Compartir la nota

Los climas fríos de altura y la búsqueda de frescura por parte de las nuevas generaciones de enólogos permiten redescubrir al tinto más clásico. Los Cabernet, Sauvignon y Franc, comienzan a tomar un protagonismo notable gracias a su personalidad y expresión según su origen.

 

Desde Perdriel, uno de los terruños históricos para el Cabernet mendocino, llega Lagarde Guarda Cabernet Sauvignon Single Vineyard 2012. A partir de un relanzamiento de su imagen este tinto también ofrece una nueva expresión. Sin perder el perfil tradicional de la bodega esta cosecha saca provecho de una frescura notable tanto en nariz como en paladar. Ofrece una expresión típica del varietal con buen caudal frutal junto a notas balsámicas y de hierbas. Paladar intenso y sabroso, un clásico que se aggiorna.

 

La altura tiene un efecto maravilloso sobre los Cabernet y eso es posible apreciarlo en Vulcano Cabernet Sauvignon Cabernet Franc 2012. Elaborado con partes iguales de cada Cabernet. El Sauvignon es de San Pablo, Tupungato, donde se lo cultiva a 1500 metros, esto aporta un frescura filosa que define el paladar y nervio del corte. Por su parte el Franc es de Anchoris, a 950 metros de altura, aquí se aprecia armonía entre buen cuerpo y tensión que ayuda a equilibrar sabores y asegurar la estructura. Un vino de concepto moderno pero sabor clásico.

 

Mirá con qué plato de comida podés acompañar