Compartir la nota

Hablar de Burdeos es garantía de complejidad y elegancia en los vinos tintos. Esta región francesa supo definir un estilo propio a su vino generalmente elaborados a partir de la combinación de Cabernet Sauvignon, Merlot, Cabernet Franc y en menor cantidad Petit Verdot. Estos vinos siempre se completan con una crianza de varios meses en roble que permiten a los vinos integrarse y alcanzar equilibrio.

En Argentina éstos sirvieron de guía a la hora de desarrollar los vinos ícono de la bodegas de manera que se convirtieron en un sabor favorito de los paladares locales. Nuestra Selección Alta Gama de Marzo toma estos vinos como referencia de la mano de dos exquisitas etiquetas.

La versión argentina de los tintos de corte más clásicos se inspiró por décadas en los grandes blends bordeleses pero siempre dándole lugar al malbec. De este modo la formula más tradicional se completaba con Cabernet Sauvignon y Merlot como es el caso de Dedicado Tupungato Vineyard Blend 2015 un vino de color rojo rubí con reflejos púrpura muy expresivo que combina tonos frutales con hierbas de montaña y especias. En paladar es un vino ágil, con buen cuerpo y frescura.

El Petit Verdot se ha convertido en una cepa con predicamento propio en la vitivinicultura argentina. En Burdeos su uso es más bien limitado por su capacidad de aportar color y carácter en los grandes cortes tintos que que puede tornarse invasivo. Sin embargo, en nuestro país cada vez son más los que apuestan por varietales como es el caso de Las Perdices con su novedosa etiqueta Ala Colorada Petit Verdot 2015. La clave está en el clima soleado y cálido de los viñedos cuyanos que permiten a la cepa madurar de manera óptima y elaborar vino intensos pero a la vez muy placenteros. En este caso se trata de un tinto concentrado y brillante de aromática intensa y original con buen caudal de especias y las hierbas con tonos balsámicos y de aceitunas negras. En boca es voluptuoso, opulento y firme.

Mirá con qué plato de comida podés acompañar