Compartir la nota

La principal región vitivinícola del país cuenta con infinitos perfiles y expresiones para sus vinos. Mientras que hasta hace unos años bastaba con pedir un tinto mendocino, hoy es necesario ser preciso respecto al origen de acuerdo al varietal o vino que se busca para dar en la tecla. Esto demanda atención por parte del consumidor que bien puede ajustar el GPS de su paladar a partir de la experiencia que asegura el descorche.

A modo de recorrido virtual por las diferentes regiones mendocinas, proponemos para la Selección Exclusiva de febrero etiquetas que exploran tres de los terruños más representativos de la provincia del sol y el buen vino.

El Valle de Uco, con sus viñedos de altura, se convirtió en uno de los orígenes más preciados del Malbec, en especial Tupungato. La clave está en su clima fresco y soleado que asegura buena concentración pero también frescura. Así es el caso de Alba En Los Andes Malbec Estate Reserve 2015, un tinto muy expresivo, de carácter frutal y paladar jugoso con buena estructura y potencial. Un tinto moderno y sabroso.

En San Rafael, oasis sur de la provincia, los tintos recurren a un estilo tradicional, siempre equilibrado y maduro. Así es el caso de Vía Blanca Corte Especial 2017, el vino Singular de febrero, elaborado por Bodega Iaccarini. En este caso se trata de un corte de 40% Malbec, 30% Cabernet Sauvignon y 30% Syrah proveniente de viejos viñedos de la región norte de San Rafael. El vino resulta complejo con buena carga frutal pero también de hierbas y especias. Elegante y expresivo.

Por último, Luján de Cuyo es siempre buen origen para los tintos y en especial para Malbec y Cabernet. Con plantas centenarias de Perdriel, Drummond y Agrelo, Juan Roby elabora Lagarde Cabernet Sauvignon 2017, vino que da cuenta del inagotable potencial de Mendoza para el rey de los tintos. Un vino clásico que despliega un maravilloso caudal de especias, frutos negros y balsámicos con una crianza prolija e integrada.

Mirá con qué plato de comida podés acompañar