Los vinos más australes de Patagonia

Chubut ya es una provincia vitivinícola capaz de sorprender a los paladares más expertos. Descubrí sus vinos y animate a los sabores más extremos de la Patagonia.

Compartir la nota

Si bien los primeros viñedos patagónicos fueron plantados hace más de un siglo en el Alto Valle de Río Negro, hoy un puñado de pequeños productores empuja el cultivo hacia límites más australes aún. Son los nuevos vignerons de Chubut quienes a partir de los 42 grados de latitud Sur desafían los extremos para lograr vinos únicos.

 

La nueva cara del vino patagónico

 

Chubut es una de las provincias de la Patagonia argentina. Famosa por sus encantadores bosques a los pies de la Cordillera de los Andes y algunos de los centros de sky más reconocidos de Sudamérica, hoy cuenta con 65 hectáreas de viñedos que ya son noticia mundial.

 

El gran diferencial de estos viñedos lógicamente es su clima frío con temperaturas que en invierno pueden llegar a -12C y aun en verano pueden ser bajo cero. Por lo tanto, las heladas son un riesgo latente y por esto deben utilizar aspersores de agua para proteger las vides y sus frutos durante la época de maduración.

 

Su régimen de lluvias cercano a los 1000 mm anuales es otra aspecto importante ya que los viñedos no demandan riego. Además los vientos colaboran a mantener seco el ambiente y definen la sanidad aunque en ocasiones pueden darse ráfagas de hasta 100 km/h que ponen en peligro las plantas.

 

Los suelos, de origen volcánico, siempre están cubiertos de verde y son ricos en materia orgánica. Su estructura es limo franco arenoso y pedregosos en profundidad de manera que aseguran buen drenaje.

 

Como se puede notar, la ecuación de este terroir es novedosas para la vitivinicultura argentina y no debería extrañar la originalidad de sus vinos.

 

 

Un joven terroir

 

La vitivinícola en Chubut es una actividad reciente que comenzó cuando el bodeguero Bernardo Weinert plantó sus primeros viñedos. Atraído por la similitud de los paisajes de la región con los de Oregon, noreste de Estados Unidos, tras comprobar que la latitud de Borgoña era igual a la de Chubut, decidió plantar en el año 2000 en el Hoyo de Epuyén, 1400 kilómetros al sur de Mendoza. Aquel primer viñedo tendría Merlot, Pinot Noir, Riesling, Gewürztraminer y Chardonnay.

 

Llevó seis años lograr los primeros vinos para su proyecto Patagonian Wines. Un tinto y un white blend aromáticos, ligeros y de frescura firme, perfiles muy diferente a los de cualquier otro vino argentino.

 

Más tarde, estos resultados despertaron interés en la zona y en 2012 Nanty Fall y Contra Corriente se sumaron al cultivo de vid en Trevelin, 180 kilómetros más al sur. Al pie de la Cordillera de los Andes y a una altitud de 350 metros, hoy en esta zona también se encuentra Casa Yagüe y entre los tres productores contabilizan unas 10 hectáreas con Sauvignon Blanc, Riesling, Gewürztraminer, Chardonnay, Pinot Noir y Cabernet Franc. Próximo a ellos, en la Comarca Andina del Paralelo 42 se encuentran Camilo De Bernardi y Pedro Adamow, el primero en la provincia de Río Negro y el otro en Chubut.

 

La bodega más austral del mundo

 

Quinientos kilómetros al sur de la Comarca Andina se encuentra Otronia, la bodega más austral del mundo. Ubicada a 45,5 grados de latitud Sur en la localidad de Capitán Sarmiento, su viñedo cubre unas 50 hectáreas entre los lagos Muster y Colhue Huapi. Propiedad de Alejandro Bulgheroni, este proyecto comenzó en 2011 con el asesoramiento de Alberto Antonini y Pedro Parra. Al momento cultivan Sauvignon Blanc, Riesling, Gewürztraminer, Chardonnay, Pinot Grigio, Pinot Noir y son los únicos que plantaron Malbec en la provincia.

 

En esta región, el clima es más árido y el paisaje corresponde al de estepa patagónica. Con heladas como riesgo latente el principal enemigo de las viñas son los potentes vientos que afectaron algunas hileras del viñedo durante los primeros años de plantación.

 

Con un white blend, dos Chardonnay y dos Pinot Noir en el mercado, ya se convirtieron en una de las bodegas de referencia para los amantes de los vinos elegantes de climas fríos.