Viña Las Perdices y el vino más votado de Selección Exclusiva en 2020

De acuerdo al voto de los socios de nuestra Selección Exclusiva, Las Perdices Reserva Bonarda 2017 se convirtió en el mejor vino del 2020. Conozcamos más de sus creadores.

Compartir la nota

Hace diez años el interés por satisfacer la demanda de calidad de nuestros socios nos llevó a desarrollar una encuesta que nos permite medir la aceptación de los vinos seleccionados. Con el tiempo, esa encuesta nos brindó la oportunidad de confeccionar un ranking anual donde podíamos conocer qué vinos eran los preferidos de los miembros de BONVIVIR.

Fue entonces que comenzamos a compartir esta información en nuestro Ranking Anual de los mejores vinos votados por los socios, un listado que por segunda vez tiene a Viña Las Perdices en lo más alto del podio para la Selección Exclusiva. Una excusa insuperable para conocer más de esta bodega y sus protagonistas.

El productor del año

Viña Las Perdices es una bodega familiar fundada por Juan Muñoz López, un inmigrante español que llegó a Mendoza a mediados del siglo pasado. Ya afincado en Cuyo, en 1958 comenzó a desarrollar su primer viñedo en Agrelo, Luján de Cuyo, donde la familia echaría raíces.

Especializados en la comercialización de vinos de calidad desde la década de 1980, en 2004 los Muñoz decidieron presentarse en sociedad con bodega propia. Desde entonces se convirtieron en una bodega reconocida por su porfolio original e innovador cuyos vinos son elaborados a partir de un viñedo de 96 hectáreas que incluye más de 17 variedades diferentes.

Juan Carlos Muñoz en acción en la bodega familiar de Agrelo.

Ubicada en esa misma finca que supo cultivar Don Juan, la bodega es conducida por la familia y justamente Juan Carlos, hijo de Muñoz, es el encargado de la elaboración de los vinos de la casa junto al winemaker Fernando Losilla.

Todos estos atributos, nos llevaron a trabajar con Viña Las Perdices en diferentes oportunidades durante los diez años de Club BONVIVIR. De hecho, en 2016, elaboramos junto a ellos Las Perdices Reserva Red Blend 2016, vino Singular que formó parte de la Selección Exclusiva de julio de 2018 y se convirtió en el vino más votado del 2018 por los socios así como Las Perdices Reserva Bonarda 2017 acaba de consagrarlos como productor del año en 2020.

Pero, para comprender mejor esta aceptación de nuestros socios por los vinos de Las Perdices consultamos a Fernando Losilla quien, sin dudas, tiene mucho que ver con ello.

Fernando Losilla en los viñedos históricos de la familia Muñoz.

¿Qué pensas que le gustó a los socios de BONVIVIR de Viña Las Perdices Reserva Bonarda?

Creemos que nuestro Bonarda Reserva gustó por que la cepa es muy noble y desde nuestro lado buscamos elaborarla con con el objetivo de lograr un vino de alta gama. La Bonarda tiene todas las condiciones para serlo y más cuando proviene de un viñedo tan antiguo como el nuestro. Con la edad estas viñas nos brindan uvas con excelente balance natural que luego vinificamos de modo muy personalizado y completamos son una crianza en barrica propia de un gran vino. Así logramos un tinto muy atractivo que nos da grandes alegrías y no sorprende que los haya gustado tanto.

En los últimos años se habla cada vez menos de Bonarda, ¿qué te genera esto?

Es un error no promocionar la Bonarda. Es una uva que nos representa con una gran superficie y esto nos permitiría satisfacer cualquier demanda. Además es una cepa que nos da la posibilidad de lograr la calidad por la que queramos apostar. Si necesitamos vinos de volumen hay superficie y si queremos vinos de alta gama es cuestión de darle atención adecuada a la uva y una elaboración a la altura, tal como hacemos muchas bodegas. El potencial de la variedad está y puede comprobarse en muchas bodegas que cuentan con vinos tope de gama de Bonarda o cortes que la tienen como componente. Esperamos que tenga su momento así como sucedió con el Malbec o sucede hoy con el Cabernet Franc. Se le debe más apoyo y difusión por que además es un varietal muy versátil.

¿Qué representa para ustedes la Bonarda?

Para nosotros tiene una carga emotiva extra. Es el primer varietal que se plantó en la viña en 1973 y fue el mismo Don Juan quien lo hizo. Además, año tras año nos da resultados muy buenos a pesar de las diferencias climáticas que pudiesen existir. Nos asegura una excelente expresión, aromas, color y esto da un idea de la plasticidad y capacidad para ayudarnos a elaborar grandes vinos.

No es la primera vez que son #1 de nuestro ranking, ¿cuál es el secreto para seducir tantos paladares?

No es  fácil responder pero estar siempre enfocados en la calidad de los vinos es nuestro principal desafío a pesar del crecimiento que experimentó la bodega. Todo esto el consumidor lo percibe. Ellos saben que nos preocupa mantener un estilo en cada una de nuestras líneas, ser fieles a ello y a nosotros mismos. Somos una empresa innovadora que experimenta la mayor cantidad de varietales para seducir al consumidor, también incursionar en otras regiones, tanto en Luján de Cuyo como en Valle de Uco y hasta Chile. Esa diversidad de productos, siempre prolijos y atractivos, que dan cuenta de la identidad de cada varietal, nos ayuda a que nuestros vinos sean exitosos. Todo esto además lo acompañamos con buen packaging, presentaciones especiales y diferentes tamaños, desde latas hasta bag in box , vino tirado y estilos que hacen que el consumidor siempre encuentre lo que busca.

Son una de las bodegas más innovadoras del mercado del vino argentino, ¿qué novedades podemos espera para 2021?

Siempre buscamos sorprender y este año ya lanzamos cuatro novedades. La más curiosa es La Logia Malbec, un estuche de edición limitada con 3 malbec de diferentes elaboraciones: uno blanco, uno rosado y uno tinto muy particular. Todo presentado en unas botellas muy lujosas con tapón de cristal. También ampliamos nuestras líneas con los nuevos Chac Chac y lógicamente tenemos algunas cosas más para develar a lo largo del año.