Tuve la suerte de cursar el secundario en el Miguel Amado Pouget, un colegio agrícola con orientación enológica y en el último año, después de hacer varias pasantías en practicas agrarias, viaje a Francia para hacer una pasantía en una bodega familiar muy pequeña.

 

Tenía 17 años y el dueño me dijo, “acá tenés las llaves de la bodega, estas son las luces, todo queda en tus manos” y se fue a trabajar la viña. No tenia experiencia y estaba a cargo de los vinos en una región vecina de Aloxe–Corton. Esa experiencia me marco a fuego y me convenció que tenía que hacer vinos. A mi regreso comencé la licenciatura en enología mientras trabajaba como pasante en Peñaflor. Después pasé por Nieto Senetiner y en 2002 comencé con LUI, mi proyecto personal como para ver que onda. Quería hacer mis vinos.

 

Fueron apareciendo proyectos en los que asesoraba y en 2008 arrancamos con Gauchezco Wines, bodega en la que estuve hasta 2019. Hoy estoy enfocado en LUI con ganas de hacerlo crecer y cumplir muchos de los planes que tengo en mente hace años.

 

 

¿Qué otras cosas son las que más disfrutas del mundo del vino y cuáles las que te marcaron a fuego?

 

Viajar y conocer gente me hizo enamorar del vino. Darme cuenta que hay un componente humano más importante que el enológico detrás de cada botella. Eso es más fuerte que la ciencia misma. Cuando entendés eso descubrís que si bien tenes que comprender el terroir, la gente con la que trabajas es, a la larga, lo más importante. El equipo de trabajo que es fundamental a la hora de hacer un gran vino.

 

Sos un pionero entre los “pequeños productores” o “productores jóvenes de vinos de enólogos”, ¿qué destacas del trabajo del “pequeño productor”?

 

Si, soy uno de los más viejos en la movida joven de “vinos de enólogos”. Pensa que con LUI Wines arranque en 2002 y nos convertimos en una especie de puntapié para muchos otros que se sumaron en los últimos años. Nos tocó demostrar que se podía arrancar proyectos pequeños y sostenerlos en el tiempo con calidad e identidad.

 

Pero todo esto es producto de mucho esfuerzo, existen muchos desafíos diarios que como productor independiente tenes que atajar solo. Tenes que estar atento a todo, todo el tiempo. No solo del vino, el corcho, la botella y la etiquetas sino del mercado, los costos, si los vinos funcionan o no, la promoción, los aspectos financieros del proyecto, analizar la competencia y muchas cosas más. Esto demanda una gimnasia más allá de hacer vino.

 

Desde hace unos años, Club BONVIVIR ha tenido vinos de tu autoría en las que conquistaron a los socios, ¿cómo es tu experiencia con BONVIVIR?

La relación con el club es súper amena desde hace años. Hoy me siento amigo del equipo, los conozco a todos. Pero destaco que siempre me sorprendió el profesionalismo que le ponen al laburo, algo que se ve en cada vino que reciben los socios. Conozco el esfuerzo de ustedes por conocer a los productores, saber qué hacemos y dónde, conocer los lugares y mantener esa búsqueda constante de estilos nuevos y diferentes para que los socios reciban siempre lo mejor. Hay un trabajo de fondo enorme que quizás el socio no ve pero se aprecia en la calidad y a nosotros nos obliga a mantener la vara muy alto.

 

 

Este mes nuestro vino SINGULAR lleva tu firma, ¿Cómo fue el proceso creativo de este vino y qué buscas destacarle a los socios de esta etiquetas?

 

Cuando supimos de esta oportunidad, con Lucas Dalla Torre, quisimos elaborar un vino tan exclusivo como todo lo que hacen ustedes por los socios. Así que dijimos, hagamos algo especial y exclusivo que nos identifique como proyecto. Para esto elegí uvas Malbec del mismo viñedo de Vista Flores (Valle de Uco) con el que comencé en 2002.

 

Es un vino fácil de beber, simple pero a la vez complejo del que solo el 20% pasa por barrica para darle carácter pero sin jorobar la fruta. Tiene los aromas de ciruela típicos de Vista Flores y el perfil del malbec que enamoro al mundo, es frutal, de ataque dulzón, jugoso y sabroso.

 

Hoy estas dedicad 100% a LUI, tu bodega, ¿qué proyectos tenes en mente para los próximos meses?

 

Si, nos enfocamos en LUI por que queremos crecer y darle forma a los sueños que venimos conteniendo hace años. Estamos por lanzar nuevas etiquetas que más allá de apoyarse en el carácter del terroir y de cada viñedo se sustentan en las relaciones humanas, los vínculos con el equipo, los viñateros y quienes nos ayudan a hacer los vinos que nos gustan. Estamos trabajando en Mendoza y también en Córdoba, Jujuy y Salta. Queremos unir el terroir con la gente. Sin dudas cuando nos permitan volver a viajar y reunirnos vamos a presentar muchas etiquetas que van a sorprenderlos.