Selección

noviembre
2020

Tintos con carácter irrepetible

Tintos con carácter irrepetible

Compartir la nota

En cada vendimia, los winemakers buscan elaborar vinos únicos que expresen el carácter del origen y las condiciones del año. Esta ecuación hace que cada edición sea irrepetible, como una postal que enmarca el momento y lugar.

 

A partir de esta premisa básica de la enología, los enólogos además buscan destacar la unicidad de sus productos con prácticas y elaboraciones con su sello diferencial. A fin de cuentas la mano del hacedor es otro factor indispensable para darle personalidad a un vino. Así nacen vinos exclusivos como los que ofrecemos en Selección Alta Gama de noviembre, donde dos creaciones de Luján de Cuyo dan cuenta de la complejidad de la vitivinicultura argentina.

 

La cosecha 2017 permitió a los winemakers de Luján de Cuyo elabora vinos de carácter muy típico del lugar. Un aspecto que se destaca en Mártir Malbec 2017, elaborado por Alejandro Sejanovich para la bodega Lorenzo de Agrelo con uvas de una región que comienza a exigir nombre propio y por el momento se destaca como Alto Agrelo ya que ofrece un clima algo más fresco que la zona más tradicional de este distrito de Luján de Cuyo. Mártir Malbec 2017 es profundo, de color violáceo brillante y aromáticamente atractivo. Despliega una buena carga frutal con arándanos maduros, moras y ciruelas. La crianza está bien integrada y suma trazos de especias dulces. En boca es opulento con centro de paladar jugoso y fresco. Se aferra al paladar con buen sabor frutal y algo herbal. Taninos redondos que abonan en su final prolongado.

 

Quorum VI es un vino exclusivo de Bodega Norton que tiene la particularidad de combinar cepas y añadas. Para esta sexta edición, David Bonomi seleccionó 55% de un Malbec 2018, 30% de un Cabernet Franc 2016 y 15% de un Tannat 2017, todos provenientes de Luján de Cuyo. El resultado es un vino tinto de color violáceo con tonos rubí brillantes, que ofrece un estilo clásico con aromática elegante y crianza prolija. Frutos negros, trazos balsámicos y dejos de especias completan una escena muy compleja. En boca es tenso y fluido, logra un equilibrio sabroso con taninos jugosos, final vivaz y mucha personalidad. Un vino único, irrepetible y exótico.

Mirá con qué plato de comida podés acompañar