Cómo catar un vino paso a paso.

Antes de iniciar la cata de un vino es importante saber que la copa siempre se toma del tallo o base a fin de no interferir con la temperatura del cáliz.

Compartir la nota





Por Alejandro Iglesias

 

Fase visual

1.- para apreciar el color del vino inclinaremos la copa siempre sobre un fondo blanco.
2.- lo primero que observaremos es su limpidez y brillo, aspectos que determinan su sanidad.
3.- en el caso de los vinos blancos observaremos su color en el centro de la copa. Su color puede variar de cristalino con leves reflejos verdosos (vino joven) a amarillo con tonos dorados (vino de cierta edad) o amarillo dorado intenso (para blancos añejos).
4.- en el caso de los vinos tintos observaremos el color en la parte superior que dibuja el vino en la copa. Allí apreciaremos diferentes colores y tonalidades que cada cepa ofrece. Podremos notar los rojos de tintes violáceos (vinos jóvenes), los color rubí de reflejos granate (vinos de cierta evolución)o los rojo teja-ladrillo (tintos añejados).
5. en los tintos es muy importante la profundidad y concentración. Para esto pasaremos nuestra mano entre la copa y el fondo de color blanco. Si el vino permite ver nuestros dedos hablaremos de baja profundidad mientras que si se hace dificultoso ver la silueta de la mano estaremos ante un vino profundo.

Fase olfativa

1.- acercamos la copa, sin agitar, a nuestra nariz para apreciar la intensidad aromática del vino y que el mismo no presente olores ajenos a su naturaleza (identificación de posibles defectos).
2.- luego agitamos la copa con movimientos circulares para lograr que el vino desprenda sus aromas con mayor intensidad.
3.- acercamos nuevamente la nariz a la copa y notaremos que los aromas son más profundo y penetrantes. Es momento de identificar descriptores y para esto iremos de lo general a lo particular. Primero trataremos de identificar familias aromáticas: frutal, floral, vegetal, especial, madera, etc.Luego buscaremos reconocer descriptores específicos como los cítricos, o los frutos tropicales, los frutos rojos, las bayas, el paso por barrica, las especias.
4.- según la calidad y cantidad de descriptores podremos hablar de vinos simples, sencillos, jóvenes (con aromas primarios) o bien vinos complejos, elegantes añejos.

Fase gustativa

1.- bebemos un sorbo de vino que mantendremos en el paladar durante algunos segundos para que el vino inunde las cavidades del paladar. Mientras realizamos un pequeño “buche” y aspiramos aire con la intención de ayudar al vino a intensificar sus aromas de boca.
2.- buscaremos identificar y describir su ataque (forma en que el vino aborda el paladar) el cual puede ser dulce o seco (no dulce).
3.- prestaremos atención a su frescura y refrescancia producidas por su acidez.
4.- evaluaremos su cuerpo y volumen: ligero, denso, estructurado, de buen cuerpo.
5.- en el caso de coincidir los sabores con los aromas hablaremos de un vino franco.
6.- apreciaremos el equilibrio de frescura y carácter, definidos por la acidez y el alcohol.
7.- sobre el final de paladar, principalmente en los tintos, buscaremos identificar los estímulos amargos asociados a los taninos. Estos son los que definen el vigor del vino y su permanencia. Idealmente deben ser delicados y jugosos.
8.- Por último apreciaremos los sabores y aromas retronasaleslos cuales según la permanencia de su recuerdo en nuestro paladar.