Cómo guardar vinos en casa.

Consejos y recomendaciones para lograr una buena estiba.

Compartir la nota

Por Alejandro Iglesias, sommelier AAS*.

 

Es común que los socios nos consulten el modo en que deben guardar sus vinos en casa. No es para menos si consideramos la calidad de etiquetas que han recibido en los últimos meses, más de una ideal para atesorar en un rincón del hogar y esperar una ocasión que amerite su descorche. Por lo tanto hoy compartimos algunos consejos y recomendaciones para asegurar que ese momento sea inolvidable.

 

En primer lugar debemos aclarar que no todos los vinos son elaborados para mejorar con el paso del tiempo y muchos son recomendables beberlos jóvenes. Es por eso que cada mes en las fichas que acompañan los vinos seleccionados, aclaramos el tiempo sugerido de guarda para cada etiqueta.
Ahora bien, si la intención es dar inicio a una colección privada de botellas favoritas, es importante tener en cuenta las siguientes recomendaciones y consejos para que la ilusión de la cava propia no se transforme en una pesadilla.

 

La primera recomendación es la posición en la que se deben guardar las botellas. Sólo se puede asegurar la calidad de los vinos siempre que los envases estén acostados, es decir en posición horizontal. No hay otra alternativa. Dispuesto de este modo el vino permanecerá siempre en contacto con el corcho de manera que el tapón no correrá riesgos de secarse o de perder su elasticidad y turgencia responsables de aseguran un cerramiento hermético.

Otro factor vital es la temperatura. Aquel lugar donde se decida almacenar los vinos deberá asegurar una temperatura constante entre los 13 y 16 °C. Lo más importante es que no existan variaciones frecuentes del termómetro ya que pueden producir una evolución despareja del vino que atentará contra su potencial real de guarda. Claro está que asegurar esta condición en el hogar no es nada fácil, pero siempre existe aquel rincón fresco donde los cambios de temperatura son menos frecuentes y tal vez no nos aseguren una guarda de años pero sí de meses.
En este sentido es importante tener en cuenta los sistemas de calefacción o climatización hogareños, dado que muchas veces pueden echar a perder hasta el mejor vino. Atentos a esto seguramente ya hayan adivinado que la cocina es el peor lugar de la casa para guardar sus botellas, porque se trata del espacio con mayor variabilidad térmica.

 

Un mito que debemos desenmascarar es aquel que recomienda rotar las botellas con cierta periodicidad. Esto es totalmente falso ya que el vino debe reposar libre de vibraciones y movimientos durante su descanso en la cava. Aquí un tip muy práctico es colocar un collarín a cada botella para identificarla fácilmente sin necesidad de estar moviendo las demás a la hora de buscar el vino elegido.

 

La humedad ambiente es otro factor determinante para una buena estiba. Esta debe estar entre el 70 y 80% de modo de asegurar la elasticidad del corcho en su cara externa a fin de no correr riesgo de derrames o filtración de oxígeno.

 

La ventilación o circulación de aire también será importante para evitar la concentración de olores no deseados, la proliferación de hongos y el olor a humedad. Atentos a otros productos que pueden compartir el mismo espacio: jamás almacenar los vinos junto a productos químicos o de limpieza que puedan emanar olores punzantes.

 

La luz suele ser enemiga del vino ya que puede alterar sus atributos. Basta con mirar los colores oscuros que generalmente se utilizan para producir las botellas (verde o marrón) con el objetivo de filtrar los famosos rayos UV.

 

Por lo tanto y resumiendo, es necesario encontrar aquel lugar del hogar que sea fresco, oscuro, libre de vibraciones y aromas, que a la vez no sea demasiado seco. Parece difícil pero si la idea es conservar alguna que otra botella… estos requisitos se pueden encontrar en algún placard o mueble.
Ahora bien, si la idea es conservar unos cuantos envases, quizás sea hora de invertir en alguna heladera para vinos de las tantas que ofrece actualmente el mercado; peor la mejor decisión… es llamar a los amigos, disfrutar cada botella en buena compañía y esperar la próxima selección que como siempre los sorprenderá con fantásticas etiquetas.

 

*Miembro de la Asociación Argentina de Sommeliers

www.aasommeliers.com.ar

 

Oops! We could not locate your form.