¿El vino puede ayudar ante la pandemia?

Sabemos que la cuarentena tuvo sus efectos sobre el consumo de vino en todo el planeta, pero te imaginabas de que otra manera el vino puede ayudar ante el coronavirus.

Compartir la nota

Es de público conocimiento que desde hace un año los laboratorios más importantes del mundo trabajan contra reloj en la búsqueda de una vacuna para aplacar la epidemia causada por el Covid-19.

Para esto, los esfuerzos de la ciencia han llevado a los investigadores a explorar diversos recursos y si bien ya existen resultados alentadores lo cierto es que nada se descarta ante la urgencia. En medio de tantas líneas de investigación no faltan las que ponen al vino en medio de la escena.

Polifenoles al rescate

En este sentido, hace unos días nos sorprendieron los resultados publicados por la Universidad de Carolina del Norte (Estados Unidos), que contemplan al vino entre los aliados para combatir el coronavirus. Básicamente, el estudio asegura que ciertos compuestos de las uvas son capaces de bloquear una de las enzimas clave del virus.

El foco se ha puesto en las variedades de uva muscadine o vitis rotundifolia que es muy cultivada en el sudeste estadounidense y destinada para el consumo en fresco como uva de mesa pero también para la vinificación.

El trabajo de los científicos de la universidad se basa en las propiedades antivirales de estos frutos para inhibir al SARS-Cov-2 ya que cuentan con abundantes flavan-3-oles y proantocianidinas. Estos compuestos alteran el modo en que el virus se multiplica y se adhiere a las células humanas.

Por esto mismo, esta nueva línea de investigación explora las posibilidades de utilizar los polifenoles de las uvas como un recurso terapéutico ante la pandémica.

Un nuevo sensor de Covid-19

Del otro lado del Atlántico, más precisamente en Portugal, el vino también aparece entre las noticias de la lucha contra el coronavirus. En este caso, una universidad de este país europeo acudió a tecnología utilizada en la vitivinicultura para la identificación molecular de variedades de uva para desarrollar un sensor para realizar test rápidos del virus.

La excusa para este proyecto que hoy se deriva para la detección del Covid-19, era identificar genéticamente las uvas utilizadas y autenticar los vinos de la Región del Duero.

El equipo a cargo del desarrollo del test asegura que en tan solo 20 minutos y sin involucrar personal profesional, su dispositivo podrá ayudar en la detección del SARS-CoV-2.