Compartir la nota

Históricamente conocida como origen de vinos tintos briosos y suculentos, Mendoza comenzó a definir un nuevo estilo con una cuota de frescura que a muchos paladares resulta novedosa. Para algunos la clave es el uso más cuidadoso del roble, evitar la sobremaduración que en otros tiempos aseguraba estructura y vigor o bien los viñedos de clima frio. En este plan no solo se observa una nueva definición para los tintos sino también para los blancos.

Y son los blancos los que más se lucen en los últimos tiempos con sus paladares vibrantes y frescos, incluso sin la necesidad de pensar solo en los viñedos de mayor altura. Por ejemplo, Agostino Finca Chardonnay-Viognier 2015 es elaborado con uvas de Barrancas, Maipú, un terroir de clima cálido que se encuentra a 900 metros de altura y al margen del Río Mendoza. Aquí, durante años los blancos eran vinos voluminosos sin embargo hoy permite lograr vinos vivaces, fluidos y refrescantes. Un gran cambio además de un gran hallazgo.

El Valle de Uco hoy parece ser la manera más clara de explicar el potencial de la vitivinicultura argentina. básicamente por que sus uvas aggiornaron el sabor del vino mendocino para siempre. Para entender por que es esto viajamos a la provincia del sol y el buen vino para elaborar junto a el equipo enológico dirigido por Alejandro Sejanovich nuestro Vinos Singular para la Selección Exclusiva de Noviembre, Tinto Negro Special Blend 2015. Para esta etiquetas seleccionamos para el corte un 87% de Malbec de diferentes regiones del valle pero principalmente de San Carlos y se completa con un Cabernet Franc del mismo origen. Por esto mismo resulta con buena identidad de Malbec pero con la frescura que siempre asegura el Cabernet Franc de altura.

Pero la diversidad también la aportan los componentes y entre estos el Petit Verdot abre nuevos horizontes de sabor al Malbec. Basta probar HJ Fabre Malbec Petit Verdot 2015 para comprobar que es cierto. Elaborado con uvas de Vistalba, Luján de Cuyo, este Malbec con 20% de Verdot suma un matiz complejo y especiado que contrasta con la fruta roja característica. De este modo logra personalidad y un sabor bien complejo.

"Y son los blancos los que más se lucen en los últimos tiempos con sus paladares vibrantes y frescos, incluso sin la necesidad de pensar solo en los viñedos de mayor altura."

Mirá con qué plato de comida podés acompañar